Categorías

Relatos Eróticos

Filial

Mi Madre es follada con doble penetración - Parte 2

Publicado por RockStar el 25/11/2014

Parte II Relato Madre se folla con doble penetración Fusagasuga Colombia – Incesto.

Teresa me tenia excitado, y por cosas de la excitación se me olvido que Enrique llegaría en dos horas, decidí flirtear con ella en el Sofá de la sala, me acerque y con dulzura de labios tome su mano y la lleve a los míos, luego acerque mi boca a su boca y procedí a besarla al punto que su mano la puse en mi polla, sobre el pantalón, llevando mi mano a uno de sus senos y agarrándolo, ella trenzo su lengua con la mía, y en cuestión de un breve tiempo, inicio con movimientos suaves en mi polla sobre el pantalón, me recline sobre ella, y comencé a acariciarle los dos senos, y besándola, luego lentamente me desabotone primero la camisa y la hice a un lado, luego me la quite quedando con mi dorso sin cobertura de prendas, ella me abrazo la espalda y el cuello, y luego decidí desabotonarle su pantalón y pasar a subirle lentamente su blusa, hasta quitársela, le bese sus senos y le saque uno sobre la copa del sostén, la mire a los ojos y ella me respondió con la mirada que siguiera y le lamí un pezón, uno a uno, lamí tantas veces y luego le chupe el pezón que le saque el otro e hice lo mismo, le dije quítate el sostén y ella se levanto llevo sus manos atrás y lo desabrocho, le dije tiramelo a la cara mamacita, ella Teresa me sonrió y lo hizo con ternura, estando allí chupándole las tetas, le dije ¿quieres ver mi verga? ella me dijo ¡si muéstramela¡, y le dije ¡para ello primero voy a quitarte las botas, luego el pantalón y con mi boca te bajare tus pantis antes de que veas mi verga, estas dispuesta a eso!, y Teresa me respondió con un ¡Si!, y así lo hice, le levante de la cintura y procedí a quitarle el pantalón, luego con mis dientes lentamente le bajaba sus pantis hasta quitárselos por completo, observando su cuerpo tan bello como una diosa de la mitología griega como Afrodita la cual la iba a bañar en leche en mi leche, y me quite mis pantalones y le dije a ella ¡sácame el pene que esta atento a colarse en tu boca tan pronto lo saques de su lugar¡, ella inmediatamente lo saco y waoo me miro con ojos tan abiertos como de igual de abierto como le iba a dejar su culo, me dijo ¡que haces con tu pene que esta inmenso!, ¡como un hombre lo desarrolla así de grande¡, y me dijo ¡el del mi Hijo Enrique es mas pequeño que el tuyo¡, yo le respondí ¡he pasado años con ejercicios para el crecimiento y vea pues es todo tuyo este manjar de verga que te voy a dar, amor¡, y lo llevo a su boca, engulléndolo, hay en la sala, sobre el sofá, ella me succionaba el pene, tan intenso, le indicaba a ella ¡recórreme con tu lengua todo el tallo y cuando llegues a la punta desaparécela en tu boca¡ y luego hasta el fondo de tu garganta, quieres verga de tamaño familiar, pues cométela con tu boca, mi Teresa!, ella excitada con sus pezones duros como piedra por la excitación, le agarraba sus senos, sus tetas, le follaba su boca, culeándome su boca hasta el fondo, y luego la cambie de posición, la acosté sobre el sofá y me puse encima de ella con mi pene solamente en su boca y donde podía meter, insertarle mis dedos en su vagina, y agarrarle, masajearle sus tetas, sus senos, platos exquisitos del sexo, luego le dije ¡mastúrbate, quiero verte masturbar mientras chupas mi polla¡, ella respondió de inmediato masturbándose y soltando gemidos tan placenteros con mi pene y mis manos en sus senos en su rostro, en cada segmento de su piel.

Cambie de posición y decidí chuparle su almeja, su clítoris, su vagina, y su ano, la abrí sus labios vaginales y clave mi lengua en su vagina, succionándole y chupando su almeja, su cuca, su coño, ella, se agitaba y gemía con placer, se hincaba, levantaba sus caderas, hasta que se vino en su primer orgasmo producto de mi buen sexo oral, se contorsiono, sus ojos se cerraron, y su boca abrió tan abierta como si quisiera recibir dos vergas en su boca, le dije ¡quieres verga! y me dijo ¡si, métemela!, ¡culeame Andrés!, Ella Teresa con la música de su sonido gutural de orgasmo, su lubricidad, su humedad, su goteo, le dije ¡dímelo quieres culear con Enrique! Y me respondió ¡Si quiero!, le dije dime mamacita, ¡follame Enrique! Y ella me repitió, diciéndome ¡Follame Enrique!, entonces, tome un lubricante y le lubrique el culo, diciéndole con vulgaridad sexual ¡ahora mi perrita te voy a lubricar el Culo!, ¡y mientras te chupo la vagina te doy lubricación en tu ano y te masturbo tu culo!, la jale y le puse un cojín debajo de sus caderas inicie el sexo oral nuevamente con ella mientras lubricaba su culo hermoso y lentamente hundía mis dedos en el culo bello de Teresa, iniciando dedo por dedo, hasta que desaparecían mis dos dedos en el interior de su culo lubricado, al pasar de los minutos, Ella Teresa, levanta sus caderas, y con sonidos intensos y nuevamente agitada en su respiración, tiene un segundo orgasmo esta vez mas duradero que el otro, sus músculos se tensaron, sus senos, nalgas se endurecieron, y su vagina salio un lubricante que lubrico su ano, y lo hizo mas deleitable, me dijo con voz entrecortada “No lo saques”, tenia mis dos dedos en el interior de su culo, y mi boca succionando su vagina, su coño, me decía “Dame”, “Dame”, le dije, ¡dime, Enrique métemelo en el Culo! Y ella me repitió lo mismo, le dije “Dime, Enrique culeame el culo con Andrés! Y ella Teresa con voz entre cortada por el orgasmo que le estaba aconteciendo me repetía.

Luego, me levante y tome un condón por aquello de evitar un embarazo el cual evitaba en las mujeres que me follaba tanto grandes como pequeñas, siempre lo hago con condón cuando voy a penetrar coños, vaginas, cucas; la puse en forma de V y le dije ¡levanta la cabeza Teresa, y observa mi enorme pene como se hunde en tu vagina!, ello levanto la cabeza y observo como centímetro a centímetro mi verga se hundía y luego con un mete y saca inicie a follarla, mi pene se hundía en la vagina, la penetraba, y le decía ¡que se siente ser follada por Andrés!, y me dijo ¡rico papi, hay si, culeame, métemelo, follame, soy tu perrita!, los golpeteos de mi pelvis hasta el fondo y la posición le permitían hundírselo por casi por completo, puesto que había algo en su profundida que no permitía que se hundiera ya que me sobraban como dos centímetros de verga, sentía como la punta de mi pene tocaba sus paredes vaginales su cuello uterino, dos centímetros de mi verga no alcanzaba para que estuviera por completo dentro de la vagina de ella, pero bueno eso no importaba, realmente no importaba, porque ya había superado la expectativa, ya que llevaba ya dos orgasmos y estaba dispuesta Teresa así como estaba fallándola, culeandola por mas, verga. La levante de la silla y la puse sobre mis caderas y sosteniéndola en el aire con sus piernas en mis brazos y la folle de forma aérea, luego la lleve contra la pared y hay mismo le di verga, hasta que mis piernas se cansaron, la lleve al comedor y la puse de espaldas y la penetre mientras jugaba con su ano hundiéndole y bordeándoselo con mis dedos; luego la puse en 4 y comencé a darle verga me recogí las pelotas y dejaba que solo el tallo de mi verga se hundiera en su vagina, estaba tan concentrado cuando sin darme de cuenta Enrique había entrado en la casa y estaba espiándonos desde la puerta, luego tome a Teresa y la puse en cima mió y le dije ¡tienes varios agujeros esperando por verga, tu boca debería tener en este momento la verga de Enrique¡ y ella me dijo ¡si papi¡, y le dije, ¡voy a llamar a Enrique para que te folle y ponga su verga en tu boca!, ella no dijo nada, ella quedo en silencio, le dije abre tu boca y chupame el dedo como si fuera la verga de Enrique, que te la esta metiendo ya!, entonces ella abrió su boca y comenzó a chupar mi dedo, mientras la culeaba le dije ¡quieres que Enrique meta su pene en tu Boca!, y ella me dijo ¡Si¡ y le dije ya mismo ella Teresa me dijo ¡Si, papi, ya!, entonces, yo “Andrés” había visto a Enrique que entro al cuarto a la habitación, la curiosidad del muchacho y la faena de sexo lo habían excitado y con una de mis manos le dije que se quitara la ropa, ya Enrique había oído como su Madre, su Progenitora lo deseaba, pero Teresa no se había dado de cuenta, entonces, sin sacarle mi pene le dije cierra los ojos y la voltee y le dije abre las piernas ella cerro sus ojos, abrió sus piernas en V, y a Enrique, con mi mano le hice una señal que se subiera a la cama y le colocara su pene en la vagina de su madre, pero antes le señale que se pusiera un condón de los que estaban en la caja y que habían caído al piso durante las embestidas que le daba a su Madre Teresa, y con la misma señal mientras follaba a Teresa, le hice que silencio, para que fuera una sorpresa cuando sintiera los tamaños de verga en el coño Teresa se daría de cuenta que hay otro hombre que la esta culeando.

Efectivamente, Enrique rompió una caja de condones, se lo puso, se subió a la cama, me miro como con temor y un poco de recelo, ya que iba a follar a su madre Teresa, a su Mama en sano juicio, sin tragos en la cabeza, sin vino, en completa naturalidad y estado normal de razón y conciencia, pero el deseo al sexo, la lujuria, la lascivia, es incontrolable y delicioso entre un Hombre y una Mujer, uffff, fantástico; le dije mantén tus ojitos cerrados y disfruta de la verga, goza de un pene que te culea, Teresa¡, Enrique le saque el pene y de inmediato Enrique que estaba listo, la enfundo en la vagina de su Madre Teresa, señalándole a Enrique que guardara silencio hasta que su madre se diera de cuenta, mientras tanto me senté al frente en una silla desnudo a observarlo, esperando colocar mi verga en el culo de Teresa. De esa forma se completo el Incesto entre hijo y madre, razón que ella Teresa, sintió la diferencia del tamaño del pene, abrió sus ojos y sorpresa encontró a su Hijo Enrique que la Follaba, Enrique la estaba culeando. Ella levanto su mirada y le dijo a Enrique y ¡Andrés!, entonces Enrique le respondió ¡hay esta mama, y los dos te vamos a coger muy rico hoy!; el golpeteo de las guevas de Enrique en el coño de su madre se escuchaban hasta el fondo de la habitación, entonces Teresa, comenzó a gemir, y a levantar sus caderas y emitía sonidos de lascivia, y le dijo Enrique ¡Follame y no lo saques Hijo!, ¡Culeame!, ¡Enrique ohhh, ohh, dame verga,! Y de esta forma se vino en su tercer orgasmo y vaya el trabajo se lo debe a Mi (Andrés) que le di verga para entregársela en el pináculo de un tercer orgasmo para Enrique el hijo de Teresa.

Luego le dije ¡Teresa, no has terminado aun, y te voy a follar el culo, pero por turnos, primero Yo “Andrés” y luego Enrique!, ¡así que ven para acá!, ¡que estas para culear y hasta que te follemos todos los agujeros no hay descanso, estamos es culeando, mamacita!. Entonces la tome después de unos segundos de reposo de su tercer orgasmo y la puse boca abajo, y le dije a Enrique, mira y aprende, procedí a colocar lubricante en el culo de Teresa, y ya con su culo dilatado, le dije a ella “Levanta el culo, híncate pero con el culo levantado y tu cabeza sobre la almohada”, y ella Teresa, de forma inmediata lo hizo, levanto su culo y apoyo su cabeza en la almohada, coloque mi glande, en el centro de su culo, en la entrada de su ano, y fui introduciéndolo hasta que en su ano, le cupo primero con suavidad y lubricación la mitad de mi pene, y con el ejercicio de entrar y sacar fue ingresando hasta la totalidad cuando todo el tallo de mi verga desapareció quedando solo las bolas por fuera de su culo, Teresa comenzó a Gemir como una loba en celo, y le decía a Enrique ¡mira como el culo de Teresa tiene hambre de verga!, embestida tras embestida, le daba por el culo a Teresa y Enrique desde cerca contemplaba diciéndolo a su mama ¡Te gusta mama que Andrés te de por el Culo con su verga!, ella respondía ¡si me gusta¡, luego la voltee y la puse encima mió permitiéndole a Enrique observar con mas detenimiento como el Culo de Teresa, su madre se comía toda la verga en esa posición y su rostro y gemidos eran de deseo, lascivia y gusto por tener esa verga enterrada en aquel culo. Luego cambie con Enrique quien enterró su pene en el dilatado agujero anal de Teresa, y comenzó a follarla, en cada embestida que le daba la Madre de Enrique lo disfrutaba, hasta que colocándola Enrique encima suyo, procedí (Andrés) a colocar mi Pene en la entrada vaginal con otro condón, y a penetrarla con doble penetración, en la posición de boca arriba, luego de espaldas, luego la tome ahorcadas en el aire y Enrique de pie le penetraba el Culo a su Madre mientras yo le penetraba simultáneamente la vagina, cuando comenzó a gemir, y a tensar su culo, Enrique le dijo ¡Mama, estas apretando mi verga con tu culo!, y yo le respondí, ¡dale Enrique como yo le estoy dando, Teresa quiere pene!, Teresa decía ¡no lo saquen déjalo adentro ahhh, ahh, que rico me follan, si dame, dame, pártanmen¡ y comenzó su vagina a gotear mi pene estaba tan mojado de los fluidos de Teresa que sentía una sensación tan exquisita con el orgasmos de Teresa, como Enrique, que ya no se contuvo inundándole con su semen el culo de Teresa, pero este no se derramo ya que quedo atrapado en el Condón, lleve a Teresa a la Cama, y allí le retire mi Pene, erecto masturbándome sobre su cara y colocando mi pene en su boca hasta que allí toda mi leche salio, diciéndole a Teresa ¡Bebe, toda mi leche, mi bebe, toma todo mi semen, aliméntate, mi perrita!, Teresa, succiono mi pene y sin saltarlo paso toda mi leche, hasta el fondo de su sistema orgánico, alimentándose con ella, y estando ya flácido me dijo ¡Ahhh, amor, yo quería mas de tu leche¡, entonces Enrique le respondió ¡Mama, todavía tenemos mas, Andrés y Yo todavía tenemos mas, solo que hoy te la comiste toda!.

Descansamos por media hora, hablando los tres en la cama, de muchas cosas sin tocar el tema del Incesto, pero bueno, ya poco después nos bañamos y como a eso de las 07:00 pm (19:00) salimos a comer y los acompañe hasta su casa, hasta la casa de Teresa y su hijo Enrique, donde después de un largo beso en la puerta me despedí de Ella y de un apretón de manos para Enrique. He continuado con el sexo con Teresa, incluso en Trío con su Hijo Enrique, Teresa y Yo (Andrés), y el incesto entre ellos continua allí en Fusagasuga – Colombia, en algunas jornadas decidimos entre Enrique y Yo (Andrés) Darle un solo tipo de sexo, algunas veces unas largas cogidas anales (Por el culo a Teresa), otras veces unas largas cogidas vaginales, otras Orales, y un sin numero de cosas porque esta a nuestra disposición Teresa a quien le encanta todo lo que le hacemos y su Incesto.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!