Categorías
Relatos porno de Filial
Filial
Sucios y dulces asuntos de familia

Hola amigos, me llamo Sole y soy una mujer casada de 37 años, que vivo en una localidad levantina a orillas del Mediterráneo, de donde soy natural. Pertenezco a una familia acomodada y respetada en la comarca, ya que a los ojos del mundo damos una apariencia de normalidad, procurando desde siempre que nuestras bajas pasiones no sean del dominio público, para ello nuestras relaciones con el entorno social son de pura afabilidad y ...
Leer relato erótico >

Filial
Mi dulce tia

Estaba feliz con la beca que la universidad me había conseguido en la Argentina. Además de poder conocer el gran país del sur por primera vez, tenía la oportunidad de realizar una pasantía sobre medicina clínica en un conocido hospital. Alistadas mis pocas valijas, ropa y textos de estudiante, llegué a instalarme en la casa de una hermana de papá - la tía Clotilde - que vivía en el barrio de Caseros, en la provincia de Buenos Aires. Hasta ...
Leer relato erótico >

Filial
Filmando a escondidas

Todo comenzó cuando mi padre nos regaló a mí y a mi hermana, una cámara filmadora. Era muy moderna, pequeña y con control remoto. De inmediato se me vino a la mente utilizarla para hacer algunas travesuras con ella, como grabar a la criada o algo así. Sin embargo, en el baño no había ningún lugar donde esconderla, a si que mis planes fueron frustrados. En ese tiempo yo tenía 16 años y pasaba todo el día pensando en sexo. Mi hermana ...
Leer relato erótico >

Filial
Mi tia, una fantasia

Para comenzar con esta pequeña historia es bueno comentar que no soy un super hombre, ni que la tengo gigante, que soy super atlético, musculoso y fibroso, soy un hombre normal que trabajar y regularmente practica algún deporte. Mi tía la otra protagonista de esta historia es una mujer de 53 años, flaca, bastante linda de cara pero que tiene un no se que, que a mi me vuelve loco. Y también debo aclarar que esta historia no será como muchas dela ...
Leer relato erótico >

Filial
Una tia de pelicula

Cuando escuché que esa noche llegaban mis tíos, me emocioné. Vería a mi tía. Ella era una mujer absolutamente madura, de 48 años, muy bien conservados, y se notaba que lo pasaba muy bien con mi tío, el hermano de mi mamá. Es más, siempre en las conversaciones que escuchaba de mis padres, ellos comentaban que bien se veía mi tía, y que se notaba que su marido la mantenía bien. Mis padres se reían, dando a entender en su doble sentido, que el ...
Leer relato erótico >

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!