Categorías

Relatos Eróticos

Flechazos

Sexo en el baño de un bar

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Es bueno tener un lugar donde poder hacer confesiones y sin que nadie sepa quién las cuenta...

Este un relato de una infidelidad que nadie sabe, hasta la fecha.

Yo vivo en Guadalajara, pero no soy de aquí, hace unos meses que emigré de mi país para venir acá. Una noche salí con mi novia a uno de los bares que hay en Guadalajara a tomar unos tragos. Fuimos con una amiga de ella y el novio de esta última.

Empezamos a tomar, en una noche de barra libre, todo lo que podías tomar por una cantidad que ya habíamos pagado. Al pasar de la noche, ya estábamos algo felices y con varias copas de más. En la mesa del lado, había una chica que me había estado mirando de manera coqueta y yo, pues disimuladamente le correspondía las miradas.

Como eso de la medianoche, me dirigí al baño. Y cuando iba saliendo, del baño de mujeres salió la chica que me estaba mirando toda la noche. Nuestras miradas se cruzaron cuando menos lo sentimos, y de repente se acercó a mí y me dijo:

"Hola, ahora es mi cumpleaños y estoy celebrándolo", yo le respondí:

"¿Te puedo dar un abrazo de cumpleaños?"

Accedió e inmediatamente se lo di. Antes de separarnos, le pregunté atrevidamente:

"¿Te puedo dar un beso de felicitaciones?"

Y no me contestó, solamente me dio un empujón hacia el baño de hombres y nos metimos a uno de los módulos dentro del baño. Inmediatamente me dio una besuqueada de los dioses, nos besamos juntando nuestras lenguas de manera salvaje y profunda.

Cuando hacíamos eso, empezó a bajarme el cierre de mi pantalón y yo desabotonaba su blusa. Al caer esas dos de nuestras prendas, le subí la falda, y le quité la tanguita que llevaba puesta. Yo tenía guardado un condón en mi pantalón y de inmediato lo saqué y le dije que me lo pusiera.

Ella lo abrió y se lo puso en la boca, y con la boca me lo puso en mi pene que está bien parado ¡y bien duro!

Empezó a masturbarme con la boca, mientras yo gemía de placer. Rápidamente ella se subió en mi verga parada, y se la metí con fuerza dentro de su vagina que estaba muy mojada, empezamos a tener sexo de manera rápida, con el miedo que alguien abriera la puerta.

Ella estaba roja de excitación y yo sentía que me corría. Cambiamos de posición y empecé a cogérmela de perrito, de torito. Se podía escuchar mis huevos golpear su delicioso trasero...

Ella gritó:

"...Ahhhhhh me voy, me voy , me voy..." y después de decir eso, sentí sus jugos correrse por mis testículos.

Me salí y dejé que ella empezara a succionar mi verga que estaba por reventar, pero me quitó el condón que tenía puesto. Me agarró el pito con su mano y me masturbó con la boca en la cabeza...

Empecé a sentir como mi semen se preparaba a salir, y cuando menos sentí, le dije: "¡¡¡Me voy!!!". Sin sacarse el `pene de su boca, derramé todo mi semen dentro de ella, y se lo tragó todito...

Justo después de terminar nuestro salvaje encuentro, nos limpiamos, nos vestimos y me dijo: "mucho gusto, me llamo Paola.."

Salimos del baño y habían dos tipos esperando que saliéramos y sólo se rieron al vernos salir. Regresamos a nuestros puestos y después de esa noche, no nos volvimos a ver jamás...

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!