Categorías

Relatos Eróticos

Gays

EL AROMA DE PAPA NOEL

Publicado por Raul el 23/07/2010

En diciembre recién pasado y pese a que era el día de Navidad no me pude aguantar la calentura con que andaba y me metí temprano a un cine porno y me senté en la fila de atrás al lado de uno que me pareció que debía tener entre 45 y 55 años que son como a mi me gustan y que era peludo y andaba con barba y un pantalón blanco que hacia que se le notara que tenia su buen paquete y bajé la cabeza para que se diera cuenta que se lo estaba mirando. Entonces el levantó el brazo para que el camino quedara despejado y le sentí ese olor a macho traspirado que me vuelve loco y me dan ganas de chuparle los pelos de los sobacos. Y como me dejó el camino libre que me han dicho le metí mano y le agarre el bulto y se lo sobé un poco y como estábamos en el lado de la fila frente al pasillo le dije que mejor nos sentáramos mas al costado y el estuvo de acuerdo.
Y ahí mismo le trate de abrir el cierre pero como me costaba lo bajó el solo y yo le metí los dedos debajo del slip le agarré la verga y se la saqué afuera. No era un pene muy grande ni tampoco muy chico pero a mi el tamaño no me importa y era mas bien grueso y lo tenía bien duro así que lo pajié un par de veces y me agache para hacerle el mamón y ahí casi me voy de culo porque al acercarme igual como hago siempre lo primero le tomé el olor y estaba bien hediondo con ese olor rico que tiene siempre el miembro de un macho que no se lo ha lavado con esa mezcla de traspiración con restos de orina y como en este caso el jugo que le empieza a salir a la picha de un huevón cuando está caliente y hasta tenía su resto de requesón que no era mucho pero echaba olor fuerte así es que ahí mismo supe que iba a tener un gusto muuyy riiiicooo.
Por eso pensé de inmediato que este era mi regalo de Navidad y le estuve acariciando los huevos un rato y al mismo tiempo tomando el olor delicioso que tenía la verga y me la pase por la cara para que me dejara pegado en la nariz en la cara y en los bigotes ese olor a macho caliente que me calienta mas que cualquier otra cosa y cuando lo mire a la cara y le dije que no se la lavara nunca, se sonrio. Después de a poquitito le empecé a pasar la lengua por el frenillo para irme comiendo y saboreando el quesito blanco amarillento que habia en labreza de la polla que estaba delicioso y después que me lo comi todo se la lamí entera de arriba abajo y entonces me meti en su entrepierna que olia a sudor de macho y le chupé uno a uno los huevos peludos que también estaban con un gusto maravilloso por el sudor acumulado entre los pelos y el empezo a hacer sonidos de gusto y a pedirme que se la mamara asi que al fin me fuí metiendo en mi boca todo este cipote tan tan rico para gozar con el gusto de la verga exquisita de este macho que además tenía el pellejo bien salado. Y ahí estuve mucho rato haciéndole el medio ni que mamón a la tranca de este compadre que gozaba como loco y me repetia una y otra vez que le gustaba mucho como se la mamaba y de repente me preguntaba si me gustaba chupársela y yo le hacía que sí con la cabeza pero sin sacarme la verga de la boca ni por un segundo hasta que en un momento el me dijo que parara un poco por que no quería acabar todavía y entonces me dijo que se notaba que yo había tragado mucho chimbo por que mamaba muy bien y yo le dije lo que todos nosotros sabemos que chupar una verga es el mayor placer que existe y más cuando es una verga que esta con olor y gusto fuerte. Y cuando se lo pregunte me dijo que iba a ese cine por lo menos una vez a la semana porque el siempre andaba caliente. Y mientras hablabamos le abri la camisa y le lami las tetillas y le pedi que levantara los brazos para pasar mi lengua por sus sobacos que tenian ese sabor a macho que me pone mas arrecho que nada y senti como el gozaba mientras yo le chupaba los pelos.
Y después se bajo el pantalón hasta los tobillos, abrio las piernas y me dijo que siguiera con lo que estaba haciendo antes, asi que de inmediato me arrodille a sus pies y me trague entero el pedazo de carne sintiendole el olor fuerte a los pelos pubicos y se lo volví a mamar y mamar hasta que por fin comenzó a decirme que aquí venía y que me lo tragara todo y ahí mismo empezó a acabar y me echó en la boca una enorme cantidad de moco que era espeso, tibio, con una mezcla de ácido y dulce que me llevo al paraiso porque como también todos nosotros sabemos la leche de un macho es siempre exquisita. Y cuando terminó de largar toda su leche que yo me la tragué hasta la última gota me dejó que yo siguiera haciendo lo que yo quisiera con su verga en mi boca asi es que segui disfrutandola con mis labios y mi lengua hasta que se le bajó por completo.
Después volvimos a hablar y cuando le pregunté como era que ese día lo andaba trayendo con ese gusto y ese olor tan rico me dijo que el nunca se lavaba su verga por que se había dado cuenta que a muchos de nosotros que andamos en busca de un pene para mamarlo nos gustaba así y que el había comprobado que los que mejor lo maman son los que de verdad gozan mamando una poya y que el pensaba que si a alguien le gusta algo de verdad le va a gustar con todo lo que eso puede tener como en el caso de su verga que la andaba trayendo siempre con harto de ese olor y ese sabor que solo juntan los machos pa que nosotros se las lavemos bien lavadas así que si a mi me había gustado y iba mas seguido a ese mismo cine se la podía mamar igual que se lo había mamado recién porque a el le había gustado mucho como yo lo hacia y estaria dispuesto a repetir. Y entonces yo senti en mi mano con la que le tenia agarrado su miembro, que se le empezaba a endurecer de nuevo asi es que lo mire a el y le pregunte si podia y el me dijo que por supuesto y con su propia mano me llevo la cabeza hacia su verga.
Así que aunque la Navidad sea una sola vez al año pienso ir todas las semanas a ese cine a buscar mi regalo de Papá Noel.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!