Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Sumiso sin limites

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Esta historia que voy a contar es totalmente cierta por muy rara que pueda parecer:

Ocurrio una amanecida donde había bebido mucho alcohol y esnifado mucha coca, y lo cierto es que me encontraba totalmente cachondo. Soy muy sumiso llegando incluso a la esclavitud y cuando me encuentro colocado soy capaz de cosas inimaginables, aunque alguna las he pensado pero ya las cumpliré.

Estaba amaneciendo y me había perdido de los colegas con los que había ido de marcha, a propósito, estaba buscando guerra, y me dirigia en busca de marcha, cuando me encontré con un señor en una esquina oscura cerca de un lugar lugubre, el hijo puta me llamo y yo por supuesto me acerque nos pusimos a hablar un poco y enseguida me dijo el cabrón si queria sexo, le respondí enseguida que sí, él me preguntó que estaba dispuesto a hacer yo le comenté que todo lo que él quisiera, no tenía límites. El tío un señor de unos 50 años, me invito a ir con él. Nos metimos en un local oscuro con una pinta asquerosa, y me dijo que me tomara algo, pedí un whisky y siguio preguntandome si me gustaría ser follado por varios tíos juntos, si me gustaba tragarme la leche, etc. Me comento si quería me domesticaría a su gusto esa noche, que fuera suyo para lo que él quisiera y que no dijera nada en contra o me ajustaria las cuentas. Unos diez minutos después me ordeno que fuera al baño y que lo esperara. Entro, y me dijo que quería mear pero el baño estaba sucio, que una polla como la suya no podía mear en esa baño de mierda, tuve que usar la lengua para limpiar la vasija para que el pudiera mear, me puse en cunchillas y despues de limpiar de pendejos, escupitajos y algo de meadas el cabrón me ordeno abrir la boca y empezo, con una muy buena puntería, a mearse en mi boca, y a decirme que me bebería su meada como si fuera un bebida alcohólica. Fue una meada larga, con un sabor muy fuerte de todo lo que habría bebido durante la noche, termino meando en la vasija. Salimos y me dijo que quería demostrar quién mandaba sobre quién, pillamos unas cervezas y nos fuimos a su apartamento. El cabrón me obligo a desnudarme me azoto con su cinturón en culo, con paciencia llego a meterme el puño en el culo, se meo varias veces más sobre mi boca, me escupió, y me ato a una especie de viga que tenía en una habitación. Me colgo una cadena en mis pezones, y se marcho, diciendome que enseguida volvía.

Al cabo de unos quince minutos, oí la puerta y varias voces, él entro en la habitación me desengancho me puso a cuatro patas y fuimos al salón. Joder, habían cuatro moros, con sus chilabas, y riendose de la situación. Sólo puedo decir que no podía aguantarme de pie al final de la sesión. Se dedicaron a meterme los enormes rabos y a concursar a ver quien me metia la polla mas adentro en la boca y el culo. Lami sus pies, culos, sobacos, me lleve alguna que otra cachetada miemntras me comia aquellas mostruosidades, luego me llevaron al baño, yo pensé que se mearían en mi boca, y asi fue, pero hubo uno que tenía ganas de cagar, me obligaron a abrir la boca y el moro cagón se puso en cunclillas sobre mi cara y solto un turullo de mierda bastante gordo pero no muy grande que tuve que masticar mientras uno me amorataba los pezones mientras comía la mierda del moro desconocido. Se fueron turnando dandome por culo y por la boca, al final tres se corrieron en mi boca y uno dentro de mi culo. Las corridas fueron espectaculares, pero me bebí toda la leche. Los hijos de puta, antes de irse, me dieron unas cachetadas, y ví como el señor le daba diez talegos por el trabajo que habían realizado.

Después volvío el señor y me obligó a chuparsela y beberme su leche.

Antes de irme ya por la tarde, me obligo a dejarle un teléfono donde poder localizarme.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!