Categorías

Relatos Eróticos

Flechazos

Historia de amor carnal

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

La chiqui esta vez viene con una historia llena de amor, quien leyó los relatos que escribí el año pasado saben que mis historia son pura pasión y lujuria, esta vez es diferente.
A Marco lo conocí en una de esas paginas donde se hacen amigos por la web, leí su perfil y de verdad me gusto mucho además que pertenecía a mi mismo estado, pero no coincidíamos en la misma ciudad, de inmediato le escribí, le conté de mi, y le envié mi perfil, mi sorpresa fue cuando al día siguiente me conecto y consigo que marco me había respondido el mensaje, fue un mail tan agradable que desde el mismo instante que lo empecé a leer comencé a reír, en pocas líneas me contó su vida, pero todo la hacia de forma graciosa, es mas me parecía que en vez de estar leyendo el estuviese allí conmigo hablándome. De esa forma seguimos en contacto, después ya era vía mensajes de texto por medio del celular, así pasábamos horas, creo que era la primera vez que me pasaba algo así, aun no conocía a esa persona y ya me sentía completamente enamorada de el, era algo tan bello lo que yo sentía que no creo que se pueda describir, el también me decía que sentía algo extraño por mi y que no comprendía porque, ya que no me conocía.
Lo cierto es que así duramos meses, a pesar que solo estábamos a 45 minutos de distancia teníamos miedo de aquel encuentro, nuestros contactos eran solamente vía telefónica, mensajes de textos y por Internet, no pasábamos un día sin saber el uno del otro, teníamos meses de conocernos, el me decía que el día que me viese me iba a secuestrar que el estaba convencido de que yo era la mujer de su vida, que me iba a comer a besos y no se cuantas cosas.
Lo cierto es que llego el día tan esperado, una tarde me llamo y me dijo "voy saliendo para allá", yo creí que me moría, la voz se me quebró todo, pero así nos pusimos de acuerdo para encontrarnos. Quedamos en vernos después de las 4 de la tarde, el es militar y tenia que esperar terminar con su trabajo para poder salir. Llego el momento del encuentro, fue mas frió de lo que pensaba, solo nos dijimos hola y nos quedamos uno frente al otro, nos fuimos a un café a tomarnos algo y allí hablamos mucho, pero nunca de nosotros, pasaron horas y no paso un segundo en el que yo no sintiese que me iba a morir, no había duda amaba a ese hombre. Minutos antes de irse me dijo que no se iba sin antes decirme que a el no le quedaba duda de lo que sentía por mi, que una cosa es el Internet y otra hablarse personalmente y que me quería. Nos besamos, creo que tenia años que no sentía un beso así (desde la época que era la novia del hombre que después fue mi esposo), un beso lleno de amor, cariño, pasión, un beso sutil, suave, tierno.
Justo a la semana lo volví a ver, volvió a venir, fue un día antes de defender mi anteproyecto de tesis, yo andaba loca con ese asunto, encuadernando el trabajo, haciendo unas diapositivas, estudiando, pero cuando me llamo y me dijo " estoy aquí, te quiero ver" me deshice, se me olvido todo lo que debía hacer, el me ayudo a terminar las diapositivas y de allí salimos a encuadernar el proyecto, fuimos a comer, todo esto como unos noviecitos enamoradísimos, salimos de comer y nos sentamos en una plaza a conversar, me dijo que de verdad quería secuestrarme, que me fuera con el. Después de mucho hablar se le hizo tarde para irse y yo empecé a besarle su orejita a hacerle cariñito, el me dijo que no siguiera, que no era justo, además que teníamos mucha gente alrededor, fue allí donde decidimos estar solos nosotros dos, buscamos un hotel donde el se pudiese quedar hasta el dia siguiente que se fuese a trabajar y donde yo pudiese estar con el un rato.
Legamos al hotel, entramos a la habitación, la verdad que sentía mucha pena(quienes leyeron mis historias conocen mi vida sexual, mis experiencias de todo tipo, no comprendía por que la pena con el, seria por que lo amaba), allí me abrazo, le dije que sentía pena y el me dijo que me quedara tranquila, me beso. Dios mío quisiera algún día volver a sentir un amor así como ese, unos besos así de calidos. nos fuimos desvistiendo de apoco, antes quise bañarme y cuando salí del baño titiritando de frió el me abrazo con la sabana y me llevo a la cama, estando allí se metió debajo de la sabana también, me besaba mucho, no dejaba de hacerlo y de decirme que me amaba, con sus manos recorría mi cuerpo, con mucha delicadeza, yo diría que hasta con pena, luego toco mi concha, la acaricio y dirigió su pena hasta a ella, les juro que aun no había entrado, lo único que hice fue sentirlo cundo tuve mi primer orgasmo, hasta ese momento no me había dado cuenta de lo excitada que estaba, me sentía en un momento sublime. Puedo decir que marco no es un hombre que tenga un gran físico, ni un gran cuerpo, considero normal el tamaño de su pene, ni grande ni pequeño, su forma de hacer el amor era muy tradicional, eso si tenia un aguante único. Ese día después que introdujo su pene el sobre mi estuvimos un rato en esa posición, luego cambiamos, yo quede sobre el, trate de esmerarme de hacerlo sentir bien, primero le cabalgaba lento, con mucha suavidad y en otros aumentaba mi ritmo y le daba con mucha rapidez y fuerza, mientras el acariciaba mis pechos, al rato me volteaba y le daba la espalda y de esa forma lo cabalgaba mientras me acariciaba mis nalgas y espalda, así dimos y dimos vuelta por toda la cama, cada vez que tenia un orgasmo para mi era mas rico, mas tierno y mejor que el anterior, luego de un rato el por fin acabo, lleno toda mi barriguita con su lechita, allí quedamos en la cama tendidos y abrazaditos, perdí la cuenta de las beses que me dijo que me quería y que me amaba, esa solo fue la primera vez de muchas otras y les confieso algo, yo he tenido muy buenas experiencias, como les he contado hacer el amor con dos hombres es lo máximo, para mi lo mas excitante, tríos, hombres, mujeres, en fin, amantes perfectos, pero ninguno como marco, a pesar de todo nunca he conocido con nadie momentos tan divinos, eso si se llama hacer el amor, era lo delicado y sublime de cada encuentro.
Ese hombre todavía esta en lo mas profundo de mi corazón, no puedo contener mía lagrimas al recordarlo, lamentablemente nuestro idilio se acabo, por el cambie mi vida de lujuria que llevaba, pero lamentablemente nada es eterno, sin embargo les puedo decir que no pierdo las esperanzas de volverlo a tener a mi lado. TE QUIERO

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!