Categorías

Relatos Eróticos

Gays

En la oficina de su jefe

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola:


Yo soy un chavo Bi activo, muy aventado por cierto...jajaja


Mido 1.83, Blanco, algo belludo, me han dicho que no estoy mal, y que estoy nalgonsito jajaja.


Soy una persona que disfruta mucho de alguien con buen sentido del humor.


Pero bueno, les voy a contar mi aventura, todo empesó el martes que entré a internet y empesé a chatear en una sala gay...Para ser sincero hace poco me declare Bi oficialmente, y no conosco muchos hombres que me llamen la atención, así que emprendí mi búsqueda por la red.


En el transcurso de la noche, no había nadie que me llamara la atencion y cuando ya me hiba a salir, entró este muchacho...Daron, un pasivo de 1.87, delgado, de tez clara. Empesamos a platicar como si fueramos amigos de hace tiempo, eso me dió confianza y nos dimos los telefonos.


Me dijo que lo dejé con muchas ganas de verme, que si nos podíamos ver a las 8 de la mañana en la estación revolucion del metro, Yo accedí algo dudoso, pero con ganas de tener algo mas que una charla.


Al día siguiente llegué una media hora antes a la estación, calculé mal el tiempo de llegada y mientras lo esperaba, mas nervios me daban de si en verdad era como lo vi en la foto del perfil o si era alguna treta, pero como era un lugar público estaba mas tranquilo por ese lado.


llegó justo a tiempo, no era tanto como me lo imaginaba en persona, pero estaba bien...


El timidamente me dijo, eres tu verdad, y nos presentamos, empesamos a caminar platicando de cualquier tonteria que viniera a nuestras mentes, hasta el lugar donde trabajaba, es un edificio de oficinas algo viejo, pero con seguridad, al principio me dió pena platicar de mis intimidades, pero a los 5 minutos ya le estaba contando hasta de quye era capaz cuando estaba caliente...jajajaja.


A la media hora mientras el esperaba que le trajeran unas muestras de pastelillos, (ahh esque el hace encuestas) bajamos al baño en un elevador bastante reducido. Al instante que se cerró la puerta me besó muy apasionadamente, su lengua es grande y recorrió toda mi boca lentamente mientras que con mis manos recorría su espalda hasta su cintura. Cuando se abrieron las puertas del elevador hicimos que no pasó nada...y nos dirigimos al baño, mientras hacía lo mio, me dijo...Te ayudo???, Y me dio risa, me di cuanta que me estaba tomando la medida.


Faltaban 40 minutos para que llegaran las dichosas muestras, en eso no teniamos un lugar donde platicar agusto sin que sus compañeros de trabajo me comieran con la mirada...


Entonces me dijo que su jefe siempre llega tarde, y yo muy mañosamente le dije que si me mostraba la oficina. Al momento de entrar me percaté de que no hubiera gente o camaras de seguridad, enseguida se me hechó ensima, besaba como si me quisiera arrancar la lengua y los labios,su barba era una sensación a la que no estaba muy acostumbrado, pero me facinó a los pocos minutos. Mientras tanto mis manos y las suyas recorrian nuestros cuerpos, prácticamente le arranque la camiseta y le safé la ebilla del cinturón, mientras el apretaba mi bulto y se me epezaba a parar, yo bajé lentamente su ropa interior y empesé a acarisiarlo, su olor a sudor y adrenalina me ponian a mil. Su armamento era de unos 21cm, delgada y algo curvada. El me la sacó y dijo que la tenía gruesa, y en menos de lo que me di cuenta estaba de rodillas metiendosela a la boca, su boca, su lengua me recorrió cada rincón, como un niño con dulce la saboreaba y me la pajeaba muy lentamente ! ;y me miraba a los ojos viendo que me estaba gustando mas y lo hacía mas repetidamente. Los dos ya estabamos completamente desnudos en el escritorio de su jefe, y me susurró al oido, Te quiero dentro... Y me puso el condón con la boca, era muy bueno con la lengua y la movía muy rapidamente en mi glande, casi haciendo que me viniera en su cara.


El tomó mis 20 cm de equipo, estabamods en una posición en la que me hiba a cabalgar como nadie hasta el momento. Mi glande entro muy lentamente mientras el ponía un cara de dolor y placer que me hizo bajarlo de golpe hasta abajo, el dió un grito que me dió mucha emoción, empesó a subir y a bajar lentamente, despues empesó a hacerlo mas rápidamente ,yo lo pajeaba lentamente esto era nuevo, pero la sensación de peligro y de hacer algo indevido, me hacían capaces de cualquier cosa.


Mientras daba unos sentones tan fuertes que hacían que dudara de la resistencia de mi pelvis, acarisiaba mi pecho y mi vientre, los dos estabamos sudando, Me besaba y yo lo mordía hasta donde la posición me lo permitiera, era un placer incomparable.


Despues de un rato me dijo qu estaba algo cansado que me tocaba hacer ejercisio a mi, jajaja entonces se puso en cuatro encima del escritório y se la deje ir de golpe, lo enbestía como a nadie, estaba mas grande que yo y sabía que hiba a aguantar mi salvajes, lo metia y sacaba muy rápido y depues de unos minutos empesé a hacerlo mas lentamente, besaba su espalda y su nuca, saboreaba su espalda y sus hombros mientras mis manos recorrian su pecho y sus piernas.


Despues sin sacarsela se dió la vuelta para darme la cara, subí sus piernas a mis hombros, y seguimos en el mete y saca freneticamente, los dos estabamos sudando tanto que nos empesabamos a resvalar de el escritorio, pero no importaba, empeso a lamer mi pecho mientras yo mordía su cuello y cualquier parte que alcanzara, lo succionaba al morderlo así que le deje varios moretones jajaja. Ya no pude contenerme y me vine dentro de el. La saqué y el se la pajeó hasta que terminó en la alfombra de la oficina, por suerte para el era de esas que estaban bien manchadas de café y no se notó su mancha...jajaaja. Inmediatamente nos vestimos y salió con su camisa desgarrada. inmediatamente uno de sus compañeros se le asercó y le dijo que se escuchó todo!!!, admito que soy escandaloso, y el forsegeo en el escritorio hacía bastante ruido pero estaba tan cachondo que no me importó.


Cuando alcancé a escuchar lo que dijo su compañero me puse rojo!, y su jeefe nos pasó a lado, un viejito que nos sonrió y siguiò hacia la oficina, yo estaba muerto de la pena y de satisfacción y emprendí la graciosa huida,,,jajaaj, tres de sus compañeros de trabajo se nos quedaron viendo al salir del edificio.
Me fué adejar cerca del metro y al despedirnos me planto un beso en público, me puse muy rojo segun el, nunca había permitido que me besara un hombre en público, pero a esa hora me sentia muy cansado y desmañanado, pero nimodo tube que seguir con mi dia.


Estamos viendo cuando nos vemos otra vez, y ya les cuentaré que tal...;)

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!