Categorías

Relatos Eróticos

Filial

Mi tia mariana

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Esta vez les voy a narrar como le hice para que por fin me pudiera coger a mi tía Mariana, pues tiene 34 años y no ha tenido sexo de ningún tipo y yo le enseñé los 3 tipos que hay.

Bueno yo ya no necesito describirme pues en el relato pasado lo hice pero a esta tía si la voy a describir, ella no es bonita de cara ni tampoco fea, más bien es muy carismática o eso aparenta su cara, no es muy delgada, yo diría que es llenita con un poco de pancita y unas tetas que están grandes (sin irse mucho a los extremos) y muy sabrosas para que te quedes un buen rato como niño chiquito chupándole los pezones grandes y color café que tiene en la punta de esas enormes tetas. Sus piernas son lo peor que tiene pues parece que nunca les ha dado el sol y además están muy flacas pero ni modo, su culo tampoco es grande pero si se defiende un poco. Bueno así es mi tía espero que les guste este relato y es 100% real, así que para que ya no los esté aburriendo pasemos a los hechos de ese día que todavía parece que lo estoy viviendo en estos momentos.

Todo empezó cuando fuimos a correr al cerrito de los Remedios ubicado en Cholula yo dije corriera todo lo que pudiera y que no le importara que le dolieran las piernas que yo le iba a dar un masaje y con eso quedaría satisfecha. Entonces nos pusimos a correr cerca de una hora y me dijo que ya no podía más, que ya le dolían mucho las piernas y yo le contesté que si que ya nos fuéramos y me dijo que a qué hora le iba a dar el masaje y le contesté que una parte aquí y la otra en la casa y empecé a sobarle los gemelos para después los muslos, ahí le dije que estaba muy tensa que debía relajarse más, entonces seguí sobando más arriba y abriéndole las piernas y muchas veces rozaba mi mano con su chocho, me di cuenta que su respiración se empezaba a agitar y le dije que nos fuéramos para la casa para que se bañara y allá le daba la otra parte del masaje, me dijo que si y nos fuimos.

Cuando llegamos a la casa de mi abuela nos dimos cuenta de que no había nadie, le dije que se fuera a bañar y que no se vistiera que sólo se secara y se saliera con la toalla puesta para que le pudiera dar bien el masaje a todo su cuerpo para que descansara y al día siguiente no despertara tan cansada y así lo hizo. Yo salí a comprar aceite de bebé para poder frotar bien mis manos en su cuerpo y cuando regresé no escuché ningún ruido por lo que fui al baño y como vi que estaba entreabierto, pasé para mear y ahí estaba mi tía bañándose yo me quedé pasmado al ver su cuerpo, pues le tenía muchas ganas a ella pero mejor me salí y empecé a hacer un plan para poder cogérmela.

Cuando salió de bañarse llevaba 2 toallas una la llevaba en la cabeza y la otra enredada en el cuerpo como yo le había dicho. Después le dije que se acostara boca abajo y que se quedara con la toalla sobrepuesta para que pudiera moverla bien cuando estuviera dándole masaje. Mariana se acostó y yo me fui a lavarme las manos para poder empezar, regresé y vi que ella se había dormido ya, pues el cansancio que tenía era muy grande, yo empecé el masaje con sus pies para seguir con la pantorrilla, ahí estuve un buen rato hasta que empecé a ver como se relajaban todos sus músculos y mi tía también se empezaba a relajar, entonces subí más la toalla a la altura de sus nalgas y desde atrás se podía ver su chocho lleno de pelos pues no le gusta tenerlo rasurado, yo seguí dándole su masaje pero ahora en sus cuadriceps (la parte de arriba de la rodilla) y después de algún tiempo ella empezó a hacer un ruido como si fueran gemidos lo que me hizo pensar que se estaba excitando, por lo que cambié de ritmo para que ahora si se excitara de verdad, esto consistía en un masaje circular de modo que mi mano siempre pasara a rozar su chocho y después de algún tiempo me di cuenta que su chocho estaba palpitando mucho por lo me atreví a sobarlo un poco y sentí como estaba muy caliente, como todavía no sabía si ya estaba totalmente excitada, yo seguí con mi masaje para que estuviera bien excitada y descansada para lo que venía.

Empecé a masajearle la espalda y los brazos y de vez en cuando le sobaba su chocho para se siguiera excitando ya había pasado como ¾ de hora cuando me decidí a despertarla y le dije que se diera la vuelta por que me faltaba. Ella todavía no bien despierta se dio la vuelta sin darse cuenta que la toalla se le había caído por completo y cuando se acomodó se quedó otra vez dormida. En ese momento me puse a darle un masaje rápido en las piernas para que se las pudiera abrir y tener una visión de su chocho más perfecta y más bonita ya que le había abierto de piernas, me dediqué a masajearle sus brazos, pero también rápido (era rápido por que así es ese masaje, no por que ya necesitara terminar) ya que había terminado el masaje le dije a mi tía que había terminado, pero como no me respondió entonces me dije que era hora de cobrar y cuando pensé eso inmediatamente me fui a darle una buena mamada a su chocho peludo, cuando estaba en eso Mariana se despertó y me dijo que qué hacía y le dije que solo se dejara llevar pero ella dijo que no y se sentó y me dijo que no se podía que éramos tía y sobrino, yo le respondí que no tenía nada de malo y así estuvimos discutiendo un rato hasta que le dije que ella lo estaba disfrutando tanto como yo, así que por que no terminar.

Poco a poco fue cediendo y además como me senté a su lado y estaba diciéndole lo buena que estaba y sobándole una teta, en un impulso me metí esa teta a la boca y mi tía ya no dijo nada y empezó a gemir despacio, entonces empecé a cambiarme de una teta a otra hasta que me dirigí a su chocho y se lo empecé a mamar y a jugar con su rojo y grade clítoris que ya se asomaba, mi tía después de un rato empezó tener contracciones avisándome que iba a tener un orgasmo y justo en ese momento le metí un dedo en el ano y su orgasmo fue brutal y largo el cual la dejó casi sin aire yo seguía dilatando su ano y me dijo que quería que la penetrara, la puse de 4 patas y empecé a penetrarla. Mari me dijo que despacio que era virgen, entonces se la fui metiendo muy despacio hasta llegar a su himen me detuve un poco a que se le pasara el dolor que le provocaba pues su vagina era muy estrecha y cuando me dijo que estaba lista de un empujón se la clave hasta el fondo, ella dio un grito de dolor y nos quedamos así un rato hasta que se le fue quitando y empecé con el mete-saca tradicional un rato, pues tuvo otro orgasmo y le volví a meter un dedo en el ano y se volvió a alargar ese orgasmo ya estaba cansada, pero quería más, así que cambiamos de posición y ahora yo estaba boca arriba y ella cabalgándome y dándome la espalda, yo la seguía preparando para penetrarla por el ano, le dije que se diera la vuelta que quería ver como le brincaban las tetas y además quería saborearlas, ella obedeció y se dio la vuelta, pero sin sacarse la verga de adentro, y así estuvimos un rato yo chapándole y mordiéndole los pezones hasta que tuvo otro orgasmo, le dije que se diera la vuelta y ella obedeció y seguí metiendosela por la vagina hasta que vi que ya estaba bien dilatado su ano, entonces se la saqué y se la puse en la entrada se su ano y cuando sintió que empezaba a hacer presión se movió y me dijo que no, que creía que le iba a doler mucho y yo le dije que no, que lo iba a ver, que se pusiera como estaba y otra vez volví a dilatarle el ano y cuando le iba entrando la cabeza pujó mucho y dijo que le dolía, le dije que era normal, pero que en ratito más ya no, así que con la cabeza adentro de su ano me esperé a que su esfínter se acostumbrara para seguir cuando se había preparado, ella me dijo que se la metiera más que ya le estaba gustando, así que despacio le metí como la mitad y me esperé y en esos momentos tuvo otro orgasmo, lo cual me ayudó para que con esos mismos jugos le lubricara el ano y cuando ella me dijo que ya estaba lista de un solo empujón se la metí hasta adentro, ella gritó de dolor, pero en poco tiempo se convirtió en gritos de placer y la estive bombeando un rato hasta que yo terminé llenándole las entrañas de semen, ella volvió a tener otro orgasmo casi al mismo tiempo los dos.

Después de un ratito cuando se me volvió a parar la agarré y se la volví a meter por el ano un rato hasta que le dije que quería terminar en su boca y me dijo que nunca había mamado una verga y yo le contesté que no importaba pues no faltaba mucho para que terminara, entonces se puso a mamármela un rato y decidí hacer un 69 y después de un rato explotamos casi al mismo tiempo, yo devorando todos sus jugos que eran muy exquisitos y ella también.

Después de eso me dijo que estaba muy satisfecha y ya estaba de nuevo cansada que parecía que había vuelto a correr lo doble y que quería ya descansar, y se acostó y se quedó dormida y como sabía que mis abuelos iban a llegar abrí todas las ventanas un rato y eché desodorante para casa para que no sospecharan nada. Después de cerrar las ventanas me fui a mi casa a bañarme y dormir pues yo también estaba exhausto.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!