Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Una experiencia nueva

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola, mi nombre es Juank y vivo en Bogotá, Colombia. Me considero un hombre bastante atractivo, y con buen cuerpo... muy atlético y bien formado. Siempre he practicado mucho deporte para mantenerme en forma.

La verdad es que soy un obsesionado por el sexo... me encanta... pienso en sexo todo el día. Además, soy un hombre dispuesto a explorar sensaciones nuevas.

Les voy a contar lo que me pasó hace unas semanas. Estaba un poco aburrido en mi casa y me puse a ver algunas películas porno que tengo grabadas. Obviamente, al poco rato estaba súper excitado... mi verga estaba bien parada, roja y muy mojada. De pronto, en una de las películas vi como una mujer con un pene de caucho penetró a un hombre por su ano, mientras otra le hacia sexo oral.

Al principio esa escena me sorprendió, pero al momento, y no me pregunten porqué, aquello me excitó más aún... Comencé a masturbarme violentamente, imaginándome que yo estaba siendo penetrado por el culo... y de pronto me vine... quedé todo salpicado el pecho y el estomago. No sé que me pasó...

Nunca me he considerado gay, o algo así, pero desde ese momento quedé con la curiosidad de saber qué se siente ser penetrado de esa manera, por una mujer.

Como no me podía quitar esa imagen de mi mente, un sábado por la tarde, preparé todo: queria hacer un pequeño experimento. Puse de nuevo la película, pero esta vez conseguí un cepillo del pelo cuyo mango es bien redondo y grande... muy parecido a un pene. Me desnudé completamente y me acosté boca arriba. Comencé a ver de nuevo la escena de aquel hombre siendo penetrado por la mujer. Nuevamente mi miembro estaba muy duro y yo muy excitado... También tenia conmigo un tubo de gel, del que uso para el pelo. Comencé a untar gel por mi ano mientras me masturbaba. Sentir mi dedo cerca de mi ano me gustó mucho... mi miembro seguía duro, rojo y muy mojado... Cuando estuve suficientemente relajado, tomé el mango del cepillo y comencé a introducirlo lenta y suavemente en mi culo... que sensación!!! no se imaginan!!!

Al principio fue un poco doloroso, pero a los pocos instantes ese dolor se convirtió en placer verdadero. Cerré mis ojos y abrí mis piernas de par en par... Todo el mango del cepillo estaba en mi culo!! Comencé entonces a usar la mano derecha para masturbarme violentamente, mientras que con la otra mano me metía y sacaba el mango del cepillo!!! Casi me vuelvo loco... nunca había sentido algo así. Lo intenté también cambiando de posición y poniéndome en cuatro. El placer aumentaba cada vez más...

No sé cuanto tiempo estuve así, sintiendo el mango de cepillo salir y entrar de mi culo... pero finalmente, después de estarme masturbando y casi gimiendo del placer, me vine.... que delicia!!! Quedé inmóvil por unos instantes, tratando de descifrar lo que había pasado... Fue estupendo!!!

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!