Categorías

Relatos Eróticos

Fantasias

Un tercero para una pareja

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Comienzo presentándome me llamo José y soy funcionario, mi mujer se llama Paqui y actualmente está en paro, vivimos en Valencia y tenemos 31 y 33 años respectivamente, en el tema del sexo funcionamos muy bien y siempre hemos estado muy compenetrados, excepto en una de mis fantasías, la de introducir a un tercero en nuestras relaciones o un intercambio de parejas a lo que ella se cerraba en banda por mas que le gustase hacer el amor viendo una peli Private con dobles penetraciones y orgías y por mas que me pidiese que la metiese dos dedos en el culo para correrse cuando me cabalgaba.

El caso es que hace tres meses se apunto a un curso de informática para parados y mientras tanto hacer algo coincidiendo en el curso con un joven que se encontraba alquilado dos pisos mas abajo que nosotros, el chaval en concreto era un sargento del ejercito, bien cuidado y de aspecto atlético, muy amable y educado que muchas de las veces recogía a mi mujer para volver de clase, sin animo ninguno.
Cuando acabaron el curso organizaron una cena de todos los asistentes, mi mujer me lo comento y yo le dije que fuese sin problema pero se empeño en que yo fuera también, pues iban bastantes parejas y ella sola se iba a aburrir, fue un sábado y nos arreglamos para ir, mi mujer estaba de escándalo con un vestido ceñido y tanga que dejaba ver lisamente sus dos cachetes y con un escote que al inclinarse se veía todo, yo la pregunte que si era la cena de nochevieja y ella me dijo, "alégrate de tener una mujer guapa y que sabe demostrarlo", llegamos al restaurante y el vecino que se llama Javier se sentó al lado nuestro por afinidad, mi mujer hablaba con una compañera y el me explico que era de una ciudad del norte y que en valencia no tenía novia, mientras hablaba conmigo yo le veía como lanzaba miradas furtivas al escote de mi mujer, por un lado me estaba mosqueando pero por otro me entraba un gusanillo en el estomago que me llegaba a los huevos y me excitaba.
Después de esto nos fuimos por la zona de Púb y bebimos bastante y mi mujer que no está acostumbrada se puso a bailar como una descosida calentando a todo el personal de la última discoteca, en un momento que me fuí al servicio hubo una enganchada entre un borrachin y Javier que salió en defensa de mi mujer ya que el borracho la había cogido por las caderas y simulaba que se la follaba por detrás, eso me lo contó mi mujer, dándole gracias a Javier, de ahí, como ya se había enrarecido el ambiente decidimos irnos a casa y Javier nos dijo si le podíamos llevar ya que no había traído coche, eso fue sobre las tres de la mañana y en el camino para casa mi mujer iba dada la vuelta hablando con Javier mostrándole casi todas las tetas, mientras le daba las gracias, observé como miraba a los ojos a Javier y le ponía un mano en la rodilla cosa que ella no hacía nunca con otros hombres hablar y llegar al contacto físico aunque fuese muy sutil, cuando bajamos del coche, Javier era un tomate de lo rojo que iba y se notaba una erección de caballo, pues mí mujer se paso todo el rato lanzándole halagos por su actuación y diciendo que era de los pocos caballeros que quedaban, asi que decidí invitarle a casa a que se tomase una copa .

Pusimos música y mi mujer se puso enfrente de él, quedándome yo con la copla de que enseñaba casi todo a la vez que seguía con su contacto físico acariciándole el brazo y preguntándole por su novia, yo baje la luz para estar mas íntimos y mi mujer dijo que quería bailar un lento puse música lenta y me levante a bailar con ella mientras Javier miraba, note que se pegaba mas delo normal frotando su pubis contar mi pene erecto, asi que yo baje las manos y me dedique a acariciarle el culo tensando todavía mas su vestido y masajeándoselo, yo ya no veía la cara de Javier pero procuraba presentarle un culo perfecto y que lo demás lo dejase a su imaginación mientras mi mujer me dio un morreo y me puso una mano en la teta ,ese fue el momento en el que dije "a por todas", ya que no lo había hecho nunca en presencia de nadie, me retire y le dije a Javier que ocupase mi lugar, el chaval no sabia ni que hacer estaba rojo y medio tartamudeaba en ese momento Paqui le atrajo hacia ella y se puso a bailar el estaba rígido como un muerto, Paqui se me quedo mirando por encima de su hombro y yo le hice con un gesto, como diciendo "todo está permitido", seguidamente ella le beso y bajo la mano a su paquete mientras le ponía la otra en su culo, así pasaron unos minutos que me parecieron interminables, pero que hacían que mi excitación subiera a mil, Javier me miraba y yo le animaba a seguir, le decía "creo que has ganado un premio por ser caballero", mi mujer se puso de rodillas y con un cuidado exquisito le abrió la bragueta y libero un rabo que era casi como el mío pero bien gordo, así que en seguida engullo su glande mientras le empujaba había un sofá y el iba quitándose el resto de la ropa, se sentó y mi mujer en pompa se la mamaba, momento en el que yo le subí el vestido y apartándole el tanga empecé a comerle el ojete del culo y el chocho y ella a moverse como una puta en celo, se saco el vestido por arriba y se monto encima de la verga de Javier mientras yo haciendo malabarismos me encaramaba para que me la chupase, aquello era una virguería y yo me volvía loco, los apretones de Javier eran mas continuos hasta que yo la sujete y empecé a meterle un dedo en el culo, mientras se los masajeaba ella nos e movía y yo sentía las subidas y bajadas de la polla de Javier a través de la pared, en el momento en que ya lo tenia totalmente relajado, empecé a metérsela yo por el culo, consiguiendo una doble penetración perfecta , moviéndonos al unísono y consiguiendo casi desmayar a mi mujer que se corrió varias veces, pidiéndole yo a Javier que no se corriese dentro, pues mi mujer no toma la píldora momento en el que se salió y mi mujer se recostó aprovechando yo para hundirme en su cueva y empezar a moverme,mientras ella se la chupaba recibiendo una corrida de semental en la boca, cosa que a mi no me ha dejado hacer nunca, yo con esa imagen me corrí y me dirigí a ducharme dejando a los dos recostados en el sofá al volver me encontré la polla de Javier otra vez en la boca de mi mujer mamandosela de nuevo con jugos restos de semen y demás, poniéndosela dura como una piedra y brillando su capullo como si lo hubiesen dado con grasa, cogí la cámara de video y les dije de irnos al dormitorio donde nos dedicamos a ponerle las dos pollas al alcance de la boca, volver a comérnosla entera, cuando empezamos a follar dijo que le respetásemos el culo ya que le dolía de la anterior penetración pero la hice montarse encima mío, con mi polla en el culo y ofreciendo a Javier su coño el cual no tardo en acoplarse mientras mi mujer le morreaba

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!