Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Por mirar unos pies

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Me baje del colectivo en un caluroso dia de noviembre. Iba camino a un negocio de musica a buscar una guitarra que habia comprado. Siempre me bajo antes para mirar otro negocio de musica que esta al lado de un gimnasio. Hace unos meses cuando pasaba por el gimnasio note una chica haciendo ejercicios. Asi que pasaba lo mas seguido que podia con la esperanza de verla lo mas seguido que podia. Ella tenia un largo y rubio cabello, hermosos ojos azules, vestia shorts y una remera que le quedaba a la perfeccion. Tambien usaba unos zoquetes que le llegaban hasta los tobillos.

Cuando pase ella estaba haciendo sus ejercicios. Estaba transpirando mucho asi que me decidi a sentarme y mirar un poco. Ella no me veia ahi (al menos eso pensaba) mientras yo seguia viendo cada uno de sus movimientos. Yo miraba sus piernas y sus pies moverse. Yo sabia que sus pies estaban calientes y transpirados adentro de sus zapatillas. Cuando termino su clase de aerobics yo segui mi camino hacia el negocio de musica.

Ya de regreso del negocio subi al colectivo que recien habia llegado. No habia casi ningun lugar para sentarse, el unico que habia estaba al lado de la chica a la que habia estado mirando antes. Me sente y note que que habia cambiado sus zapatillas por unas sandalias, pero todavia tenia puestos sus zoquetes. Ella estaba mirando una revista y cuando me miro me dio una sonrisa y siguio leyendo su revista. Yo estaba realmente nervioso. Le miraba lo pies y fantaseaba sobre tenerlos en mi cara. De repente se paro para bajarse. Yo ya pensaba que nunca mas la iba a poder ver, pero antes de bajarse me susurro al oido "Si te gusta lo que estuviste mirando, bajate conmigo.". Yo no sabia que hacer pero igualmente la segui. No sabia que iba a pasar pero sentia algo excitante sobre ella y sus hermosos pies.

Apenas me del colectivo la vi a ella cruzando la calle. Casi sin mirar yo tambien cruce la calle. Yo no sabia si habia oido mal pero segui caminando atrás de ella. En un momento me pare en otra parada de colectivos pero ella se dio vuelta y me sonrio, y con la cabeza me indico que la siguiera. Cuando llego a su casa dejo sus sandalias tiradas en la entrada y abrio la puerta, dejandola abierta para mi. Yo entre y tome sus sandalias. Cerre la puerta y cuando entre al cuarto donde estaba ella me la encontre sentada en una silla revisando sus emails. Como ignoraba mi presencia me arrodille a su costado. Ella giro su silla hacia donde estaba yo. Todavia no me hablaba pero me miraba, despues me dijo que me quedara donde estaba y antes de levantarse me puso su pie todavia con el zoquete para que lo huela rapidamente. Se levanto y fue hacia donde estaba el canasto con ropa sucia de donde saco un par de medias de lycra. Yo no sabia que pensaba hacer pero pronto lo imagine cuando me ato las manos por atrás.

Despues saco la silla donde habia estado sentada y me dijo que me acostara debajo de la mesa de la computadora. Despues ato mis pies y gateo por debajo de la mesa y se sento en mi cara mientras ataba mis manos a la mesa. Volvio al canasto con ropa suscia y saco otro zoquete sucio. Me dijo que abriera la boca mientras me ponia el zoquete completamente en mi boca, dejandome respirar solo por mi nariz. Me puso la silla por encima mio y se sento mientras seguia chequeando sus emails. Dejo sus pies sobre mi estomago. Me dijo que habia llegado justo cuando ella iba a chatear con una amiga que vivia en otra provincia. Nunca me habia sentido tan impotente y disfrutaba cada minuto.

Mientras chateaba movia sus pies hacia mi nariz, moviendo sus tibios y transpirados pies por toda mi cara. Debido al zoquete que tenia en mi boca, estaba obligado a sentir el olor de sus pies. Ella seguia usando mi cara como un masajeador. Despues de media hora de esto saco un pie de mi cara, se saco el zoquete y me lo volvio a poner sobre mi cara. Su pie todavia seguia tibio por los aerobics que habia hecho. Realmente el olor era hermoso, siguio con sus dos pies ya sin zoquetes sobre mi cara por otra media hora en la cual lo unico que podia oler eran sus pies. Despues miro debajo de la mesa, se agacho y me saco su zoquete de mi boca y dijo que era hora de que le limpie el pie sin dejar ni un centimetro sucio. Puso su pie sobre mi pecho y el otro con el talon justo sobre mi boca.

Mientras movia su pie, queria que le limpiara el talon hasta que ella dijera que estaba limpio. Le limpie el pie desde el talon hasta los dedos, cuando llegue a los dedos me dijo que dejara totalmente limpio entre cada uno de sus dedos. Despues de un tiempo de haber lamido cada centimetro de su pie, me puso su otro pie en la cara para que le hiciera lo mismo. Una vez que termine de limpiarle los dos pies ella termino de chatear. Y me dijo que porque fui un buen chico e hice todo lo que me pidio, me tenia un regalo especial para mi. Me desato las manos de la mesa y me llevo hasta la mitad del cuarto. Se paro en mi pecho y me dijo que el regalo que me tenia consistia en chuparle la concha hasta llevarla al orgasmo. Se saco sus shorts para mostrarme su cuerpo bien formado. Se bajo de mi y se agacho para decirme que primero tenia que chuparle el culo hasta dejarlo limpio. Yo me impresione porque nunca habia hecho nada asi pero no queria que esto terminara. Empezo a bajar hasta que se sento justo sobre mi boca. Ya con su culo sobre mi cara la unica opcion que tenia era limpiarselo. Me ordeno que le metiera mi lengua mas profundo. A ella le estaba encantando esto y seguia moviendo su culo por mi cara.

Despues se dio vuelta y puso su conchita sobre mi boca mientras me decia que se la lamiera hasta que ella dijera basta. Se empezo a mover constantemente pero igual yo se la seguia lamiendo. Dejo escapar unos gritos y unos gemidos y yo sabia que habia llegado al orgasmo. Se sento sobre mi, luego se paro, me desato las piernas sin decir nada. Me desato las manos y me ayudo a pararme. Cuando quise hablarle me puso su dedo en boca y me dijo que escribiera mi nombre y telefono en un papel. Agarro sus dos zoquetes que habia usado, los puso en mi bolsillo y me guio hacia la salida. Cuando estaba en la vereda, me cerro la puerta, y yo todavia sigo esperando a que me llame...

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!