Categorías

Relatos Eróticos

Filial

Viaje en familia

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola amigos de Marqueze, mi nombre es Fernando y tengo 23 años, soy moreno claro, delgado, ojos cafés, me mantengo en forma yendo al gimnasio y mi verga no es tan grande como cuentan en algunos de sus relatos pues mide 15 cm., soy de México y como siempre lo sus relatos por eso me animé a contarles uno. Esta experiencia la tuve hace como 2 años, cuando me fui de vacaciones con mi novia Tania y mis tíos a las playas de Cancún, fueron las vacaciones más agotadoras y divertidas que he tenido, les contaré.
Llegamos a un hotel a la orilla del mar, un lugar muy tranquilo y relajante. La familia de mi tío Rodrigo, su esposa Karla y su hija, que se llama Jenny; ella tenía en ese entonces 17 años, es rubia, como de 1.65 de estatura, de ojos color miel, unos pechos no muy grandes pero firmes con unos pezoncitos rosados, unas piernas duras y bien torneadas que terminan en un culote sabroso; tiene unas nalgas duras, bien paraditas y grandes, así como me gustan, ya que estudia ballet desde pequeña, además, creo que es de familia porque al igual que mi tía tiene el culo muy grande, ellas saben que tienen un buen culo porque les gusta usar pantalones de mezclilla y lycra bien ajustados, además siempre se puede apreciar las tangas de hilo dental que se les meten en sus culos. Mi tía, que con sus 40 años sigue estando bien buena, sus senos son grandes, y se conservan más o menos firmes por que va mucho al gimnasio y su culito es grande y respingón. Mi novia, es de mi misma estatura, 1.70, y ella es clara de color, pelo castaño, ojos cafés, senos algo pequeños, pero bien ricos, una cintura pequeña que acaba con un buen culo grande y firme. Bueno, íbamos a estar una semana allí así que teníamos muchas cosas por hacer, y yo muchas “COSAS” que ver…jejejeje.
En un cuarto estuvieron mis tíos y en el de al lado mi novia, mi prima y yo. Imagínense que espectáculo me iba a dar teniendo a esos dos culotes conmigo en el cuarto. Mi prima, al saber que iba a estar en el mismo cuarto que nosotros comenzó a hacer bromas de que no nos preocupáramos porque ella estuviera ahí; ya que nos iba a dejar hacer nuestras “cositas” en paz sin interrumpirnos, a lo que las risas no hicieron falta en ese momento y mi novia se apenó un poco pero luego entró en confianza y se le pasó.
Nos cambiamos y nos dirigimos todos a la playa, eran como a las 10 de la mañana y había buen tiempo. Las tres mujeres llevaban unos shorts y unos tops bien pegaditos, al acomodarnos en la arena, se quitaron el short y el top, y vimos que llevaban un traje de 2 piezas en colores claros, cuando las vimos mi tío y yo, nos quedamos con la boca abierta; y casi me da un infarto cuando las 3 se dieron las vuelta y nos dijeron ¿Cómo nos vemos chicos?.....que espectáculo, las tres traían una tanga muy pequeña que se les metía quien sabe hasta donde y que les hacía lucir ese par de nalgas grandes y apetecibles, yo me calenté demasiado y gracias a que traía un short amplio pude más o menos disimular mi tremenda erección, la cual notó mi novia, y al pasar al lado de mi y sin que nadie lo notara me acarició la verga diciendo: Qué grande la tienes mi amor…..al rato te la voy a bajar. Mi tío me dijo con una sonrisa:- somos la envidia de muchos hombres aquí…jajajaja-, a lo que yo le respondí afirmativamente. Mi tío le dijo a mi tía que fueran al bar por unas bebidas, pero ella dijo que quería ir a tomar el sol, y él le insistía para ir al bar, ella se enojó con él y se fue a meter al mar, mi tío se dio la media vuelta y fue para el bar. Nos sacamos de onda, y nos quedamos callados, mi prima nos dijo que era normal porque han tenido muchos problemas últimamente, por eso habían querido venir de vacaciones unos días, para eliminar el estrés y las tensiones. Luego de ese penoso incidente nos dispusimos a ir al mar.

Mi prima iba delante de nosotros mientras yo iba contemplando como se meneaban sus nalgotas, ese culo me comenzaba a poner más caliente de lo que estaba. Al igual iba notando como las miradas de los hombres que estaban cerca se iban detrás de esos culotes enormes y sabrosos. Mi novia se quedó a tomar el sol mientras que mi prima y yo decidimos entrar al agua, nos fuimos alejando poco a poco, ya que el agua no era muy profunda, yo me sentía en la gloria contemplando ese tremendo culo cada vez que se zambullía; veía como la pequeña tela de la tanga se metía entre ese par de nalgotas, mi verga comenzaba a crecer otra vez, y de vez en cuando me acercaba detrás de ella y la abrazaba, haciendo que mi verga rozara con sus nalgas, le hacía cosquillas y así nos poníamos a echar relajo, ella, no se si a propósito, pero me rozó la verga con su mano como 3 ó 4 veces, y además me echaba unas sonrisas y miradas pícaras cada vez que me rozaba. Luego, decidimos regresar a la orilla, donde se encontraba mi novia tumbada boca abajo asoleándose, mi prima se recostó como a 3 metros de ella. Cuando llegué me dijo mi novia: - ¿me pones bronceador mi amor?, -claro, le dije.

Entonces comencé a pasarle el bronceador por su espalda y fui bajando a sus piernas poco a poco, mi prima estaba a un lado, también boca a bajo luciendo su espléndido culo. El ver a ese par de culos delante de mi, ya me estaba volviendo loco, me quería hacer una buena paja allí mismo, comenzaba a masajearle las piernas a mi novia mientras iba subiendo poco a poco hasta sus nalgas. El ponerle bronceador a sus nalgas no me fue problema porque el hilo de atrás de la tanga desaparecía entre esos dos pedazotes de carne.. ¡¡Ohhh…que espectáculo me estaba dando¡¡. Me acerqué a mi novia y le dije al oído,: - esta noche te voy a meter hasta los huevos mamacita, me tienes bien caliente desde que llegamos-, y ella solo se echó a reír y me dijo: -Yo también tengo ganas de que me metas tu vergota cariño-.. Por otra parte, mi prima nos miraba disimuladamente, como haciendo caso omiso de lo que pasaba, pero apenas terminé con mi novia, mi prima me dijo: - oye primito, ¿me pones a mi también?-, y yo no lo pensé dos veces y le dije: - con gusto mi reina-.

Mi novia se estaba comenzando a dormir, pues su respiración estaba muy tranquila después del masaje que le di, además no se iba a dar cuenta de lo que pasaba porque su cara daba hacia otro lado, eso sin mencionar que yo era su primo y no habría ningún problema. Mi prima se acomodó boca abajo y se soltó el top por detrás dejándolo caer a los lados, lo cual me permitía ver parte de sus ricas tetas. Comencé a ponerle crema y me ponía algo nervioso porque no podía dejar de mirar ese espléndido culote que tiene, se veía tan firme, pero con una piel suave y tersa adornada con pequeños vellitos dorados. Le puse crema en los brazos, hombros, espalda; bajando lentamente, y luego me pasé hasta las piernas. Entonces ella me dijo:- Ponme también en mi trasero, si no….mi bronceado no va a estar uniforme. Le dijo,-OK-, y me puse a masajear lentamente esas ricas y duras nalgotas que tiene. Me tomé todo el tiempo del mundo contemplando, acariciando y apretando esos pedazos de carne; al estarle poniendo crema a sus nalgas, ella lo estaba disfrutando, porque emitía pequeños suspiros de placer, entonces le apretaba las nalgas y se las jalaba hacia arriba separándoselas, y pude notar que su tanga no le cubría del todo su conchita, ya que puede apreciar una parte de sus labios vaginales, los tenía bien rasurados al igual que su culito, mi verga ya no daba más, se quería salir de mi short, sentía que me iba a salir el chorro de leche en cualquier momento, y fue entonces cuando lo dije: ya terminé corazón, ahora vengo, voy por unas bebidas porque hace mucho calor, y me fui rápidamente hacia los sanitarios del hotel, allí me hice una buena paja que casi al instante me salieron los chorros de semen de una forma brutal, que hasta manché fuera del inodoro por la fuerza en que salieron.

Luego regresé trayendo unos refrescos para ellas dos y luego de despertar a mi novia para que no le haga mal tanto sol, comenzamos a platicar los tres muy a gusto un buen rato. Eran como las 2:30 de la tarde y en eso llegó mi tía, estaba mojada porque acababa de salir del agua, su bikini transparentaba un poco haciendo que se note su concha, la cual traía depilada a los lados, y en medio una delgada fila de vello que se alcanzaba distinguir a través de la tela, además con el cabello mojado se veía muy atractiva. Ella se puso a platicar también con nosotros. Como a los 10 minutos llegó mi tío con unas cervezas para nosotros cinco; dijo que estaba viendo el fútbol con unos nuevos amigos que había echo en el bar. Mi tía le pidió a mi tío que la acompañase a su cuarto a cambiarse, pero mi tío dijo que prefería quedarse a tomar el sol, en eso mi tía ya muy enojada le dijo: -Siempre es lo mismo contigo Rodrigo, prefieres quedarte a ver a las mujeres que pasan por aquí o visitar un bar, en vez de acompañar a tu mujer, eres un desconsiderado, quería estar cada momento contigo durante este viaje pero ya veo que estamos comenzando mal. Y yo, para calmar un poco la situación le dije a mi tía: - si quieres voy contigo tía, porque voy a buscar más bronceador y una toalla,-, no te preocupes tío, yo voy con ella.

-Gracias Fer, dijo mi tía. Nos dirigimos al lobby del hotel, y yo no dejaba de mirar de reojo su culo, por ratos me atrasaba para estar detrás de ella y ver como se meneaban esas nalgotas. Mi tía me tomó del brazo al entrar al lobby y me dijo: -gracias por venir cariño, te queremos mucho , y me dio un beso casi rozando mis labios. En eso pude notar que a un lado estaban sentados tres chicos que no quitaban su mirada del culo de mi tía, y comentaban en voz baja entre ellos que estaba bien buena y que yo tenía suerte de tener una mujer tan sabrosa. En eso sonó mi celular; era un mensaje diciéndonos que mi tío y las otras se iban a ir a una plaza comercial llamada Plaza la Isla; la cual estaba a menos de un kilómetro de allí, le dije a mi tía y apenas recibimos las llaves de las habitaciones nos dirigimos al ascensor, entonces mi tía me preguntó: -¿crees que soy fea?, -¿crees que todavía le puedo gustar a un hombre?, y le dije:- No se a que viene esa pregunta, pero ¡claro tía¡, con todo respeto quiero decirte que estas bien buena todavía, es más, los tres chicos que estaban allí sentados creyeron que eras mi pareja y estaban diciendo que yo tenía mucha suerte por tener a una mujer tan guapa y con un buen trasero.
-¿En serio Fer? (ella se echó a reír), entonces no entiendo como es que a tu tío no le llamo la atención, ya ni siquiera me dice que le gusto. Y le dije: -mira tía, usted sabe que a veces el trabajo y las presiones, la monotonía y la falta de comunicación afectan nuestras relaciones familiares, y eso se tiene que arreglar con la ayuda de ambos. (En eso entramos a su habitación, y se paró frente a un espejo de cuerpo completo mirándose en el), en eso me di cuenta de que las lágrimas cayeron por sus mejillas y ya no aguantó más y se soltó a llorar y me dijo: - a lo mejor tu tío ya tiene otra mujer y más joven y linda que yo. No se me ocurrió más que darle la vuelta, abrazarla y decirle: -no te preocupes, no es eso, se que él no te engaña, todo va a salir bien, mi tío te ama; solo tómense su tiempo para arreglar las cosas. Entonces le di un beso lentamente en su mejilla; cerca de su oreja, y noté que ella se estremeció y me abrazó más fuerte, diciéndome: -gracias por estar aquí; gracias por hacerme sentir bien, me gustaría que tu tío fuera así como tú, antes lo era, tan atento, romántico, apasionado.

- Y le volví a dar otro beso más cerca de su oreja, entonces ella comenzó a acariciarme la espalda lentamente mientras yo le hacía lo mismo y le decía muchas cosas para hacerla sentir bien. En eso, me voy dando cuenta de que en el espejo se podía apreciar su tremendo culo en todo su esplendor, entonces mi verga comenzó a crecer y ella lo pudo notar, porque sus caricias las hacía cada vez más firmes, y su respiración la notaba más acelerada. Yo seguía hablándole casi al oído y dándole besos en el cuello poco a poco, y como estaba ya bien excitado me animé y me pegué más a ella, y ella se pegó más a mi. Ella volteó su cara quedando muy cerca de la mía y me dijo: -¿crees que una mujer de mi edad todavía puede excitar a un hombre?, ya no aguanté más y me pegué más a ella dejándole sentir la dureza de mi verga; dejándole sentir que ella me había puesto así, y le dije: -tía, tan solo tenerte entre mis brazos y mirarte con este diminuto bikini me has puesto así-y le tomé su mano y la llevé hasta mi verga, ella comenzó a acariciarla y me dijo: - que dura se te ha puesto sobrino, ahora te la voy a bajar-, entonces se agachó, me bajó el short y se metió toda mi verga en su boca, se la tragó todita. Yo solamente cerré los ojos y disfrutaba de ese momento, luego ella sintió que ya estaba a punto de venirme y paró, la puse de pie y le dije que se volteara, se puso de espaldas y me agaché quedando frente a ese enorme y delicioso culo. Al fin pude contemplar, apretar y lamer ese rico trasero. Comencé a acariciarlo mientras le decía que su culo me volvía loco y que me excitaba mucho. Ella, al escuchar estas palabras, se empinó más poniéndome su culo en pompa y me dijo:-¿te gustan mucho las nalgotas de tu tía corazón?-,….y en eso se pegó unas sonoras nalgadas….- ¿te gusta mi culo?, - siii tía.

-Pues haz con el lo que tú quieras mi amor-, entonces comencé a besarlo y a darle mordiditas sintiendo su dureza y a la vez suave piel, luego separé sus nalgas y pude ver al fin ese rico ano de color café, se veía pequeño y apretadito, entonces le metí mi lengua y comencé a pasársela en círculos; ella comenzó a gemir cada vez más y pude notar que ya estaba bien mojada, se le salían los jugos de su vagina. Luego le metí un dedo en su ano y comencé el mete y saca en él, ella estaba como loca y ya no aguantaba más y me dijo….-méteme la verga que ya no aguanto más, rómpeme el culo, está apretadito y quiero que lo sientas. Agarré mi verga, le puse saliva y de un solo golpe se la metí en su ano, y comenzamos a movernos frenéticamente, con una mano aprovechaba masajear su clítoris que estaba bien duro, comenzamos a gemir como locos sin importarnos las habitaciones de al lado. Ya no aguanté más; le dije que me venía, y me vine en su ano, luego ella lo sintió y también tuvo un tremendo orgasmo en ese momento, no podíamos creer lo que había pasado, me dijo que la disculpara por lo sucedido, aunque lo disfrutó mucho, yo le dije que no se preocupara, que había sido algo especial y que sería nuestro secreto, ella me abrazó y me dijo gracias amor, eres muy comprensible, y rápidamente nos fuimos a bañar y nos dirigimos a Plaza la Isla. Espero les hay gustado la primera parte de la historia, luego les cuento lo demás.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!