Categorías

Relatos Eróticos

Fetichismo

Visita inesperada

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Estaba en la cocina, preparando la cena, esperando que llegara Luis de trabajar. Estaba deseando verle porque me había llamado y me había dicho que le habían ascendido en la oficina. Entonces oí la puerta que se abría.

- ¡Hola cielo! – grité desde la cocina – Espero que no vengas muy cansado, estoy preparando una cena especial y espero que me des un buen postre.

- Eh, Lisa! Hola, vengo con una visita.

- Eh? – Salí de la cocina limpiándome las manos en un paño de cocina Cuando salí de la cocina, casi me desmayo. Luis estaba con el Sr. Alvarez, mi jefe. Para el que no lo sepa de otro relato, soy secretaria.

- Pero... Sr Alvarez, que hace usted aquí – dije nerviosa, echando una severa mirada a Luis
- Bueno, verás, necesito la llave del archivo de las carpetas de la auditoría, y la única copia la tienes tú,,, y como mañana es sábado, por no hacerte ir a la oficina, no he tenido mas remedio que venir a molestarte... Espero que no demasiado, de verdad.
- Claro que no –dijo Luis rápidamente – verdad que no, Lisa?
- No, claro que no – yo estaba super nerviosa, además iba vestida... pues de sport, con unos vaqueros anchos y una camiseta amplia blanca, en zapatillas de estar por casa.. Notaba que Luis se percataba de lo mal que lo estaba pasando por tan inesperada visita.
- No se preocupe Sr. Alvarez... se la doy ahora mismo. - Fui a nuestro dormitorio y volví con la llave en cuestión.

- Lisa, por favor, se amable e invita a tu jefe a tomar lo que le apetezca.. A mí sírveme un whisky con hielo... voy a dejar esta caja en nuestro dormitorio y vuelvo.
Miré a Luis casi con odio, mientras veía como desaparecía por la puerta de nuestro dormitorio con una sonrisa malévola.
- Que le apetece? Luis no aceptará un nada por respuesta.
- Err.. bueno, otro whisky. Luis volvió al salón, y se sentó junto a mi jefe en el sofá, mientras yo preparaba las bebidas.
- Así que este fin de semana le toca trabajar...- oí a Luis que iniciaba una conversación
- Pues sí, hay que cerrar el balance y preparar el informe trimestral.. un fastidio. Pero por favor, hablémonos de tú, de acuerdo? Volví con las bebidas y me senté en una silla al lado de Luis y enfrente de mi jefe. Continuamos charlando un buen rato.. se acabó el primer whisky. Luis se apresuró a decir:
- Lisa, sírvenos otro.. además, me parece que le estas faltando un poco el respeto a tu jefe...
- ¿Eh? ¿Porque?
- Bueno, nosotros dos estamos formales con traje y corbata .. y tu con esos vaqueros... Anda, ve al cuarto y antes de servirnos las copas pruébate lo que te he regalado.. Te lo he dejado encima de la cama.
- No creo que... - Pero una mirada severa hizo que cambiara de opinión. Me fuí al dormitorio.. y mientras tanto Javier y Luis seguían conversando sobre un montón de cosas.
- Luis, no creo que.. ! - grité desde el dormitorio.
- Hazlo, qué va a pensar tu jefe. Salí de la habitación y volví al salón .. y la cara de Javier se iluminó. El regalo que me había hecho era un mono de nylon, color beige, de cuello cerrado y mangas largas.. con unos bordados finos en forma de espirales en la parte de los pechos. Reconozco, que estaba preciosa, con esta prenda tan ajustada... se completaba con la parte de abajo (era una sola pieza), que eran como unas medias,,, Me puse una minifalda blanca que me permitía lucir mis piernas preciosas y suaves.
- ¿Te gusta? – Me preguntó Luis.

- Me encanta, Luis, eres un cielo.
- Gracias... pero, la minifalda no es apropiada... mejor quítatela.. es una prenda para lucir por sí sola...
- ¿Que? - respondí horrorizada
- A que sí Javier.. tú que opinas. - Javier solo pudo asentir... y yo me imaginaba que ya estaría empezando a excitarse. Me quité la minifalda... Que visión... unos bordados similares a los de los pechos semiocultaban mi escaso vello púbico.. pero las caderas y el trasero lucían resplandecientes.
- Así esta mejor.. ahora traenos las bebidas. Javier no me perdía de vista.. Les sirví los whiskys y me volví a sentar en la silla.. al sentarme y cruzé exageradamente las piernas...quería que Luis y.. Javier podieran deleitarse con mis piernas.
Luis empezó a dirigir la conversación hacia temas más eróticos.. Aprovechando que en la TV salían videos musicales,,, que si qué tía mas sensual.. o qué ropa mas provocativa.. y cosas así. Javier se estaba soltando, haciendo comentarios al respecto.
-Lisa, por favor, otro par de Whiskis... – me dijo Luis Yo tambien iba poco a poco quitándome la verguenza, gracias a los whiskys.
- Necesito ir al baño - dijo Javier.
- Es aquella puerta. Aprovechando la ausencia de Javier, Luis se acercó a mí en la mesa de la cocina y me acarició los pechos, el culo y la entrepierna por encima de la maravillosa prenda... yo suspiraba y jadeaba mientras él me metía la lengua en la oreja... Oimos la puerta del baño y volvimos al salon. Javier había salido del cuarto de baño y llevaba en las manos una de mis sandalias. Tanto Luis como yo nos quedamos bastante sorprendidos...
- Lisa, estas son las sandalias que llevabas hoy en el trabajo, verdad? - Javier se las llevó a la nariz y las olió profundamente - Son preciosas, podrías ponertelas ahora, con el regalo de Luis.
- Vaya, vaya con Javier – Sonrío Luis. Las sandalias era blancas, con 3 tiritas cruzadas en la parte del empeine, dejando los dedos al aire, suela fina y un buen tacón.
- Sí, Lisa, póntelas.. o mejor, que te las ponga tu jefe... jejeje. Me sonrojé un poco, pero me senté en la silla y cruzando las piernas me quité la zapatilla del pie derecho. "Lo que ordene mi jefe". En ese momento sonreí.. miré a Luis... me dí cuente de que había abierto la puerta para pasar un rato, seguro, inolvidable para todos. Yo me senté de nuevo en la silla y observé como Javier pedía permiso a Luis con la mirada...
- Vamos Javier, tú lo has pedido. – Luis le dio la luz verde Javier se arrodilló delante mio, con una mano cogió la sandalia derecha y con la otra acarició lentamente mi pierna, y luego mi pie, el tobillo, el empeine, los dedos... lo olió, besó la punta de los dedos y metió el pie dentro de la sandalia, ajustó la hebilla que lleva un poco por encima del tobillo y me miró.
-Gracias – una sonrisa de goze salia de mis labios - .. ahora la otra.
Al descruzar la pierna, lo hice muy muy despacio, dejando que Javier pudiera recrearse un poco con mi entrepierna... y volví a cruzar, esta vez la pierna izquierda... Javier repitió el proceso anterior... sin poder dejar de mirar lo preciosa que quedaba la sandalia derecha. - Ya está. Me puse de pie y caminé alrededor de Javier, aún de rodillas, luciendo las sandalias y mis seguro deseadas piernas. Volvimos a nuestros respectivos sitios .. Javier ya claramente empalmado...
- Podemos ver "otros videos" .. ya estoy harto de los musicales. – dijo Luis tremendamente excitado con toda esta situación Se levantó y metíó una cinta en el video. Me quedé de piedra... En la película, aparecía yo, haciendo un strip tease, quitándome un vestido de gasa finísima azul, precisoso, y las medias, también azules.. y jugando con ellas...
- Que te parece Javier? - Le preguntó Luis a nuestro invitado
- Lisa es preciosa, y una de las mujeres mas sensuales que he visto nunca.
- Gracias, don Javier – La verdad.. me encanta que me adulen.
- Pues ahora te voy a poner otro video en el que Lisa demuestra una de las cosas que mejor hace... vale Lisa?
- Uuff.. haz lo que quieras. - contesté como dando por inútil cualquier pega.
En el video, aparecíamos Luis y yo, ambos visitendo medias (es algo que a Luis le encanta... y a mi me pone a 100, lo reconozco), y yo le hacía un FootJob de escándalo. Javier se intentaba tapar con un cojín... pero sus ojos estaban absortos en el video. Luis le preguntó :
- Lo has probado alguna vez, Javier?
- No, la verdad es que no.
- Pues con una secretaria magistral en este tema, es una pena... no crees?
- Pero sería excesivo... o no Lisa? - Javier estaba cruzando todas las fronteras que moralmente o éticamente tenía.

- Yo.. si quiere probarlo... – dije obediente
- Claro que quiere, Lisa.. venga, no te hagas la estrecha. Me levanté y acerqué la silla hasta ponerla junto al sofa, justo en frente de Javier. Cogí el cojín que tenía Javier tapando su entrepierna y lo tiré a un lado... Se notaba un bulto importante bajo el pantalón. Entonces, Luis nos dijo que esperaramos :
- Espera Lisa.. esto merece la pena que no lo olvidemos.. - se levantó y saquó el tripode y la cámara de video - Te importa, Javier?
- Si me prometes una copia, en abosluto.
- Perfecto - y colocó el tripode y la cámara de manera que en el cuadro entrara, el sofá y la silla tal y como la había colocado Lisa. - Damos al REC y listo, Lisa. Me volví a sentar en la silla y levantando ambas piernas puse las sandalias sobre los muslos de Javier, apoyándolas completamente en los mismos, el tacón y toda la suela... la visión para Javier era completa, las sandalias, los dedos de mis pies, mis piernas cubiertas por el suave y precioso nylon, mi entrepierna... Acerqué el pie derecho lentamente , recorriendo con la suela de la sandalia todo el muslo de Javier, hasta apoyarlo sobre la bragueta del pantalón.
- Vaya montañita que le ha salido! – le dije mientras pasaba la suela de la sandalia sobre el bulto una y otra vez, mirando con ojos de lujuria directamente a los ojos de Javier, y humedeciéndome los labios de vez en cuando.
- Sí, y como sigas así, se va a desmoronar. -
- Y eso no nos gustaría, verdad, jefe? Vamos a ver lo que se esconde aquí dentro.
E incorporándome desabroché el pantalón y le bajé la cremallera... se veía en el calzoncillo las primeras humedades que delataban la excitación de Javier. Con ambas manos tiré del pantalón y del calzoncillo a la vez, hasta dejarlos en los tobillos de Javier... Miré lascivamente el miembro erguido y lo acaricié con la punta de los dedos. Me volví a sentar en la silla y nuevamente puse la suela de la sandalia sobre el ahora descubierto miembro de Javier... y con mucha mas delicadeza lo acaricié con la planta y la punta de la sandalia... Subí el otro pie para que Javier pudiera besar y lamer la sandalia y la punta de los dedos que estaban al descubierto. La lengua intentaba entrar por todos los huecos que encontraba entre la sandalia y el pie.
- Me encanta tu olor, Lisa. Con una mano desabrochó la sandalia derecha y pude notar en la planta de su pie la dura polla de mi jefe... Sabía lo que tenia que hacer y empecé a restregar el pie sobre ella. Mientras tanto, veía a Luis con la polla en la mano desde hacía un buen rato
- Me estáis poniendo a 100! – dijo Luis Así que se levantó, se desnudó completamente y acercó la mesita de café de marmol cuánto pude a mi silla, se subió a ella y puso la punta de su empalmado miembro en mis labios... Sonreí e hice ademán de cogerla con una mano...
- No la toques! Yo la guiaré como me apetezca... – dijo Luis Y haciendo un poco de presión la metió dentro de mi boca... es deliciosa.. cálida y suave... La posición de Luis era perfecta, además de recibir la felación, podía observar como proseguía dando placer a mi jefe. El pie que tenía descalzado acariciaba, unas veces suavemente y otras con más fuerza, todo el falo de Javier... la punta de los dedos bajaba hasta los testículos y los acariciaba, los aplastaba.. y seguía recorriendo todo lo que podía metiéndose entre las pierna... Mientras Javier seguía lamiendo la otra sandalia, sin saber a qué prestar atención, si mi otro pie en su paquete o la polla de Luis devorada por mi boca. Me desabrochó la otra sandalia y me lamió toda la planta del pie. Entonces bajé también ese pie y lo restregé por la polla de Javier, mientras que con el otro presionaba en sus testículos. Javier seguía teniendo la sandalia en la mano y se la llevaba a la nariz para olerla profundamente y pasar la lengua por ella. Luis mientras tanto estaba en el cielo... empezó a meter su polla en mi boca a fondo... sabía que eso me gustaba.. que me la metiera a tope.. hasta notar su vello en mi nariz.. y luego sacarla porque sino podría ahogarme... Y por supuesto, a Luis también le encantaba...
- Vamos Lisa, chupámela y comémela ... - y dejaba caer un chorro de saliva desde su boca a mi cara - Te gusta que te humille, verdad?
- Sí, hacedme lo que queráis – grité yo presa de la excitación. Coloqué los dos pies, de manera que la polla de Javier, dura y erguida y con la cabeza ya un poco sonrojada, quedara entre ambos... Y empecé a masturbarle con los pies.. Oir el ruido del nylon lo hacía aún más excitante...
- Sí Lisa, me encanta... - Javier estaba gozando y se le notaba en la cara de pasión. Mis pies seguían subiendo y bajando al unísono.. recorriendo todo el falo... primero despacio ... luego mas depirsa... y otra vez despacio, pero apretandola entre las plantas un poco más... y otra vez deprisa... Mientras Luis tenía la polla a punto de reventar... y una chupada más hizo que soltara un primer chorro de semen, potente, a mi cara, pringando mis labios, ojos y mejillas...
- oooOOOhhhh Lisa... qué boca tienes... – Me quedé mirando a Luis con la cara llena de semen, entonces me cogió un buen montón de pelo para terminar de correrse, envolviendose la polla en mi largo pelo rubio... El semen salió abundantemente.. pringando el pelo y chorreandole la mano... Cogió el pelo y me lo restregó en la cara...
- Mira lo que has hecho! uuummm – dijo Luis y se sentó otra vez al lado de Javier, chupandose los dedos y la mano para limpiarse... Desde luego a Javier le quedaba muy poco.. enseguida un enorme chorro de leche salió empapandome los pies y un poco su camisa ... Restregué los pies por todo la polla de Javier.. sonriendo .. mientras Javier estaba sudando de placer.
- Espero que le haya gustado, jefe.
- Tienes unos pies espectaculares, Lisa - dijo Javier incorporandose para darme un beso en los labios.

- Ha sido fantastico, Lisa - dijo Luis - Ahora, mientras nosotros nos recuperamos un poco, tendrás que prepararte tu un poco, no? Me levanté y Luis metió la mano en mi entrepierna... estaba empapada.
- Veo que por aquí no vas a necesitar ayuda. Túmbate boca abajo aquí en la mesa, vamos a preparar la otra vía. Lisa se tumbó y Javier se incorporó en el sofá para no perderse nada. Luis desabrochó la pequeña cremallera que tenía la prenda que me había regalado, que recorría toda la entrepierna, desde el pubis hasta arriba del trasero. Quedaba mi culito, así encima de la mesa, como un plato delicioso, de esos que no sabes por donde empezar a comer. Luis empezó a recorrer toda la raja de mi trasero con un dedo, despacio, notaba como iba recogiendo el sudorcillo que se había acumulado ahí.. y me excitó ver como se llevó el dedo a la boca para saborearlo. Lleguó al esfinter anal.. Habitualmente no practico el sexo anal de forma habitual, por lo que Luis sabía que tenía que dilatarlo bien... y, la verdad. eso me encantaba. Con un dedo empezó a acariciarme el esfinter, en círculos, echando un buen chorro de saliva en él, y distribuyéndolo bien... Los gemidos salía levemente de mi boca
- Perdona Javier, puedes seguir un momentito con esto.. tengo que ir a por algunas cosas. – le dijo Luis a Javier
- Uuumm, encantado... debo reconocer que alguna vez he soñado ... despierto .. con esto. Javier empezó a estimular mi agujerito con gran eficiencia,,, con un dedo y luego con dos,,, haciendo círculos y presionando poquito a poco.. metiendo las llemas de los dedos. Mientras tanto, veía como Luis sacaba de un cajón un frasco de lubricante y un dildo fino... Echó un buen chorro de lubricante y Javier le abrió un poco el esfinter para que parte entrara dentro... Los dos empezaron a masajear mi culo.. con dos dedos cada uno, cada vez presionando más, hasta que conseguieron abrirmelo bastante más para echar otro buen chorro de lubricante... entonces Javier empezó a meterme dos dedos, a follarme el culo.. y Luis se unió con otros dos dedos... haciendomelo los dos a la vez... Yo me movia y jadeaba a su ritmo.. a base de gemidos... estaba como loca... Entonces Javier cogió el dildo y empezó a metérmelo.. despacio... moviendolo en círculos y presionando para que entrara bien... poco a poco el dildo fue deborado por mi culo que ya estaba perfectamente dilatado.
- Qué prefieres primero Javier? – dijo Luis
- Su coñito, te concedo el honor de empezar tú por este precioso culo. Javier se sentó en el sofá y yo me levané de la mesa... estaba sudando.. me notaba la cara colorada y ansiosa .. me coloqué sobre la polla erguida de Javier.. sin ninguna dificultad entró en mi coñito.. Javier dió un sonoro gemido y empecñé a cabalgarle metiendo y sacando casi completamente la polla de mi vagina...
- Seguro que soy mas eficaz con esto que en escribiendo esas cartas – le dije con pasión
- Bueno Lisa, preparate vamos a emparedarte un poquito. – oí a Luis que me decía Me recoloqué un poco para poner el culito un poco más en pompa, y con la verga de Javier bien metida en mi coño.. Luis se acercó por detrás y restrególa punta de su polla mi estrecho agujerito..
- Despacio Luis.. nunca lo he hecho así
- No te preocupes cariño.. tendremos cuidado - Y con una presión lenta pero contínua fué metiendo su miembro en mi esfinter.. me dolía bastante.. pero el lurbicante ayudó a que cediera. Me la metió hasta la mitad más o menos.. volvió a sacarla y de un nuevo empujón entro completa.
- Uuuuyyyy!!! Eso ha dolido... Empezó a follarme despacito el culo -- Ahora ya no me duele -- y Javier también empezó a follarme... -- y ahora mucho menossss!!!! Era uno de mis sueños.. hacer un "sandwich" con dos buenos miembros en mi interior. Tras un rato asi, nos separamos y me puso con las manos en el sofa, y el culo en pompa..
- Vamos Jefe.. su turno. – le dije a Javier mientras sonreia lujuriosa Javier se acercó por detrás y metió su polla completamente en mi culo..
- Ooohh Lisa.. es una maravilla... que culo tienes!!! Los movimientos de Javier eran fuertes.. me follaba con ganas, y yo no paraba de gemir y gritar.. Luis debió de decidir que estaba haciendo demasiado ruido y me metió la polla en la boca... Empezó a follarla la boca.. .imaginaros la escena...
Yo, excitada como nunca, empecé también a moverme para hacer los embistes de Javier más profundos y terminé corriéndome sonoramente...
- AAaaahhh!!!! UUUmmmmmm!!!! Joder!!!! Javier no tardó en correse de nuevo... sacando la polla a media corrida de mi culo, el semen se desparramo por toda la entepierna, goteando en el suelo... Sabía que Luis no perdía ni un segundo de todo esto... una de las visiones más deliciosas, para el, siempre ha sido un esfinter lleno de semen... No tardó mucho en hacer lo propio en mi boca, descargando todo su semen dentro de mi boca, apretando mi cara para descargarlo directamente en mi garganta... Tragué casi todo aunque una tos me hizo expulsar un chorro... que con la lengua limpié bien... primero la polla de Luis y después la de mi jefe...
- Gracias Jefe - le dijo sonriendo lasciva Así terminamos, sentados espatarrados los 3 en el sofa y saboreando un último whisky... Hice una copia de la cinta y se la entregué a Javier... Estoy segura que la relación Jefe - Secretaria sería más provechosa a partir de ahora.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!