Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Mi sexy tía, un sueño hecho realidad

Publicado por Fetichismo el 20/05/2015

Contare lo que me paso, mi nombre es Javier y tengo 26 años, cuando yo tenia 15 años, mi tía (Miriam) tenía un negocio de publicidad y en vacaciones le ayudaba, ella, una mujer (en ese entonces) de 28 años, delgada, piel clara, como de unos 1.65 m. de altura y con un cuerpo muy sexy ya que tenia unas enormes tetas y unas redondas y bien formadas nalgas. En ese entonces era soltera y se vestía muy bien, con vestidos cortos o jeans muy entallados, que al agacharse dejaba ver una delgada tira de sus tangas que usaba la mayoría de veces.
Eso me exitaba mucho ya que por la pubertad era delicioso verla. A veces me mandaba a su casa por material para su negocio o por cualquier cosa, y como no había nadie en su casa, yo aprovechaba y entraba a su recamara, llegaba al cesto de la ropa sucia para saborear esas tanguitas con residuos de sus deliciosos fluidos.
Así pasaron 2 años hasta que después empece a trabajar con ella tiempo completo.
Un día había mucho trabajo y me dijo que le ayudara el resto de la noche por que tenia que entregar temprano el trabajo, y le dije que sí. Terminamos como alas 4:00 am y vimos que ya era tarde para salir del negocio, asi que pusimos unas sabanas en el piso y ahí dormiríamos unas horas.
En ese momento, recordé lo que hacía con sus calzoncitos y no podía dormir solo de pensar que la tenia junto de mi, así que no me aguante mas y la abrace por la espalda pensando que estaba dormida, pero empezó a moverse, yo quite mi brazo rápidamente, pero ella lo tomo e hizo que la abrazara de nuevo, en ese momento mi corazón estaba a mil latidos por minuto, no sabia que hacer, así que solo me quede en shock, ella se me pegaba cada vez mas, y yo paralizado ahí me quede. Empece a sentir sus duras nalgas rosando mi pene ya super erecto, ella al sentirme volteo y tocándome el pene me dijo: -mira mi sobrino tan alterado, tenemos que hacer algo por el.
Se desnudo y me dijo que me desnudara, solo se monto encima de mi e introdujo mi pene en su caliente vagina, esa sensación me gusto tanto que no me pude contener y me desahogue dentro de ella como siempre quise hacerlo. Me dio mucha vergüenza por haber terminado tan rápido, pero ella empezó a reír. Y me dijo: - Yo no sé, ahora me cumples. Y con las ganas que le tenia no dude en empezar de nuevo, besé y mordí sus enormes pezones hasta que me canse, no quería que eso acabara, pero cuando nos dimos cuenta ya eran las 6:00 am. me dijo que ya era hora de irnos. Nos vestimos y salimos cada quien a su casa.
Después de nueve años, aun no puedo olvidar ese día, lo malo es que ella nunca mas quiso hablar del tema, ahora ya se caso y tiene dos hijos, pero a pesar de los años sigue estando bien buena tanto que yo, lo haría de nuevo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!