Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Como si fuera la primera vez

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola mi nombre es Sergio, soy de México y me gusta mucho esta página, los relatos me parecen muy buenos, y me animé a contar el mío, así que ponganse cómodos y lean con atención, ya que así pasaron las cosas...


Todo empezó desde hace ya 3 años, cuando conocí a uno de mis mejores amigos, se llama Jorge. Al principio no me gustaba del todo, ya que era muy flacucho y la verdad siempre lo vi como mi amigo optimista y muy sonriente. Despues de que sufrió un tragico accidente en el casi muere él y toda su familia, comprendí que lo amaba, lo amaba más que a mi propia vida.


Yo siempre he sido muy reservado de mis preferencias y la verdad, creo que fue la primera vez que me enamoré de verdad. Bueno, se acabo el año escolar y seguía la preparatoria, y el me había dicho que no podia pagar una universidad como a la que iba yo, y eso me puso triste, por que sabia que lo veria muy poco, aparte el es muy reservado y no acostumbra decir lo que siente, asi que me preocupaba que no nos volvieramos a ver. Él es muy inteligente, asi que en la graduación, sin que yo lo supiera, le otrogaron una beca del 90% en la universidad a donde yo y mis demas amigos nos ibamos a ir. Casi me muero de la emoción, seguías gritando y aplaudiendo no podía creerlo...


Cuando entramos a la preparatoria, mi amor por él había crecido, y con el fin de que, a lo mejor me correspondiera, lo cite muchas veces en mi casa para hablar de muchas cosas, entre ellas sexo; pero por mas que intentaba, no podia preguntarle, el era muy inocente para su edad. Un día llegó en que al fin le dije, le dije que era bisexual. El no pareció molestarse ni asustarse por ello, solamente me pregunto si estaba seguro de ello, a lo que yo respondi que si. Estaba feliz de haberselo dicho, pero a la vez triste de que él no me correspondió diciendo que él tambien era.


Paso mucho tiempo, caia en depresiones a cada momento, no podia creer que no pudiera ser mio, era lo que yo más deseaba en el mundo. Soñaba noches enteras con sus ojos cafes miel, si piel aperlada, sus manos suaves, su cabello negro con cabellos pelirojos, sus labios, su sonrisa, todo me volvia loco. Llegó un punto en que no quería verlo, por que solo era una tentacion para mi, ya que me habia resignado a verlo solo como amigo para dejar de sufrir. Y por más que quice y tuve otras relaciones amorosas, el amor por el no se iba. Hasta que una noche, tuve en sueño que consideré premunitario. Soñé que él se iba de viaje y que moría en el avión. Luego soñe que el se sentó a mi lado en una cama y me murmuró :"por qué lo ocultas de mí?". Aunque yo estaba dormido, mi corazón dió un brinco, fue tan real, que del susto me desperté. Decidí que tenía que decírselo pronto, o si no moriría con ello.


Había echo la decision, y se la confese a mi mejor amiga, pero ella me hizo reflexionar que tal vez se asustaria y no lo vería jamas, y ´perdería dos cosas: su amor y su amistad. Retrasé el proyecto. Logré olvidarlo unos meses, pero luego volví a amarlo, y me hice una promesa: cuando se acabara el semestre de escuela se lo diría, asi tendría tiempo de pensarlo y si resulta en algo malo, para que el coraje se le pasará.


Lo exámenes finales llegaron, y olvidé mi promesa a mi mismo, me esmeré en salir muy bien. Llegó el día de dar los resultados. AL estar viendo las listas, Jorge se acercó y me dijo que necesitaba hablar conmigo, cosa que consideré rara, ya que él nunca me platicaba nada de su vida personal, siempre fue muy recatado en que decirme de sí mismo. Me condujo por las escaleras, salimos al patio y nos sentamos en un area un poco alejada, sobre el pasto con una hermosa vista a las montañas. Pude haberme emocionado por aquel bello paisaje y el misterio que encerraba este misterioso acontecimiento, pero ya habia fantaseado tanto que no sentí nada diferente.


Nos sentamos y me quede callado, esperando que él hablara. Me miró y luego me dijo: "te acuerdas que me decías que jamás decía lo que sentía?" y luego miró al suelo. Yo empecé a sentir mariposas en el estómago, esto se parecía tanto a las fantasías... "tengo que decirte que me he enamorado" soltó sorpresivamente. Le sonrei y pensé en el hecho de que gran avance hice para que él me contara cosas. "y bien? quien es?" pregunte impaciente... Estaba por abrir la boca cuando llegó Andrea, una chava de menor edad que nosotros y nos saludo. La conversación se cortó y ya no pude retormala cuando se fue ella, ya que vienieron los demás a buscarnos. Jorge pareció no tener la más minima urgencia en decirme que perdí toda esperanza.


Esa noche organizamos una fiestecilla los amigos en casa de mi amiga carolina, quien sabia que perdidamente enamorado estaba de Jorge. La fiesta paso regular,estaba muy aburrida. Jorge llegó por mi denuevo y subimos al cuarto de visitas de la casa y nos dispusimos a platicar. "Estoy enamorado de Marcela, y pienso llegarle" me dijo, al tiempo que senti que el tiempo se paró. "Pienso bajar, tomarla de las manos y besarla... crees que sea lo correcto?" me dijo, retomando el control de la conversación. Yo me sentía destrozado: toda esperanza de que alguna vez fueramos felices juntos se esfumaba. Mi corazón se hacía garras al oir sus palabras. Jorge noto mi expresión de sorpresa y me pregunto que que ocurría. Ese era el momento, era ahora o nunca...


"Si, esos debes hacer" le dije sonriendo, sosteniendo las lágrimas Se levantó para retirarnos cuando lo jale de su sudadera y lo volví a sentar. Me miró y lo miré. EL tenía sus bellos ojos llenos de curiosidad, y los míos llenos de reproche. Tome valor y dije "Perdoname por esto, pero tienes que saberlo..." y me fui acercando a sus labios y lo besé, lo más tiernamente que pude, durante unos segundos, cerre los ojos y el tambien los cerró. Me alejé de él y lo miré. Él me miró sosprendido, se levantó y salió del cuarto muy apresurado. Yo salí corriendo tras él y lo cojí del hombro, lo miré. Estaba llorando de coraje. Me miró y me dijo "no puedo creer que lo hayas hecho... despues de todo el tiempo que traté de negarlo... te odio!"


Yo solo me quede parado y lo deje irse, no sabia como reaccionar. Me retiré tambien a mi casa y me acosté, estaba muy cansado de pensar, solo me quede dormido...
Pasó una semana, era casi navidad y no sabía nada de él aún, no me atrevía a llamarlo por temor a empeorar las cosas. Decidí disponerme a seguir con mi vida sin él. Llegó la nochebuena y yo estaba en la sala esperando a que mi familia terminara de arreglarse. Sonó la puerta y fui a abrir. Él estaba en la puerta, con una gran sonrisa y me saludo de abrazo y me deseo feliz navidad. Pasó a la casa y nos sentamos en la sala. Me dijo que como estaba, que habia hecho, que la fiesta estubo muy padre y sus planes de esta noche. Al parecer decidió olvidarse de todo, pero yo no podía, y en cuanto hubo un primer silencio le pregunté: "no estas enfadado conmigo?" "no, por que devería estarlo?" Lo miré y le dije "por lo que ocurrió en la fiesta, mira no quería molestarte pero yo ya no podia más y ... " Para mi sorpresa me dijo "no se de que hablas, solo vine a desearte una feliz navidad y darte un pequeño regalo que te t! engo, solo que lo deje en el carro, me esperas?" me dijo con una sonrisa radiante. "Claro que si... y Jorge, gracias por ser tan bueno" me sonrió y salió de la casa, yo esperé con ansias para ver que me iba a reglar, ya que jamas me habia reglado nada, a pesar que yo le ragalaba cosas costosas en su cumpleaños. Regresó y mi corazón saltó al oir sus pasos en la casa. Entró a la sala , y para mi sorpresa, llevaba un grandísmo moño en el pectoral derecho. Yo sonrei, no sabiendo de que se trataba. "Parate, andale, no seas webon" y me levanté sin saber que pensar. Se acercó a mi y me dió un cálido beso en los labios, que duró como dos minutos. Yo me sentía en el cielo, no podía creerlo. Depués de estar abrazados un rato, me tomo de las manos y me dijo "tengo que irme, pero no te preocupes, te hablo despues para salir y platicar ok? hay muchas cosas que no sabes!" y se dió la vuelta y se fué.


No recibí su llamada en todas las vacaciones y no me atreví a hablarle, a lo mejor salió de la ciudad. No quería ser muy apresurado. Regresamos a la escuela y nos saludamos igual que siempe. Yo estaba confundido, pero seguí como siempe. Acabaron las clases de la segunda semana y él y yo nos quedamos en el salon arreglando unos libros, y empezamos a habalr como siempre lo haciamos, como si nada de lo anterior hubier pasado. Me sentía raro, pero a la vez comodo.

Bromeabamos, todo igual, totalmente igual, sospeché que en realidad nunca le dije nada, que no pasó nada. Entonces se apresuró ya que el camión se iba a ir pronto, me despedí de él, pero en lugar de eso me abrazó poniendo sus cabeza en mi hombro y yo acaricié su cabello. Se separó de mi y me besó la mejilla y me dijo en una suave voz "me gusta hacer que cada vez sea como si fuera la primera vez" y se voltió, se despidió con el tradicional saludo de chocar las palmas y se fué sonriendo.


Han pasado ya 3 meses de eso, y la verdad no me arrepiento de haberselo dicho. Sabe como cautivarme cada vez. Siempre temo que haya olvidado lo que pasó, o que no haya pasado, pero justo cuando estoy perdiendo la fe, el me toma de la mano y se la pone en su coraxón y me dice "lo que no se ve no quiere decir que no exista. Tu estas aquí desde que te conocí, nunca lo olvides" y nos despedimos como buenos amigos. Creo que jamás podría ser más feliz en una relación. No hemos hecho el amor, pero no lo creo necesario, por que se que me ama como lo ame yo durante tres años...

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!