Categorías

Relatos Eróticos

Filial

El comentario de mi amigo, mi cuñada - Parte II

Publicado por Josue el 25/12/2015

Les describo a Lilia mi cuñada. (Mide 160cm, sus medidas son 93, 75, 110. De tez blanca y ojo café claro, su cabello es castaño oscuro, pero ella se lo pinta de rubio, realiza bastante ejercicio y por eso se mantiene en forma).
A la mañana siguiente me desperté como si nada hubiese ocurrido, hice mis actividades rutinarias.
Y cuando fui al desayunador, no vi rastros de mi hermano José, por lo que disponía a beber un vaso de jugo, cando veo entrar a bajar las escaleras a mi cuñada Lilia, llevaba un mini camisón, que le dejaba lucir muy bien sus piernas, sus tetas y ese culo que me trae loco.
Salí de la casa hacia la preparatoria y como a los 10 minutos, cuando iba en el transporte vibro mi celular, me llego un mensaje multimedia de parte de Lilia, lo que vi me sorprendió y me puse muy nervioso, era una foto de ella en tanga con un texto que decía “ya se fue tu hermano, ven y hazme tuya, que tenemos toda la tarde”, mi cuerpo me temblaba, no supe que hacer que llegue a la escuela, tenía una incertidumbre y a la vez morbo. Así que opte por quedarme en la escuela y hacer como si nada hubiera pasado, mientras yo seguía conservando la foto.
De camino a casa pensaba en las palabras de Ernesto y en el mensaje de mi cuñada Lilia, miles de interrogantes viajaban sobre mí.
Cuando llegue a casa, mire a Lilia, ella lucía un pants acoderado y una blusa escotadísima, la salude y ella actuó como si nada. Platicamos sin tocar el tema del mensaje por algunos minutos, pero en eso llego mi hermano José, llego sin ganas de nada y sin mirarnos se retiró a su recamara.
Lilia y yo seguíamos platicando de mis ex novias, de mis aventuras y llego el momento que le pregunte si ella había vivido alguna aventura, a lo que ella de inmediato dijo que “NO”.
Le pregunte -si a ella le gustaría vivir una experiencia- y nuevamente dijo que “NO”, a lo que de inmediato -le dije- que entonces porque me había mandado el mensaje multimedia, se quedó pensando y me dijo -¿Cuál mensaje?- saque mi celular y le mostré, Lilia se puso muy roja y me dijo que se había equivocado que la perdonara, que la confusión fue porque yo me llamo Josué y mi hermano José.
Sin decir nada nos retiramos ambos a nuestras habitaciones.
El día siguiente era sábado, por lo que la rutina cambiaba.
Me levante un poco más tarde, busque a Lilia por la casa y mire que no se encontraba, al estar desayunando se me ocurrió meterme a su habitación y mirar toda su ropa interior, así lo hice, abrí todos los cajones hasta encontrar el que buscaba, mire unas 300 tangas, de distintos modelos, colores y encajes. Al abrir el closet mire que ropa había, la verdad ropa muy sexy, pero un vestido azul muy, pero muy cortito, lo contemple por un rato hasta que recordé que probablemente ella llegaba.
Al entrar a mi habitación, buscaba una explicación sobre lo que me pasaba, así que entre a mi computadora y busque “enamorado de mi cuñada” a lo que me arrojo a páginas de relatos filiales. Con un poco de miedo comencé a leer los relatos, de todo tipo, sin saber qué hacer, salí a caminar y ahí me encontré a mi cuñada, llevaba un pantalón blanco con una blusa roja, la verdad se veía bien buena, al saber que iba sola me regrese con ella y en ese momento me propuse cogérmela, no sé porque, pero me propuse chingarme ese forro de vieja.
La empecé a tratar con toda caballerosidad durante ese día, le ayudaba a cargar a mi sobrino, le abría las puertas, la acompañaba a todos lados, ella me lo agradecía con una sonrisa pícara. En ese sábado se acabó el encanto cuando llego mi hermano.
El día Domingo mi hermano nos invitó a comer a la Marquesa, en lo personal no me agradaba salir los Domingos, pero el hecho de saber que iba a ir mi cuñada, me motivaba, saber cómo se iba a vestir me crecía el morbo, la Marquesa es un lugar donde hace mucho frio, pero ella se sabe vestir sexy para toda ocasión, por lo que llevaba una botas con plataforma, un pantalón de mezclilla ajustado y una chamarra muy abultada, pero con el hecho de admirar ese culo me motivaba a estar donde ella estuviese.
Mi estancia en ese lugar fue muy aburrida, mientras que mi hermano se podía una buena borrachera, mi cuñada convivía con unas amistades que encontraron por allá.
De regreso a casa me toco manejar, mi hermano dormía en el asiento trasero y mi cuñada venia como copiloto. Motivo por el cual me venía imaginando como seria si fuéramos pareja y me diera ese culo. Así que opte nuevamente por cogérmela llegando a casa.
Al llegar a casa, subí a mi hermano a su recamara, estaba perdidamente dormido, mi cuñada se veía agotada -me dijo- que se retiraba a dormir-a lo que conteste -que si podía hablar con ella- se quitó la chamarra y me dejo ver su escotada blusa.
Le comente -¿qué has pensado de vivir una experiencia?
Lilia –Nada, no hay quien me guste
Yo - ¿aquí estoy yo?
Lilia -No bobo, tu eres mi cuñado
Yo –pero también soy hombre
Lilia –pues si eres hombre demuéstralo.
La jale hacia mí y la bese, ella me lo correspondió, fue un beso francés largo, al separarnos nos miramos por algunos segundo y nos dimos otro beso, pero en este beso comencé a tocar su cuerpo, a lo que ella reacciono diciendo –No hagas eso, tu hermano tiene mucho tiempo que no me toca y no respondo- esa palabras me motivaron más, que seguí tocando ese divino cuerpo.
En ese instante desabroche su pantalón, lo baje hasta las rodillas, y ahí pude admirar ese señor culo, cubierto por una tanga de hilo dental negro, mi verga reacciono rápidamente. A lo que Lilia me dijo que no se podía, que le daba miedo y que mi hermano podría despertar que mañana habláramos.
Se subió lo pantalones y corrió hacia su habitación, yo me fui a la mía, con la emoción de lo que había ocurrido. Me metí al internet para leer algunos relatos. Así que como a las 2am de Lunes le mande un mensaje de texto a su celular diciéndole que si podíamos hablar, luego luego me contesto q donde nos veíamos, le conteste que en la cocina, me fui para allá y ella tampoco tardo, iba con una bata de dormir blanca.
Al verla le dije -esto no se podía así- a lo ella me dijo -¿y entonces?, nuevamente la bese y la acaricie, al meter mis manos a su bata sentí que estaba desnuda, así que me fui a su panocha, estaba depilada y eso me puso al 1000, por lo que se vio mi bulto y Lilia me dijo- tú ya tocaste ahora me toca a mi, me bajo la pijama y ambos no podíamos creer lo que veíamos, mi verga esta como nunca, se veía más grande, casi morada, fue una sensación que nunca había tenido, por su parte Lilia la miro y me dijo –yo quería hacértela más cansada, pero no puedo contenerme- se agacho ante mí, me escupió la verga, comenzó a chupar, lo hacía muy bien, durante la chupada me miraba a los ojos, era tanto morbo que me corrí en su cara, Lilia metió mi verga otra vez a su boca y me la chupo otro poco.
Yo seguía tan caliente, pero arriba se escucharon ruidos, Lilia se sacó mi verga de la boca y la beso, se paró rápido, agarro una servilleta y se limpió la cara. Comenzamos a dialogar en voz baja y me dijo –esto nadie lo puede saber, al rato hablamos como le vamos a hacer-
Me fui a mi habitación bien feliz, esperando que ya amaneciera para probar ese rico culo.


Si quieren que cuente que paso en los siguientes días….… dejen sus comentarios…….

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!