Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Mi experiencia en un baño público

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Después de varios días a régimen lo único que quería era hacerlo, pero como siempre no se daban las condiciones adecuadas para poder hacerlo con tranquilidad y pasar un buen momento. Como en otras oportunidades, el deseo me alcanzo después de una conversación caliente en el Internet.

Esas chicas fueron lo máximo y hacer un trío (aunque sea imaginario) no estaba entre mis planes... las tres desnudas en la cama lamiéndonos mutuamente, el sólo imaginarlo nos puso muy calientes... y no es que sea lesbiana, es solo que no lo sé, no puedo saber porque me encanta imaginar que tengo sexo con mujeres y lo que me llama más la atención, porque disfruto tanto imaginando eso. Mis compañeras se masturbaban mientras hablábamos y yo no pude hacerlo, así que termine la conversación con muchos deseos.

Salí del lugar dispuesta a encontrar un sitio con tranquilidad para hacerlo y como siempre me refugié en ese baño publico que me encanta porque mis pezones disfrutan increíblemente el roce con esas mayólicas tan suaves. Seguí la rutina de siempre, pasé primero por el supermercado a comprar algo y luego al tocador, que es bastante amplio y tiene dos inodoros, para mi buena suerte no había nadie dentro, así que decidí comenzar de inmediato.

Me senté en el inodoro y comencé a descubrir mis partes esenciales... mi clítoris y mis pezones. Siempre es más cómodo hacerlo sin ropa pero no me atrevo a quedar desnuda en un lugar que no es mío... así que sólo me quite la blusa y el brasiere y comencé a frotarme de arriba hacia abajo, recordaba el 69 que me habia ofrecido hacer una de las chicas del Internet y me las imaginaba a cada una de ellas en un pezón mío, lamiéndolo, besándolo... era lo máximo. Ya estaba cerca de llegar cuando alguien entró y me cortó la inspiración. Disimule y me cubrí un poco, pero eran tantas mis ganas que decidí continuar, así que lo hice... seguí imaginando y recordando la conversación... frotando nuestras vulvas desnudas, entrelazando nuestras piernas... estaba tan cerca del máximo placer, cuando me percaté que alguien me observaba a través de una rendija.

Inmediatamente me cubrí y estuve muy nerviosa por unos instantes, hasta que me di cuenta que la que me observaba era una chica y que al verme casi desnuda echó llave a la puerta del tocador, quedando sólo las dos dentro. Por un momento me asusté, nunca he tenido una experiencia sexual verdadera, sólo me masturbo y lo hago a solas... pero lo que vino a continuación fue espectacular.

Ella me miraba a través de la rendija y sin decirme nada comenzó a desnudarse y me dejaba ver su cuerpo... dudé en abrir la puerta del inodoro, pero preferí no hacerlo, seguí observándola hasta que quedo completamente desnuda y entonces yo decidí desnudarme también. Dejaba que me viese, quería que sepa que me estaba quitando la ropa, que la seguía, que estaba en la duda de abrir la puerta y que por fin rocemos nuestros pezones desnudos... que haga realidad todo lo que imaginé en la conversación del Internet.

Ella sólo me observaba, así que yo decidí continuar, estaba mas excitada que nunca... así que me masturbe y alcance el orgasmo muy rápido, esta vez no guarde silencio, no ahogue mis gritos de placer, dejé que ella me escuche y me di cuenta que se tocaba los pechos mientras yo lo hacia. Cuando terminé me percaté que se estaba vistiendo. Hice lo mismo, pero no salí hasta que ella se fue. No me esperó y no la he visto nunca más, pero le agradezco esa experiencia tan placentera.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!