Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Mi Primer Orgasmo

Publicado por Juan Fabian el 12/06/2015

Les voy a contar que a los cuatro años de edad me practicaron un enema (lavativa) con una enorme cánula que fácil medía unos 15 cms. De largo, pues fue por prescripción médica.
Llorando y asustado yo no quería pero todo cambió cuando esa enorme cánula me penetraba mi ano hasta el fondo y por arte de magia empecé a sentir riquísimo de inmediato deje de gritar e hice una exclamación: ¡Ahh! Y cuando me entraba el agua caliente sentí más rico pues ese calorcito me provocaba un agradable cosquilleo dentro de mí muy dentro de mí.
Provocando que mi pene se me parara, yo estaba anonadado pues estaba a cuatro patas recibiendo mi lavativa y agachado yo veía como mi pene se me paraba mas y mas pues era mi 1ra. Erección entonces al verlo así me excite muchísimo.
Ya cuando me terminaron la enema, me levantaron y mi pene estaba bien duro y de inmediato me llevaron al baño y me dijeron aguántate al menos quince minutos y luego evacuas. Pero en ese lapso de tiempo, yo me veía mi pene parado y se me venían las ganas de evacuar y yo apretaba mi ano con fuerza y cada vez que lo hacía sentía a la altura de mi vejiga una agradable opresión caliente que me producía unas agradables cosquillas que recorrían todo mi ano hasta adentro y se me iban hasta la punta de mi glande.
Mi pene se me ponía mucho más duro que se me levanto hasta arriba casi como un asta de bandera, y yo súper excitado me senté en el baño y con mis manos me empecé a masturbarme con las yemas de mis dedos pellizcándome el prepucio y mi glande, yo sentía riquísimo y mi glande estaba tan rojo rojísimo como un tomate.
Mi pene estaba súper caliente y durísimo, yo estaba en éxtasis y mi corazón me golpeaba mi pecho como un tambor; de repente sentí un calorcito que me subía de mi vientre hasta mi pecho y ¡Wooow! Y empecé a sentir muchísimas cosquillas en mi pene que mis pies y mis piernas desnudas se me entrecruzaban con mucha ansia y fuerza, mis muslos se me apretaban tanto y mis chamorros también que me dolían.
Estaba experimentando mi 1er orgasmo, sentía que mi cara me ardía de calor que de seguro si uno eyaculara a esa edad, me hubieran salido chorros y chorros de semen. Pero esa es una experiencia que contare más adelante; y les sigo contando, ya se me pasaba mi primer orgasmo y exhalé, me seguía viendo mi pene y me agradaba muchísimo vérmelo así, pues me excitaba mucho vérmelo erecto y yo de nuevo me lo empecé a toquetear con las yemas de mis dedos y sentía muchas ansias en mi glande que a veces paraba de seguirme masturbando; pues mi glande estaba muy sensible que era como tratar de tocarme el globo de mi ojo y no poder seguir tocándotelo y noté que mi glande ya no estaba rojo, si no que ya estaba de un color muy obscuro de un color guinda intenso. Pero yo seguí tratando de masturbarme que luego de un instante se me vinieron esas gloriosas cosquillas, pero ahora esas cosquillas eran más fuertes que de nuevo mis pies y mis piernas desnudas se me entrecruzaban con muchísima fuerza que ahora pataleaba y provocaba que brincoteara sentado desnudo sobre la taza del baño, mi corazón se me salía del pecho que empecé a jadear como loco, me agradaba muchísimo ver como mi pene brincoteaba hacia arriba y al mismo tiempo me provocaba mucha excitación que era imposible parar. Yo seguía masturbándome y de nuevo logre que me regresaran esas hermosas cosquillas a mi glande ardiente, de veras que si estaba al rojo vivo que sentía como se me pasaba el intenso calor de mi pene a mis manos. Entonces empecé a sudar caliente; ya llevaba tres orgasmos y no podía parar, pues quería más y más.
Aquí me doy cuenta que mi inocencia de niño de entonces, lograba que tuviera multiorgasmos, pues como era algo nuevo y a la vez maravilloso para mí; no sabía ni cómo ni cuándo se terminaban. Pues todos sabemos ahora que cuando se te viene la eyaculación, lamentablemente se te acaba la fiesta y tienes que esperarte un buen rato, qué aburrido ¿verdad? Y más aburrido resulta para tu pareja tener que esperarte a que te repongas y lo peor no lograr satisfacerla como es debido. Pero bueno ya me estoy saliendo de mi relato; ya que tuve esos tres maravillosos orgasmos, logré de nueva cuenta seguir masturbándome que logré por cuarta vez que me regresaran esas alocadas e incontenibles cosquillas a mi pene que provocaron que me doliera pero era un dolorcito rico muy agradable y traté de pararme pero mis piernas se me doblaban, ¡me temblaban! las sentía como de trapo sin nada de fuerza y me dio un poco de miedo que paré. Yo estaba sudando a chorros o al menos eso sentía que tuve que sentarme de nuevo, entonces ya de un instante exhalé y me relajé.
De no haber sido por qué me asuste cuando se me desforzaron mis piernas, no sé cuantos orgasmos hubiera logrado, pero ya de un rato me relajé que me acordé de la cánula. Como ya sabía que si me metía la cánula por mi hoyito me ponía a full, corrí al bote de la basura y lo rescaté.
Entonces me lo metí hasta el fondo y ¡Wooow! Que me sucede de nuevo, esas cosquillas se me manifestaron de nueva cuenta que mi pene se me paró otra vez, pero las ganas de evacuar eran incontenibles que ya no pude más y evacue con mucha fuerza que la cánula me salió disparada.
Entonces ya que terminé de evacuar, busqué la cánula por segunda vez y la encontré, me la metí por tercera vez por detrás que de nueva cuenta mi pene se me paró por enésima vez que una vez más me masturbé logrando provocarme más cosquillitas en mi pito.
Bueno; pues esa fue mi primera experiencia sexual en mi vida, espero la hayan disfrutado,

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!