Categorías

Relatos Eróticos

Filial

EL REGRESO

Publicado por CAMILA el 05/06/2014

Hola amigos, soy Camila con una nueva confesión. Si leyeron mis relatos anteriores se darán cuenta que soy adicta a la zoofilia y el sexo anal desde chica. Si bien mis relatos no van en orden cronológico pero verán en cada uno como fui paso a paso probando de todo un poco.

Hoy les quiero contar como fue mi vuelta a la casa de mis abuelos después que María quedó embarazada y se descubrió “casi” todo lo que hacíamos con nuestros primos.

Era por el año 2000, el verano anterior no fuimos a la casa de mis abuelos por lo que les describí anteriormente.

Mi familia fué una de las últimas en llegar, por lo que ya estaban las familias de David y Lorena. Por lo que tambien me encontre con Miguel y por su puesto a mi primo Mario, quien seguia tan apuesto y disponible como siempre.

Todos nos saludamos afectuosamente pero debíamos retomar nuevamente la confianza de nuestros mayores. Por otro lado habia mucho que charlar, solo los ví el año pasado para mi fiesta de 15 años.

Lorena conto que ya pasaron como 6 novios en este lapso, David se dedico mas al deporte ya que casi no tuvo contacto con Lorena y solo conoció a una chica con la que logro coger.

Me preguntaron a mí y les dije que intenté ponerme de novia pero los chicos con los que estuve solo querían sexo por lo lindo de mi cuerpo. les conte las 2 experiencias con chicos de mi edad que tuve y oculté (y lo sigo haciendo) mis aventuras con mi perro y mi vecino que son eran mis principales amantes hasta entonces.

Como nuestras familias relacionaron nuestras intimidades a los grupos por edades que habia en la familia, a mis padres no les molesto cuando les dije que acompañaria a Mario a la finca llamada rastrojo. Pero al final fuimos varios: Miguel, Lorena y David tambien con los que nos encontramos 3 horas despues ya que ellos fueron primero a buscar unos insumos y llevarlos a la finca.

En cuanto llegamos con Mario nos pusimos a alimentar a los animales y ordenar un poco el establo. Los fines de semana, por indicaciones de mi abuelo no trabajaba ningún peon, se encargaban de las cosas la misma familia.

Pasaron como 1 hora y media y mientras charlamos logramos terminar con nuestra tarea. Inmediatamente Mario me tomo de la mano y me llevo al estanque donde me mostro como lo renovaron tambien para poder bañarse tranquilos. Como estabamos transpirados por la labor, Mario me invito a bañarnos, me dijo: no te preocupes, si viene alguien lo vamos a notar desde lejos por el camino antes que ingrese a la finca, que de todos modos el larga y se demora en llegar acá.

Simplemente me sonreí y comenzamos a desnudarnos. Mi primo seguía tan atractivo como siempre, me observo y me dijo que era impresionante lo que habia crecido, que habia mejorado mucho mi figura, continuó alabando mi cuerpo cuando me tomo entre sus brazos y directamente me besó profundamente. Me permitió abrazarlo mientras acariciaba mi trasero. comencé a sentir su miembro endurecerce sobre mi estomago, a lo que baje una de mis manos y comencé a acariciarlo.

me coloque de rodillas frente a él y le mostre lo que habia aprendido en este tiempo. Si bien no podía hacer caber mucho en mi boca por su tamaño, se lo chupé de tal manera que en unos segundos estuvo firme como un mastil.

Hizo que me levantara y me llevo al establo, de una baulera saco una manta y la coloco sobre unos fardos de pasto, me indico que me arrodillara y empezó a besar mi concha y mi culo, yo ya estaba bien mojada, el introducia sus dedos en mi concha sacando mis jugos y los introducía en mi ano. Me dijo que quería recordar lo que pasamos asi que se incorporó y me la ensartó de una sola estocada; fué fantastico sentir como te habria ese mastil. Luego empezó a darme con mucha fuerza, sentia como sus testículos golpeaban mi clítoris, cada vez la metia más adentro y con mas fuerza, mi cuerpo comenzó a contraerse de la excitación hasta que no pude contenerme y acabé. El se dió cuenta de la situación por lo que aumento su ritmo dandome una de las mejores acabadas que tube. Luego saco su miembro perfectamente lubricado y lo empezó a meter en mi trasero. Al notar poca resistencia y mis gemidos de placer, se acomodó bien detras mio y empezo a bombear con locura, yo baje mi cabeza apoyandola en la base y así parar mejor mi culo logrando que entre toda su tranca. Empezó a gemir, me dió como 5 estocadas violentas y bien profundas quedandose quieto, yo sentía como su semen me llenaba las tripas. Nos quedamos un buen rato en esa posición, saco su verga y se fué a lavarsela dejandome en esa posición, y aún caliente; tenia energías para un polvo mas. Lo fuí a buscar al baño y me metí, el estaba acomodando sus pantalones, directamente lo traje de nuevo al lugar donde cogimos, lo hice sentar y nuevamente se la mamé para que reaccionara, creo que lo hago muy bien por que no demoró mucho en estar en forma. Me incorporé y me introduje su tranca de una sola estocada por mi vagina, le pedí que me chupara los pesones, cosa que hizo fantasticamente mientras pellizcaba mi trasero.

Ahora la violenta era yo, me la metia con fuerza, movia mis caderas logrando que esa hermosura entrara completamente y una vez que se la lubriqué bien, puse su glande en mi agujero dilatado introduciendo todo su miembro en una sola estocada. comencé un mete saca furioso, quería sentir que mi oyo bien abierto y lleno de leche. EStaba a punto de explotar cuando mi primos se para comnigo en brazos y comenzamos a movernos en simultáneo clabando toda su tranca hasta el fondo acabando ambos al mismo tiempo. Nos recostamos sobre la manta y nos besamos. Cuando saco su tranca me dejo esa hermosa sencación de tener el culo lleno y bien abierto sin que tus piernas funcionen.

Al rato nos incorporamos y cuando salimos del establo pudimos observar a la distancia que llegaban nuestros primos a la finca. Pero esa es otra historia.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!