Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

A escondidas mucho más sensual y erótico

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Os voy a contar como es mi vida diaria o mejor dicho nocturna después de la una de la madrugada. A esa hora hemos terminado de cenar y me voy a la cama con mi marido. Como llevamos 8 años de casados nuestra relación sexual se ha vuelto un poco monótona, por lo que rara vez hacemos el amor. Mi marido generalmente esta agotado y se duerme rápidamente. Yo tardo en dormirme mas, pues mi trabajo en la tienda es suave y no estoy tan exhausta en la noche. Entonces empiezan esas ideas fantásticas a rondar por mi cabeza. Me acuerdo de alguno de los relatos y vienen a mi esas imágenes de penes erectos, vaginas húmedas, cuerpos excitados, respiraciones entrecortadas, seducciones espontáneas y toda clase de experiencias eróticas reales o ficticias. Entonces mi cuerpo empieza a temblar y mi corazón se quiere salir del pecho. Es en ese momento cuando no me aguanto mas y me levanto silenciosamente de la cama y bajo al estudio donde tenemos el ordenador. Me siento excitadísima de que sea algo que hago a escondidas de mi marido. Por eso bajo las escaleras lentamente como un ladrón que no quiere ser descubierto. Mi corazón late tan fuerte que creo que se escucha en toda la casa. No enciendo la luz del estudio sino que voy directamente y en la oscuridad enciendo el módem y luego el ordenador. Los dos o tres minutos que tarda el ordenador en encenderse me parecen una eternidad. Pincho y aparece la pagina de marqueze........relatos. Busco en el índice y rápidamente elijo un relato. Los más leídos no son los mejores. Hay que tener buen olfato para encontrar los que te hagan temblar. Este parece bueno. Empiezo a leer rápidamente. No, espera, me digo. En la lentitud y el detalle esta el placer. Vuelvo a empezar a leer nuevamente despacio, imaginándome toda la situación. Es como una película que se proyecta en mi mente. Mis manos empiezan a sudar y el ratón se humedece. Mi cuerpo sube de temperatura. Mi bata y mis braguitas de seda las siento como si fuesen de lana. Tengo que quitármelas para quedar completamente desnuda. Voy al cuarto de baño, traigo una toalla, y la pongo en la silla para no llenarla de líquidos. También traigo el aceite de almendras y lo aplico sobre mi cuerpo. Me meto tanto en el relato que me parece que soy uno de los personajes. Entonces empiezo a acariciar mi aceitado cuerpo. Acaricio mis senos que todavía son juveniles y firmes. Hago un masaje a mis pezones hasta que se ponen erectos y calientes. Mis piernas tiemblan y por una fuerza imposible de controlar se abren ampliamente. Es como si toda la energía de mi cuerpo se centrara en mi pubis. Mi mente se nubla, mis manos bajan a mi sexo y pongo mas aceite. Mucho aceite. Mis líquidos salen copiosamente de mi vagina. Son tantos líquidos que no sé si son míos o es el aceite. Mis manos suben y bajan automáticamente de mis rodillas a mi vagina. Mis dedos tocan discretamente mi hinchado clítoris cada vez que la mano pasa. Cuando rozo mi clítoris, mi cuerpo hace un espasmo y mi vientre se contrae. Entonces me entra un terrible deseo de ser penetrada. Es como si hubiese un túnel dentro de mí que debe ser llenado, como un incendio en mi interior. Que objeto usaré para llenar ese hueco desesperado por ser llenado. No sé, no me puedo ni concentrar. Como es que no lo preparé antes. Miro alrededor del estudio. Miro cuantos objetos haya a la vista. No me sirve ninguno. Entonces voy a la cocina y me encuentro la esbelta botella de vino de la cena. Quito desesperada y temblorosamente la etiqueta con un cuchillo. La voy a lavar, no, no importa, un poco de vino en mi vagina no me hará daño. Voy rápidamente al estudio, el recorrido me parece larguísimo. Me siento nuevamente en el ordenador y sigo leyendo. Cojo la botella y la deslizo por todo mi cuerpo. Me imagino que es el gran pene del relato. La botella se unta con el aceite y el sudor de mi cuerpo y se desliza como un gran falo caliente por todos los temblorosos rincones de mi cuerpo. Entonces tomo la botella con mis dos manos. Mis piernas se abren generosamente. La dirijo hacia mi vagina y la pongo cerca de mis labios. Dejo mis manos quietas y observo como mi vientre se va hacia ella desesperadamente para ser llenado. Es una fuerza irresistible. No son mis manos las que introducen la botella, sino es mi cuerpo que se escurre en la silla para ser penetrado. Ahhhhhhh............ Que momento tan hermoso. Ese vacío enorme esta siendo llenado finalmente. No sé cuanto de la botella he introducido en mi vagina, pero siento algo enorme adentro. Cierro los ojos, ya no me puedo concentrar, mi mente esta totalmente nublada. Saco la botella y mi vientre se la vuelve a tragar, llenándome de nuevo. La introduzco aun mas hasta que empiezo a sentir un dolor placentero. Toco con un dedo mi clítoris. Esta enorme. Debo tocarlo con mucha suavidad, para no empezar a gritar descontroladamente. Me muerdo los labios para evitar que se me escape un grito. Toco nuevamente mi clítoris. Mis piernas se abren aun más. Mi cuerpo empieza a convulsionar violentamente. Sigo tocando mi clítoris. Abro más mis piernas, Las subo sobre el escritorio. Con una mano muevo locamente la botella y con la otra hago círculos en mi clítoris. Entonces........ Ahhhhhhhhhh................ aparece ese fuego violento que empieza en mi clítoris, sube por mi vagina, llena mi útero y se esparce por todo mi cuerpo. Esa deliciosa corriente eléctrica que me estremece de placer. Me encuentro aturdida........ No sé cuantos segundos o minutos pasan........... Solamente percibo las maravillosas convulsiones de mi cuerpo. Ahhhhhhhhhhhhh.......... Después las convulsiones van siendo mas lentas y el fuego se empieza a apagar. Recobro la conciencia y me encuentro totalmente lavada en sudor. Veo los ríos que han salido de mi vagina. Son manantiales que salen de mi hinchada vulva y escurren sobre mis piernas y mi culo. La toalla está mojadísima. No tengo fuerzas para levantarme. Debo reposar unos minutos. Abro luego los ojos y veo la pantalla. Recobro la postura y pincho apagar el sistema. Me seco con la toalla. Me pongo nuevamente la bata y la braguita de seda. Subo extenuada y ahí sigue mi marido dormido en la cama. Siento un poco de ternura por él. Silenciosamente me meto bajo la sábana. Mi cuerpo y mi mente están completamente relajados. Ahora dormiré profundamente.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!