Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

El Karma, las mujeres y yo

Publicado por Jaime el 19/11/2010

¿El Karma existe? Puede ser... Me llamo Jaime y he de decir que después de mi experiencia creo en el. Tengo 34 años y desde los 16 ya empezaba a tratar como objetos de placer a las mujeres. Debido a mi gran atractivo siempre he hecho lo que he querido, hasta el día que me encontre con Jessy, la ex-novia de uno de mis mejores amigos. Una mujer imponente, pelo rubio nórdico, ojos de color azul intenso como el cielo en una tarde de verano, un cuerpo que dejaría con la boca abierta al mismísimo Papa. Ella estaba al corriente de mi curriculum femenino y decidio vengarse no se si por despecho hacia los hombres por su ruptura dolorosa con mi amigo o por hacerme sentir lo que hice sentir a infinidad de mujeres a lo largo de los años.
Una noche nos vimos en un bar, yo ya llevaba tres copas y ella entro con sus leggins de vinilo que estilizaban sus piernas de manera superlativa y su escote embriagador, se acerco para saludarme y no se como acabamos en su casa. Ya puestos en faena ella saco unas esposas de la mesita y me dijo "vamos a ponerle un poco de fantasía" yo no hacia mas que mirar sus voluminosos pechos y para que iba yo ha negarme a nada que ella quisiera.
Me esposó las muñecas y los tobillos a las esquinas de la cama, me vendo los ojos y se fue al baño dejándome con un calentón de los que tienen los seat 600 después de subir un puerto de montaña. Al cabo de 20 minutos apareció con dos amigas vestidas con monos de látex y consoladores enormes los cuales me fueron introduciendo en el ano, me ataron los testículos y me tiraron de ellos como si fuera un perro, pisándomelos con esos pedazo de tacones de aguja que necesitan escalera para ponérselos, mientras una me azotaba el trasero con una raqueta de ping pong la otra me amordazaba para que no gritara. Me pusieron pinzas de la ropa en los pezones y me tatuaron en el cachete del culo las letras J S M (Jessy, Susana y Maria). Estuve así hasta la hora de comer del día siguiente que fue cuando me soltaron, me habían masturbado doce veces y me fui a casa con el trasero hecho polvo. Hoy en día no soy tan cruel con las mujeres, por la cuenta que me trae. un saludo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!