Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Sorpresa mestrual

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Nuevamente este relato estará marrado desde la perspectiva de un hombre , el cual es totalmente fruto de mi imaginación.

Hola, qué tal, mi nombre es Mario tengo 22 años y les voy a contar algo que me sucedió el fin de semana pasado .

Eran las 7:00 me disponía a abordar el metro de la ciudad de México , el cual a esas horas va totalmente lleno , y a su vez va dividida el área de mujeres y el área de hombres, pero a veces no falta alguna chava despistada de provincia que desconoce que existe la facilidad de ir con puras mujeres , bueno en fin continuando con el relato , era la Línea 1 y justamente en la estación San Lázaro era donde iba tomarlo , todo parecía totalmente normal , pero tardó un poco el metro por lo cual las personas se acumularon un poco más , y de repente miré a mi izquierda y ahí estaban un grupo de jóvenes provincianas las cuales se les notaba a simple vista ya que vestían unas faldas muy largas con colores muy llamativos y bordados exuberantes , y por si esto fuera poco el tono en que hablaban era el tono típico de unas provincianas, todas ellas se veían hasta cierto punto feas a excepción de una la cuál era morena , delgada , alta 1.70 , unos senos pequeños pero muy bien formados , y llegó el momento deseado en que llegó el metro , que obviamente debido a la cantidad de personas se iba a llenar a reventar , y dicho y hecho se abrieron las puertas las personas empezaron al tiempo que las chicas provincianas iban entrando , yo obviamente conforme se iba acomodando la gente me iba acomodando junto a la chica provinciana , y llegó el momento más esperado en que quedé totalmente junto a esta chica y las personas querían seguir entrando pero como ya estaba lleno siguieron empujando lo cual provocó que yo pudiera meter mano a la chica debido a la presión de toda la gente; el vagón ya estaba lleno se cerraron las puertas y comenzó a avanzar , una mano la tenía a la altura de sus senos y cuál sería mi sorpresa a encontrarme con que no traía sostén se sentían claramente sus pezones a través de la delgada tela , con todas las curvas de las vías me daba de hacer pequeños movimientos que me permitían tocarle totalmente sus senos , era una experiencia inolvidable , y ella por su obvia inocencia no decía ni hacía nada ya que para ella sólo eran los apretones del Metro, y sin saber que ya prácticamente la estaban manoseando , ahora tocaba la otra parte (mi otra mano) la cual estaba exactamente a la altura de su entrepierna , la cual empecé a tocar de manera disimulada , pero de todos modos como iba extremadamente lleno no se daba cuenta , como no dijo nada continué de una manera más descarada , pero no se sentía la tela tan delgada como en la parte superior , decidí ser todavía más audaz , y de un golpe metí mi mano entre su pantaleta y su vulva y cual sería mi sorpresa que estaba totalmente mojada , en esos momentos hizo una cara de espantada de que alguien estaba abusando de ella pero a pesar de todo no decía absolutamente nada , la sensación era medio rara porque no era una humedad caliente sino como que medio fría , pero de todos modos era una experiencia inolvidable , tenía ganas de frotarle su clítoris pero el tiempo era demasiado corto ya que estaba a punto de llegar a una estación en la que baja bastante gente , y no hubo más remedio que sacar mi mano y llegó el momento que tenía que pasar se bajó toda la gente empujándola a ella , yo me quedé en el interior , yo en todo este lapso de tiempo ya había eyaculado por toda esta experiencia , mi trusa se encontraba totalmente mojada , y cual sería mi sorpresa que cuando me llevé la mano a la nariz para oler el aroma de sus jugos , me di cuenta de que ella estaba menstruando , porque mi mano tenía rastros de sangre con coágulos, no me quedó más remedio que meter mis manos bajo mi sudadera y al llegar a mi casa masturbarme por esa increíble experiencia.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!