Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Follando en un carro

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Me había sentido atraída por mas de 1 año de un chavo de la misma universidad que yo; hubo un tiempo en el que llevé 2 materias dentro de su salón, eso fue lo que me hizo que sintiera esa atracción, su indiferencia y la manera de hablarme que por cierto era algo grosera, no se por qué me gustaba, siempre pensé que él era como yo, jamás había encontrado a álguien con quien me sintiera así, teníamos los mismos gustos en música, solíamos vestir igual, le gustaban las computadoras, vivía por mi casa…todo parecía estar de acuerdo a que él fuera para mi…un día sin querer encontré su MSN en un mail que mando un compañero de el salón, y desde ese momento, empecé a platicar con él, y cada vez nos llevábamos mejor, nunca hubo un acercamiento, lo acepto, a veces me llevaba a mi casa en el carro y yo estaba súper extasiada, siempre sentía ganas de tocarlo, besarlo, pero él, no mostraba mas que cariños tiernos, una sonrisa, una caricia en el rostro, me cantaba una canción…en ese tiempo llegué a pensar que todo lo que yo fantaseaba con estar con él, era solo eso; una simple fantasía.
Un día platicando de cosas sin importancia, me dijo que su fantasía era hacer el amor en su carro, jajaja, desde esa vez siempre imaginaba que pasaba, hasta llegué a soñarlo, despertando muy excitada y teniendo que recurrir a la autosatisfación, pero siempre pensando en que eso, que no era más que una fantasía, que no podía hacerse realidad.
De el tiempo en que lo conocí a este entonces, ya había pasado 1 año, ya habíamos vuelto a la indiferencia…dejé de ir a la facultad en su horario, ya solo lo veía en el MSN, pero siempre le hablaba de una forma cariñosa y muy lanzada…él a pesar de todo seguía siendo como antes algunas veces indiferente, otras un poco más comprensible y a penas lograba que fuera algo cariñoso…decía que él sabía que yo no podía vivir sin él, y que siempre despertaba en las noches diciendo su nombre e imaginándome estando con él, y aunque era verdad, siempre me reía y decía que era un creído, que aunque me gustara no podía decir que eso fuera verdad.
Una noche de largos trabajos, para ser más concisa, sábado en la madrugada, le dije que papá había salido de viaje, que si no quería venir, el dijo que tenía mucha tarea, excusa que siempre ponía cuando le pedía que viniera, pero yo sabía que siempre me contestaba una excusa, es por eso que volvía a pedir que viniera, sabía que no lo haría.
Estuvimos más de 1 hora casi sin hablarnos, cuando me preguntó que ¿qué estaba haciendo?, yo estaba platicando con unos compañeros, y respondí
-extrañándote amor-, el me dijo que ya lo sabía, y yo le dije que siempre que trataba de seducirlo él se hacia el loco, respondió, que sinceramente su mente era muy sucia y depravado, y que no quería que quedáramos mal, yo le dije que todos en el fondo teníamos a un depravado, el rió, y dijo que mejor ya no habláramos de eso, por que se iba a poner bien caliente y nadie iba a estar ahí, le sugerí una página porno, él me dijo que estaba esperando estar acompañado, pero ya veía que yo me estaba echando para atrás, le pedí que viniera a mi casa, y estuvimos unos momentos analizando el asunto y lo que haríamos, pues en mi casa estaba mi mamá y hermana y en la suya sus papás, así que los dos no podíamos estar en una casa con el miedo de ser encontrados, me dijo que si esta vez no pasaba nada, ya no se daría la oportunidad más adelante, y yo le dije que no era el único en mi lista de noches! El me contestó que yo no sería ni la primera, ni la ultima, decidimos dejar el tema por la paz, no podíamos vernos por la hora 3am y por las circunstancias en nuestras casas, me pidió que lo llamara por teléfono, estuvimos esperando haber si mi mamá se dormía, según eso, pero ya estaba dormida, solo que yo no me sentía lista para hacer el amor con el aquí en mi casa con mi madre a un lado, en fin terminamos masturbándonos cada uno en su cuarto pero juntos en el teléfono hasta las 5:30am., fue fantástico guiarme con su voz, en realidad sentía que estaba conmigo, cerraba los ojos y podía sentirlo.
Apagué el teléfono para dormir..Pero a las 12:30 del medio día de el día siguiente, estaba durmiendo, cuando sonó el teléfono, y contesté, era él avisándome que sus padres habían salido a misa y que podía venir por mi, pero en menos de 15 o 20 minutos, al principio pensé que el tiempo no iba a alcanzarme, bañándome, depilándome las piernas y poniéndome muy linda para él, era tonto, pero yo había esperado esto desde hacía largo tiempo. Me negué y dije si estaba de acuerdo que viniera por mi en una hora, el me dijo que no, que sus papás iban a tardar relativamente eso en regresar, yo vivo a 10 minutos en carro de donde él vive así que por ese tiempo no habría problema. Insistió que mejor me bañara allá con él y que solo me arreglará el pelo y me lavara los dientes, accedí.
Llego mucho antes de lo que acordamos, cuando a penas me estaba cambiando de ropa él ya estaba afuera, yo me sentía muy rara, como con miedo aunque no sería mi primera vez, sentía que así era, anhelaba tanto ese día, bajé las escaleras y salí a la calle, me esperaba en su auto con una sonrisa que nunca le había visto, abrió mi puerta y subí, me besó en la mejilla, aún no estaba listo, a penas arranco y puso su mano entre mis piernas, un escalofrió recorrió mi espalda estaba nerviosa, mas mis piernas se aflojaron inmediatamente, cedí y el pudo notarlo, llegamos a su casa y me abrió la puerta, yo ya había entrado a su cuarto alguna vez, caminé sola hacia el piso de arriba, pensando en lo que iba a suceder, él detrás de mi me tomó por la cintura y me tumbó en la escalera, colocándose sobre mi y besándome y tocándome como nunca lo había hecho, ya en ese momento estaba a punto de correrme por primera vez, él sin embargo desabotonó mi blusa y me masajeaba los senos con una fuerza y ritmo que no había conocido, lo detuve, pensando en que sus papás podían regresar, por algún raro motivo y nos podrían ver, caminé hacia arriba abriendo la puerta de su habitación y corriendo hacia la cama desesperada, no podía aguantar más, él sin embargo se tomó su tiempo aunque se podía notar desesperado, cerró la puerta con llave y se dirigió hacia mi, yo lo esperaba parada a un lado de la cama aun vestida, y le dije, no puedo ser más evasiva, siempre había pensado este momento, no lo vallas a arruinar. Me tomó tiernamente por el cuello y desabotonó los 4 botones que me quedaban, me tiró en la cama al mismo tiempo, me besaba y acariciaba los senos, como no lo hubiera creído, suave pero salvajemente, no se detenía, bajó más sus manos y trató de desabotonar mi pantalón, yo desesperada le quité la playera y su pantalón que le quedaba holgado, el estaba en bóxer y no podía esperar más, aunque apenas habíamos empezado yo ya quería pasar a la parte en que me metía su verga, y me deleitaba con sus movimientos, pero él solo aplazaba ese momento, me quitó el pantalón y la blusa, usaba un top y unos bóxer deportivos muy chiquitos, se paró, me estiró las piernas hacia la orilla de la cama y se hincó en el piso, comenzó a bajarme mi ultima prenda, estaba muy nerviosa, en ese momento solté una lágrima, porque aún no podía creer que me estuviera pasando eso que tanto quería, acercó su boca a mi sexo empezó a hacer un movimiento súper lento con su lengua, estaba muy excitada y llegué a gemir fuertemente mientras me hacía llegar por segunda vez a un orgasmo, sentía que sus manos en mi cuerpo eran como un imán y metal, que al contacto se atraen, se levantó, me abrazó y me dijo que si estaba segura, yo no pude ni contestarle, le besé como nunca. Mi lengua podía llegar a su garganta, por un momento sentí que me ahogaba pero no podía despegar mis labios de su boca. Comenzó muy despacio a recorrer mi cuello con su lengua, se detuvo en mis senos, cosa que pasó infinidad de veces, creo que fue su debilidad, tomó mis caderas con sus manos y me acercó hacia él; estaba acostada, me abrió las piernas y se acercó hincado en la cama, acercó su pene y primero solo me metió la punta, yo ya estaba a punto de mi tercera corrida, lo detuve para retrasar el efecto, me senté en la cama y me abalance sobre él, él reía como si estuviera jugando, lo abracé y besé de nuevo y le dije que me dejara hacerlo a mi, se recostó cómodamente y comencé a lamer sus ingles de una manera que a él le gusto tanto que me pidió que no parara, me fui acercando más a su pene, de inmediato me lo metí a la boca, comencé lento y justo cuando estaba alcanzando el ritmo, no pudo más y me dijo que se iba a venir, yo le contesté que era lo menos que podía hacer después de mis 3 clímax, nunca había visto tanto semen, no me lo pude comer todo, me paré y fui por una toalla, y lo seque bien, le dije que era el momento de sexo real, se abalanzo sobre mi, acomodándose como al principio y de una sola embestida lo sentí dentro, lancé un grito, él solo me tapo la boca, en señal de que si alguien llegaba, nos podían escuchar, comenzó con el típico movimiento de viene y va, era fantástico, el ritmo que tenía era el que me hacia enloquecer. No se como fue que lo logramos pero alcanzamos el clímax al mismo tiempo, descansamos abrazados unos minutos y decidimos irnos a la ducha juntos, volvimos a hacer el amor, nos vestimos, nos arreglamos y bajamos a la sala, estábamos sentados besándonos, cuando escuchamos la puerta de el barandal abrirse, él se paró y fingió estar sirviendo refresco en un vaso, saludé a sus papas y dije que acababa de llegar por que iríamos a misa. Me invitaron a comer, mientras yo por debajo de la mesa tocaba con mi pie su entrepierna. Me trajo a mi casa y se despidió con un dulce beso, yo esperaba algo más, no solo eso, pero el no dijo nada más que “fue estupendo”, me volvió a besar, yo imaginaba una declaración, pero no fue así, movió su mano, y con la cara que siempre lo había conocido, me dijo que estaría bien repetirlo. Arrancó y se fue…y yo no sabía si llorar o estar feliz por que de nuevo era como si nada hubiera pasado; pero ni hablar ya les contaré de lo que pasé después.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!