Categorías

Relatos Eróticos

Filial

Con la hija y la madre

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Un día en el pueblo de Gregorio Aznares me encontraba yo en una casa de una mujer de unos 30 35 años de edad viuda y con una hija llamada Virginia de 17 años.

Yo soy plomero y me encontraba ese día arreglando las tuberías del baño; eso de las 3 de la tarde Virginia sale a la playa por una hora. Asta ahí todo bien, la cosa se empezó a complicar cuando la madre de una forma amable me invito a comer ya que yo estaba sin almorzar aun. Acepto con emoción debido al hambre que tenia. En eso va a su cuarto y se demora un rato al volver dice sentirse molesta por una picazón cual no podía rascar ya que no llegaba y me pide a mí si no le podía rascar la espalda.

Fui me puse detrás de ella y le empiezo a rascar la espalda; luego va al cuarto de ella y pega un grito de dolor diciendo que le había vuelto la picazón pero más fuerte. Ella desesperada me pide que baya a rascarle la espalda. Haya iba yo a rascarle la espalda; cuando le empiezo a rascar la espalda ella da vuelta el brazo y me indica donde es que le picaba y en eso ella se desabrocha un botón de su vestido. Ella de forma picara me dice me sigue rascando yo entendiendo su juego le desabrocho 3 o 4 botones cayendo así su vestido a suelo quedando completamente desnuda.

A todo esto yo empiezo a cojerla por un largo rato. A la media hora no me había dado cuenta de la hora que era y yo seguía cojiendola con todo el placer del mundo. A los momentos la suelto un poco y ella se pone en cuatro cosa de que yo le empiece a meter mi pija por el culo.

No nos dimos cuenta y mientras yo la cojia, entro Virginia sin hacer ruido y ve lo que le estoy haciendo por la puerta la cual habíamos dejado abierta. Ella tontamente en un momento mueve una mesa lo que nos alerta de su presencia.

- Oh hija - le dice la madre

La madre le decía que ya era hora de que dejaran el pasado y empezaran a vivir otra vida y además que ella había cosas que aun no sabia de la vida.

Ella le pregunta que cosas era la que no sabia. En ese momento me levanto y mientras iba yendo hacia el baño miro hacia atrás y veo las nalgas de ella. Voy hacia ella sin que se diera cuenta y por detrás le cincho el short. Ella rápidamente se da vuelta y yo le meto mi mano por dentro de su bombacha y la corro su bombacha para tocarla con mi pija. La miro y le digo que tengo ganas de cojerla; la madre mirándome me dijo que le enseñara todo.

La agarro de la cintura y la llevo hacia una punta de la cama la cama era de patas cilíndricas y con un tapón encima con la cabeza de forma a una media esfera. Le rompo la bombacha y le meto mi pija con toda mi fuerza, ella desesperada grita del dolor y del placer. Después agarre de sus nalgas y se las separe un poco luego la levante y la senté en la pata de la cama.

Estaba loca, poco a poco sus pezones empezaron a quedar duros y se le notaban bien en esa maya mojada, estaba totalmente fuera de control le gustaba empila sentir mi pija por su concha y la pata de la cama entre medio de sus nalgas. Eso de las 5 de la tarde llegaron mis ayudantes Nicolás Hernandez y William Rijo quienes estaban trabajando en otro lugar y nos encontraron a los tres desnudos. Yo les digo que vengan, William va y sigue cojiendose a la madre de Virginia y Nicolás y yo le seguíamos enseñando a Virginia la acostamos en la cama y Nicolás le metía y le sacaba la pija de la concha; yo mientras puse mis nalgas sobre sus tetas y hice que Virginia me fuera chupando la pija, aquello era hermoso los dos cojiendonos a Virginia haciéndola gritar del placer.

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!

Los relatos eróticos más leídos

 

¿Quieres publicar tu relato erótico?

 

¡SEXO FASHION!

Webs Amigas

Relatos eroticos