Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Mi primer vibrador

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Después de mi experiencia con el cepillo, decidí que era hora de comprar algún juguete que me hiciese compañía en mis juegos solitarios, la idea de tener algún tipo de consolador siempre me atrajo, pero a mi esposo nunca le gustó la idea, (muchos hombres los ven como sustitutos cuando en realidad son solo un juego que puede dar mucho, pero que mucho morbo a una relación que va camino de la monotonía) así que nunca me atreví a comprar uno.

Debido a mi trabajo no tenia tiempo para ir a un sex-shop, y en este asunto tampoco es conveniente enviar a alguna amiga, ya que es como ir a comprar ropa interior. Mejor probarla una misma. Viendo que me iba a ser difícil encontrar tiempo para ir a un sex-shop decidí navegar por Internet y encontré una pagina ( sexshopweb.com ) en la que se venden este tipo de productos. Eché una ojeada al catalogo y encontré uno que me gustó, rellené el cuestionario, y después solo me quedaba esperar, tardó tan solo una semana en llegar, tiempo que paso muy lentamente, esperando a que el cartero trajese algún “paquete”.

Le conté por teléfono a mi amante mi “compra” y hablamos mucho rato del asunto, creando muchas fantasías que me ponían a mil... El me decía que iba a probar el juguete en todos mis agujeros... mmmm, y yo le decía que yo a el también le haría lo mismo, cosa que le produjo una gran excitación... su pene se puso firme y duro como un palo, y se empezó a masturbar lentamente mientras me contaba lo que hacia; yo también estaba muy excitada así que metí mi mano por dentro de mi pantalón y mi tanguita y empecé a acariciar mi coño, que estaba mojado y caliente.

- Te voy a meter mi polla en el coño - me decía - y el vibrador en el culo, lo vas a pasar en grande.

- Mmmm siiiiiii - respondía yo, mientras me daba fuerte en el coño y metía mi dedo en mi vagina - metemela toda, metela hasta el fondo... clávamela entera... mmmm que gusto!!!

El se corrió dando fuertes gemidos de placer, me encanta escucharlo, me excita muchísimo oir la voz de un hombre cuando se corre, así que yo también alcance el orgasmo oyendo sus gemidos a los que uní los mios.

- Mmmm... aaaahhhh, siiiiiiii.

Pasó la semana lentamente... y por fin el lunes llegó el cartero con un paquete. La impaciencia me comía, pero el lugar de trabajo no era el sitio idóneo para abrirlo, lo coloqué debajo de la mesa, e intenté seguir con lo mío, pero me resultaba imposible, de vez en cuando miraba la caja de cartón, muy discreta, de la cual nadie podía sospechar. Así que en un descanso, cogí el paquete lo camufle como pude con la chaqueta y me fui al baño, cerré la puerta y lo abrí, después de quitar todo el envoltorio allí lo vi, lo que había pedido, en su caja, un Delfín, azul transparente. De unos 15 cm de largo en total y unos 3.cm de diámetro. Visto así parecía tan inocente. Con sus aletitas y su morrito... mmmm cuanto juego iba a dar. Le puse la pila y lo encendí sobre mi mano, no es muy ruidoso, la vibración sobre mi mano me estaba excitando mucho, pero tuvo que aguantar las ganas de meterlo en el sitio adecuado. Así que lo apagué y lo guardé, ya lo probaré en casa, con calma y tranquilidad.

Al llegar a casa le envié un sms a mi amante “El paquete a llegado, ¿Me ayudas a probarlo?” no tardé mucho en recibir su llamada, yo ya estaba preparada, echada en mi cama, solo con las braguitas y el sujetador.

Me preguntó como era el juguete, me pidió q se lo describiese y mientras el se pajeaba me daba instrucciones:

- Pásalo por la entrepierna y dime que sientes... ahora abre los labios y pásalo por tu botoncito.

Yo obedecía siguiendo sus instrucciones, estaba muy caliente y deseaba que me dijese que me lo metiese en mi coño, empapado y excitado, escuchaba su voz excitada y eso subía aun más mi excitación.

- Ahora mete su morrito en tu coño, solo el morrito.

- Mmmm aaahhh - decía yo.

Esas vibraciones me daban mucho placer, no sabia cuanto tiempo mas podía aguantar.

- Ahora sácalo y mételo en el culo.

- Mmmm siiiii que gustooo...!

- Vuélvelo a meter en el coño pero ahora un poquito mas...

Las vibraciones las sentía en todo mi vientre.

- Mmmm que rico... que placer...

- Mételo y sácalo lentamente.

- Mmmm cielo me voy a correr - le dije.

- Espera, aguanta un poco más.

- Aaaahhhh, siiiii... mmmmm

- Mételo un poco más... hasta que llegue a la colita.

- Mmmm... siiii!!!

Lo metí entero solo quedaba la colita fuera, ahora vibraba entero dentro de mi, empecé a sentir como venia el orgasmo lentamente...

- Aaaahhhh que rico aaaahhhh que placer - le decía.

- Me estoy corriendo cariñooo!!!

- Correte nena... correte... - me decía el.

- Yo también me voy a correr, mmmm... aaaahhhh.

Los dos nos corrimos a la vez... Mi orgasmo fue largo y suave pero muy placentero después de acabar aun sentía pequeñas punzadas de placer que me hacían juntar las piernas y soltar gemidos... mientras hacia la comida a los de casa.

Ahora espero con impaciencia el día que quedemos para probarlo in-situ.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!