Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Mis dos agujeros llenos

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola, soy Andrea de 25 años de edad, y soy una adicta al sexo. Esto me paso un día que me encontraba sola en mi casa. Estaba frente al PC leyendo algunos mails que me mandan mis amigos de la Red, los cuales vienen con fotos y videos porno, ya que con ellos tengo sexo virtual y si en ese momento me encuentro sola prendo mi cámara y les muestro lo que hago.

Resulta ser que ese día no se conecto ningún amigo y me quede con ganas de hablar y coger por este medio, lo cual apague el PC y me acosté. Pero me avía quedado muy caliente con los mails que avía leído, debo confesarles que no me cuesta mucho calentarme.

Comencé a tocarme las tetas por encima de mi remera y como me gusto la sensación me saque el corpiño para sentir mas el roce de mi remera en mi pezón, con el dedo dibujaba círculos remarcando mi pezón y con la otra mano baje hasta llegar a mi concha y empecé a acariciarme suavemente sobre mi tanga. El roce de la tela sobre mi clítoris me hacia calentar cada ves mas y sentía como me iba mojando ya que mis flujos mojaban toda la tela de mi tanga.

Agarre la tanga por la parte de adelante y tire hacia arriba forzando que se metiera ente mis labios vaginales y así friccionaba para que se metiera mas dentro de mi concha. No aguante mas y me la saque y con una de mis manos abría mi concha para que saliera mi clítoris y así poder frotarlo mejor. Me introduje dos dedos bien profundos tocando y acariciando la vulva de adentro, ya estaba bien caliente y me comencé a dar bien duro, mi calentura era tal que me metí otro dedo, con mis tres dedos me daba bien fuerte y con mi otra mana me tocaba las tetas, las cuales levantaba y las acercaba a mi boca para poder pasarles la lengua en el pezón. Estaba toda mujada y cada vez más caliente, lo cual me llevo a que me introduzca otro dedo más, ya me estaba pajeando con mis cuatro dedos bien profundos.

Era tal mi calentura que mi flujo corría y llegaba hasta el agujero de mi culo, sentía ese líquido suave recorriendo mi entrada anal, lo cual no dude en sacar mis cuatro dedos de mi concha y acariciármela y sentir todo mi flujo sobre mi piel ya que no tengo ningún pelo, debido a que me depilo toda. Lleve mi mano más abajo y empecé a desparramarme el flujo y meterme un dedo en mi culo, sentía como mi dedo se hacia lugar para entrar mas profundo. Estaba tan caliente que tuve que meterme otro dedo más, sentir mi culo abierto me calienta mucho, sitia en mis dedos como mi agujero hacia presión y eso me llevo a meterme otro más.

Ya con mis tres dedos dentro de mi culo me empecé a dar fuerte y con la otra mano acariciaba mi clítoris que estaba durísimo y no resistí más y me metí tres dedos sin pensarlo en mi concha. Que sensación, mis dos agujeritos llenos con tres dedos cada uno, no podía mas de la calentura y me introduje un cuarto dedo en mi concha y los metía bien fuerte. Mis cuatro dedos metidos hasta los nudillos en mi concha y mis otros tres dedos también metidos hasta los nudillos en mi culo dándome bien fuerte y un placer inexplicable me llevo a un orgasmo terrible. Retire mis tres dedos de mi culo y sentía como quedo abierto y como latía y como la brisa del ambiente me secaba de apoco. Cuando saque los cuatro dedos de mi concha bien despacio, era increíble lo mojados que estaban por mi flujo, así que los tuve que limpiar con mi boca, lamía uno por uno, debo confesar que el gusto de mi flujo me gusta mucho.

Espero que les haya gustado mi relato, otro día les contare cuando mi amigo de la Red, me hizo que me metiera la tanga, haciéndola desaparecer por completo dentro de mi concha.

Un besito donde ustedes quieran, tanto a mujeres como hombres.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!