Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Mi maestro y mis pies

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Siempre he sido muy disciplinada y estricta, pero me han venido etapas rebeldes... especialmente en la preparatoria, cuando la rebeldía de la adolescencia y las hormonas hacen lo suyo... yo tenia un maestro muy guapo y varonil en el quinto semestre... yo apenas había cumplido 18 años... pero la verdad entre los chavos de mi edad no encontraba a nadie que llenara mis expectativas... claro, yo había crecido y me habían educado desde niña en un ambiente muy conservador... mis padres eran muy estrictos y yo nunca frecuentaba chavos de mi edad... todo eran fiestas disque de sociedad, conciertos filarmónicos, eventos sociales y estudios... y la verdad yo llegue a creer que esa era la vida... y era muy estudiosa y disciplinada... mis promedios eran de los mejores y desde la primaria, yo era muy bien portadita y siempre estaba en el cuadro de honor de la escuela... hasta que lo conocí a el... yo 18... el 36... soltero, maestro de filosofía... varonil... agradable... me enamore inmediatamente... y el ni se fijaba... y yo decidí que si no lo conquistaba, me iba a valer madre la escuela... y así fue: empecé a faltar a clases a no llevar las tareas, a fumar y tomar cerveza... en fin: a ser por primera vez todo lo contrario de lo que antes era... y naturalmente mis calificaciones bajaron y mis papas se molestaron, pero a mi me valía madre... yo ya quería descubrirle un nuevo sentido a mi vida... había tenido un novio a escondidas cuando estaba en secundaria... nunca le dije a mis padres porque sabia que no me darían permiso... pero eso me excitaba un poco mas... aunque el nunca se animo conmigo... éramos demasiado jóvenes... a lo mas que llegamos fue a darnos besos y frotarnos un poco... una vez, me lastime un pie jugando y el se apresuro a cargarme... luego me quito los tenis y las medias y masajeo mi pie adolorido... yo la verdad no estaba tan mal del pie... pero me hice tonta dejando que el me acariciara y sobara la planta del pie y los tobillos... casi, casi tengo mi primer orgasmo ese día si no es por el director que llego dando de gritos y nos interrumpió... pero así quedo... luego... algunos meses después que me hice desmadroza... mi maestro de filosofía me dijo: "antes eras buena estudiante!!! que te pasa??? a la salida quiero hablar contigo" yo naturalmente, me monte en mi macho, como se dice aca en GDL y a la salida lo espere... luego el se puso a examinar muy tranquilamente unos escritos de otras alumnas y yo como mensa, me senté en un pupitre a esperar... luego de unos minutos yo me desespere y le dije muy enojada " que pasa??? me ve a atender o no??? y el muy tranquilo... volteo sus hermosos ojitos de japonés y con su tierna voz varonil me dijo muy tranquilo: "Que quieres que yo haga para que seas otra vez buena alumna y cumplas con tus tareas como antes??? " y en eso que yo me acuerdo de mi etapa de desmadre y que le digo muy fuerte levantándome del asiento... Y para eso me hizo esperar como pendeja??? No mas para pedirme que le traiga la tarea??? y el muy tranquilo... , muy varonil... muy hombre... dejo la ultima nota en el escritorio y me dijo: "Modera tus palabras... esta es una escuela y se supone que soy tu maestro... y yo creía que eras buena alumna hasta hace poco... tráeme un trabajo de tres cuartillas sobre el existencialismo y te doy calificación" y en eso muy encabronada que le respondo: " no acaba de preguntar que quieres que yo haga??? pues yo le voy a traer el trabajo mañana mismo y usted va a hacer lo que yo le pida"... El muy intrigado termino de guardar los otros trabajos en su portafolios... se me hizo tan noble y varonil que hasta me arrepiento de hablarle así... y luego de que cerro su portafolios me dijo muy serio: " soy capaz de lavarte los pies" y salió... y yo me quede como boba... junto al pupitre... helada y estremecida hasta los huesos por sus ultimas palabras... Y luego comencé a imaginar como se sentiría que ese hombre tan viril y amable me besara la planta de los pies y me adorara y me amara... luego me sentí un poco mal, la verdad... pero naturalmente, hice la tarea... por un momento creí que se trataba de una técnica pedagógica muy efectiva... y que mis fantasías sexuales nunca se llevarían a cabo... pero aun así lo hice con gusto,, y al siguiente día me presente con un espléndido e impecable trabajo de cuatro cuartillas sobre la filosofía existencialista... y ya todo normal, al final de la clase dijo el profesor:" te esperas, los demás pueden salir"... y una vez solos, yo sentí un poco de pena, por querer humillar a aquel gentil hombre haciéndolo besar mis pies... pero el solo tomo su portafolios y me dijo "ven" yo lo seguí y me llevo hasta una pequeña bodeguita que había detrás del comedor de maestros... allí, cerro con seguro y me pidió que me sentara en un viejo escritorio, junto a muchas otras cosas viejas... comprendí que casi nadie entraba en esa bodega y le pregunte " que va a hacer???" el se sentó en un banquito a mis pies, saco un balde con agua, una toalla y una bolsa de detergente... comenzó a desabrocharme los tenis y me dijo muy serio: " cumplir mi palabra... te voy a lavar los pies" luego yo me reí... yo creí que estaba bromeando... pero efectivamente, me quito los tenis... luego muy tiernamente me quito las calcetas... yo sentí todavía un poco de pena... "me puse talco" le dije y el se acerco para oler la planta de mis pies... " si huelen muy rico... a talco... y tienes la planta muy suavecita... como de princesa" me dijo... y me acaricio las plantas... y me comenzó a dar besitos en el empeine... poco a poquito se paso a la planta... y me la mordía, besaba y acariciaba muy tiernamente... yo me sentí estremecer hasta la medula de los huesos... y un extraño cosquilleo recorría mi cuerpo hasta la zona pubica... estaba un poco nerviosa... pero sentí como poco a poco mi vagina se humedecía y mis nalguitas se aflojaban excitadísimas... luego reaccione: hey!!! le dije... primero lávelos... y el sumergió mis pies en el agua del balde... los masajeo y los lavo con una ternura que yo me sentía derretir... luego los seco cariñosamente con la toalla... y una vez mas comenzó a besarlos... esta vez comenzó por la planta... muy cerquita de los dedos... yo me acomode en el escritorio y le entregue mis pies desnudos... el besaba tiernamente mi planta... mordisqueaba mis arcos... chupaba mis deditos... luego con gran pasión me mordisqueaba, besuqueaba, lamía y chupaba la planta... luego yo me puse boca abajo en el escritorio y levante los pies para ofrecerle las plantas... el tomaba mis pies y los mordisqueaba con pasión y ternura, acariciando el empeine y bazuqueando, mordiendo y chupando la planta... y poco a poco, acariciando mis pies, mis piernas y despojándome de mis calzoncitos, fue subiendo por la pierna... mis muslos temblaban de placer y mis nalgas estaban ansiosas de que esa suave, tierna y varonil boca, por fin llegara... poco a poquito... haciendo caminitos de besos y mordiditas llego luego hasta las nalgas paraditas y temblorosas y las adoro... y por fin hasta el ano... su lengua arremetía furiosa y frenética sobre mi pequeño y virginal anillito que se estremecía de placer y se abría y humedecía con su saliva cada vez mas y mas... me metía la lengua por el ano y lo relamía y besuqueaba, mientras seguía acariciándome desde la planta de los pies hasta la cabeza... despertando mi ansiedad... parecía tener cientos de manos y bocas con las que me acariciaba y besuqueaba con pasión ternura y fuerza, desde la planta de los pies hasta la cabeza... yo me termine de desnudar ansiosa y me le entregue parando mis nalguitas en el escritorio... el por fin me penetro por el ano... por el momento me dolió un poco, porque su miembro era muy grueso,, pero luego, con sus caricias y besos... me hizo restregar la planta de los pies en sus piernotas de hombre... me rogaba que le acariciara los muslos con la planta de mis pies... y me besuqueaba la espalda frenéticamente,, mientras me decía palabras tiernas y me penetraba lentamente por el ano... el dolorcillo se torno en un placer indecible y mi ano se abrió totalmente deseando acariciar y oprimir aquel viril y grueso miembro, mi ano comenzó a moverse casi por si mismo acariciando y succionando aquel miembro viril... mientras la planta de mis pies acariciaba y se oprimía con pasión y estremecimiento contra aquellos varoniles muslos... mis pies cosquilleaban aun embarrados de su saliva contra sus musculosas piernas y el me penetraba con fuerza y besuqueaba mis espaldas, y ambos gemíamos y casi llorábamos de placer... finalmente sentí como su verga explotaba y aventaba chorros de esperma dentro de mi ano... un placer increíble... mientras mis pies se movían frenéticos con el calorcillo de sus muslos... tuve mi primer orgasmo... luego les cuento que paso después...

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!