Categorías

Relatos Eróticos

Fantasias

Emulando a Henry

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Cada lunes después de cenar, de terminar de recoger un poco la cocina y ordenar la cabeza para el día siguiente se iba a la habitación. Hacía la obligada parada en el baño y comenzaba la pesada ceremonia de desmaquillarse. Era un acto tan poco reconfortante, tan desolador como recoger adornos de Navidad en febrero. Tanto derroche de color y fantasía... ¿para qué?

En los últimos días, en cambio, movía el algodón sobre sus mejillas con otro ritmo, con otra ilusión. Limpiarse los ojos y el cuello no anunciaba la llegada de la noche negra y del silencio, no era ya el prólogo del acto íntimo en el que, antes de dormir, aceptaba con resignación el fin de otro día sin historia. Desde que empezó aquel libro, desmaquillarse era más reconfortarte, era la antesala de un encuentro plácido.

Premeditación y alevosía. Tenía todo preparado sobre la mesilla: las gafas, el libro y hasta un frasquito de aceite de cuerpo. Después de una semana disfrutando del encuentro, era mucho más detallista, incluso había elegido por la mañana unas bragas verdes "de la muerte" pensando en la aventura de la noche. Hacía tiempo que no actuaba así.

Se desvistió deprisa y se puso el pijama que había dejado sobre la cama. El día anterior se había mirado desnuda en el espejo del armario, había recorrido su imagen virtual sobre la luna del armario con los ojos y se había sentido bien. Sintió sus tetas llenas, su cuerpo aún terso y decidió qu e no envidiaba a ninguna de las que hacían aerobic en su gimnasio.

Abrió la cama con cuidado, se recostó sobre la almohada doblada, se puso las gafas y tomó el libro. Pasó directamente las primeras páginas. Sabía casi de memoria como se iban presentando los personajes. Sin esfuerzo, pese a no haber hecho ninguna marca, encontró el lugar exacto, la línea en la q ue cuatro palabras habían conseguido el primer día encender su deseo y hasta estremecerla. Había releido la situación docenas de veces pero aquellas letras encadenadas, que ella traducía en su mente a una imagen p Había aprendido a aceptarse bastante tarde. Los prejuicios mentales, la educación del colegio de monjas pensaba ella, la habían tenido bloqueda muchos años. Ya había follado muchas veces con su marido y con otros, ya había chupado tres pollas para cuando se atrevió a acostarse con ella misma, a descubrir el placer más íntimo. Pero de aquello también hacía bastante tiempo.

Tomó el libro con una mano y dejó la otra suspendida, en ‘stand by'. Como buena mediterranea se concentraba en recrear la imagen de la escena. Le estremecía aquella chica que ofrecía su coño tierno como agradecimiento sincero y se esforzaba en que el hombre gozara dentro de ella por haberla saca do de aquel apuro económico. Se le humedecían las bragas verdes sólo de pensar lo tierno y salvaje del encuentro, con aquella casi adolescente cabalgando sobre un pene que imaginaba enorme, mirando a los ojos a su Los pezones rozaron el pijama de raso. Ya estaban ávidos de caricias, de algún pellizco casi doloroso. Pasó la mano bajo la tela e intentó apretarse toda la teta derecha. Sabía que no era posible. Tan sólo un compañero de trabajo había podido hacerlo, hacían falta unas manos enormes para abarcarlas. Pero le excitaba mucho pensar que entre sus dedos quedaba buena parte del pecho,

Pasó la página. Ahora la chica chupaba el pene rígido del hombre, a punto de explotar. A diferencia de las películas porno, en la que siempre siguen el mismo orden: primero maman y luego follan, la adolescente del libro hacía al revés. Le gustaba chuparla después de haber follado un rato, cuando

ella estaba bastante caliente también, así disfrutaba más del acto devorador. Incluso el sabor a su propio flujo le excitaba un punto o dos por encima de lo normal. El glande está tan sensible y reacciona de talMuchas veces se había corrido él así. Pese a su edad, lo hacía en cantidades considerables, con potencia de chorro y sin perder la compostura. En esos momentos sacaba a relucir una personalidad machista que en ningún otro momento afloraba, pero a ella le gustaba que la tratara con desdén, que la maltratara un poco en el minuto previo a que se viniera sobre su cara. El quería que

-Había leido tres páginas, como cada noche, y en un momento en que retiró su mente del relato descubrio que estaba tan mojada como la joven agradecida del libro. Sentía el coño brillante y caliente y cuatro dedos entraban y salían con facilidad de su vagina. Tomó el aceite, puso un poco sobre su mano y lo llevó hasta el clítoris. No hizo falta mucho para estar ya a punto de correrse. Paró. Espero unos segundos y repitió la operación. Esta vez se quedó más cerca del final pero pudo aguantarse. Pensó en la p Se corrio de forma intensa, como el día anterior, se corrió con oleadas de placer y hasta tuvo que contener un gemido que le parecio pretencioso dada la circunstancia solitaria del acto. Cerró las piernas para no dejar escapar nada, sintió el aceite sobre su vello, pensó que mañana se rasuraría para no estar pringosa en lo sucesivo, y empezó a dormir pensando en cómo sería él , en

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!