Categorías

Relatos Eróticos

Gays

De un simple saludo

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Venia yo caminado cuando aparece un joven de aproximadamente de 25 años, venia en sentido contrario y nos veíamos de frente, estamos acercándonos cuando se detiene en una casa y sacas las llaves para abrir la puerta, me ve y me saluda como si nos conociéramos desde hace tiempo, le respondo el saludo igualmente, y me hace pasar a su residencia, el joven no estaba nada mal es contador y hace deporte y estaba inscrito en un gimnasio de levantamiento de pesa y aeróbic, es moreno claro, de una estatura mediana como la mía, y su verga de aproximadamente de 18 cm.

Me invita a una taza de café, y nos ponemos a hablar, mientras hablábamos mi verga se empezó a poner dura mientras miraba su hermosa figura y también viendo que su paquete también crecía, nos miramos a los ojos y sin decir nada nos juntamos y nos empezamos a acariciar nuestros cuerpos, agarrando nuestros paquetes por encima del pantalón, nos besábamos mientras ambos nos estabamos desnudando mutuamente, nos agarramos la verga, ambas vergas estaban que podían traspasar a una roca, yo comienzo a besarle el cuello hasta bajar, me arrodillo a chuparle esa hermosa verga, mientras el se acomodaba en el sofá, y le empiezo a lamer las pelotas, después subo poco a poco besando su hermoso cuerpo hasta que nuestro labios quedaron unidos, él empieza a besarme el cuello y baja por todo el cuerpo hasta llegar a mi verga y de un solo bocado se lo mete todo, empiezo la gemir porque me lo mamaba como los dioses, me introducía la lengua en el agujero de la verga, hasta que no aguante y explote llenado su boca de mi liquido vital.

Me dice que me lo quiere introducir me acomodo en una posición para que pueda facilitar una buena penetración, el me acaricia el trasero con las manos y me empieza a lamer el agujero, el cual siento un escalofrío que me corre por todo el cuerpo, me introduce un dedo y me lleno de placer luego lo saca y siento algo grueso dentro de mi agujero me lo empieza a meter yo grito de placer, hasta que sentí su pelotas pegar de mi trasero, así con un mete y saca duramos y rato hasta que sentí que el empezó a gemir fuertemente y siento un liquido caliente en mi interior, se acostó sobre mi y duramos así por un buen rato, después nos levantamos y fuimos al baño, y nos bañamos juntos, el me empezó a enjabonar eso me calentó y mi vega volvió a ponerse dura el me lo agarra y me lo empieza a mamar de nuevo, y me dice que se lo penetre, se acostó en el suelo boca arriba levantándome las piernas facilitándome ver su agujerito, y medir palabra se lo empece a meter el al principio gritaba de dolor pero luego gemía de placer, y comenzó un mete y saca hasta que eyacule todo mi semen dentro de su culito, nos levantamos, nos terminamos de lavar y luego nos sentamos a hablar lo sucedido, y decíamos que de un simple saludo comenzó un romance entre ambos, estuvimos viéndonos por unos cuantos meses pero el por cuestiones de trabajo tuvo que trasladarse a otra ciudad.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!