Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Asi entretengo mi cola hasta entregarme a un hombre de verdad

Publicado por Emily el 16/12/2007

Hola q tal, queridos lectores, mi nombre es “Emily” tengo 26 años soy de Buenos Aires Argentina. Toda mi vida la pase recibiendo de parte de mi familia la “enseñanza” de lo malo y bochornoso q es ser gay o mas despectivo aun “puto” lo cual siempre me llevo a tener durante toda mi vida relaciones heterosexuales hasta q un día navegando por Internet vi. fotos de hombres teniendo sexo y encontrarme totalmente excitado por ver y leer relatos homo tanto así q sentía como explicar una angustia anal increíble algo jamás experimentado en mi vida la necesidad q sentí por ser penetrado y sentirme una putita fue increíble cosa q cada noche era mas fuerte hasta q una noche…después de leer relatos con un poco de temor o culpa por lo q estaba por hacer, quería saciar mi angustia anal tanto q tome el secador o trapeador de pisos…con un mango de madera muy largo y no dude en llevármelo a mi habitación junto con la crema de enjuague para el cabello, entonces unte la punta del palo…con el corazón palpitando a mil por hora ya q según mis allegados hacer eso es de “puto” pero me importo ya q la calentura por sentir eso en mi hoyito era mucho mas intenso viendo como la crema caía de la punta del palo hacia abajo así q lo trabe contra la pared quedando desnudo completamente mientras me ponía en posición de perrito con el culo bien en alto y sosteniendo el palo con una mano buscando con mi hoyito la punta del palo con cremita hasta q sentí q se había ubicado en la entrada de mi culito virgen de pijas soltando el palo y haciendo presión contra la pared mi agujerito cedió a la punta del palo dejándolo entre en mi culito sensación q me derritió y dolió un poco pero el pequeño dolor se fue al bombear mi culo cada vez mas y mas rápido hasta q mi cavidad anal tomo la forma del palo y de esa manera me ensartaba cada vez mas y mas el palo mientras fantaseaba siendo penetrado y desvirgado por un hombre mi culo no dejaba de tragar el palo y en un momento en mi fantasía sentía vividamente como el hombre mayor q me estaba cojiendo me decía: Putita q lindo culo tenes, te gusta mi pija…y yo respondía: Si papito quiero tu lechita dámela lléname el culo de leche por favor…y entonces paso algo increíble…en el momento q ese “hombre” inundaba mi interior con su leche tomándome de las caderas apretándome contra el y hasta puedo decir q sentir un calor “real” en mi culo como si mi hoyo se llenaba de leche…y entonces acabe como loco sin tocármela, fue algo increíble UNICO!!!. Por eso lo sigo haciendo en las noches hasta q saque mis miedos y decida entregar mi culito virgen de pijas a un hombre de verdad. Espero les haya gustado mi relato.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!