Categorías

Relatos Eróticos

Gays

El cine X del barrio

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Soy un joven muy cachondo y amante de las pollas, de todo tipo: grandes, pequeñas, gigantescas, blancas, negras, moras, etc. Suelo ir a un cine "X" de vez en cuando, sobre todo después de una noche de drogas y alcohol, ya por la mañana y me lo paso muy en grande. Creo que habré chupado alrededor de unas cincuenta pollas en ese cine, también muchos culos peludos, me he vuelto un vicioso de esa actividad, y de tragar semen y meadas.

Me han ocurrido infinidad de actividades, que tal vez os iré contando poco a poco, pero ahora os voy a describir una que en total en un espacio de tal vez hora y media, llegué a chupar diez pollas. De ir por aquel cine hay gentes que se conocen, no se habla mucho pero claro eso no importa demasiado, es cuestión de chupar y lamer.

Al llegar bastante a gusto por cierto después de una noche de juerga, me senté en la fila de siempre, me situé entre dos tíos, lo cierto es que como son los tíos me da exactamente lo mismo, sólo quiero sus pollas, leche y meadas. Pues me coloqué en medio de dos y me fijé que uno era bastante grueso, tenían las pollas fuera, yo hice lo mismo y al poco ya me encontraba chupandósela al que tenía a mi izquierda como a mi me gusta, mientras el gordo me toqueteaba el culo. El de mi izquierda me decía "chupa maricón", etc. y mientras el gordo se levantó y se puso a mi lado. La suya era una polla no muy grande pero bastante gorda y el capullo gigante y brillante, de la izquierda una polla normal. Me dedique a chupar primero una luego la otra hasta que al rato aparecieron dos tíos más, sobre todo uno de ellos con un rabo muy grande, según lo ví deje las dos que tenía cerca y me dediqué a este tercero, mientras el cuarto se tocaba una paja cerca de mi cara. Alternaba entre los cuatro pero a quién mas buscaba era al tercero. Al rato el primero en correrse fue el gordo, al darme cuentra deje la polla que tenía en la boca y me fui a aquella que estaba escupiendo maravilloso nectar lechosa y abri la boca y me la metí en la boca cayendo toda dentro cerré la boca y tragué le dí unos cuántos lengüetazos más y continué con los otros tres, que no tardaron mucho en seguir al misma suerte que el gordo. El segundo fue el pajero que me dio un golpe en la cara para advertir que se corría y que abriera la boca, así lo hice y delicioso nectar. Continue con los otros dos, todo esto en el cine, mientras la gente pasaba hacia las butacas, ellos de pie y yo en cunchillas, luego el que se encontraba sentado a mi izquierda y por último el tercero el de la buena polla que tenía una leche con un buen sabor, me gustoi mucho. Se fueron y yo me quede sentado relamiendo aquel cuarteto de leche. La película seguía y había una tía recibiendo un maravilloso sandwich.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!