Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Historia con don Juan

Publicado por Adrián Alberto el 13/07/2015

Gracias Amalia, por el dato que me pasaste sobre la “técnica” o “tic” (como vos le decís) que empleas sobre el sexo oral.
Me decías, que pensas que las cosas. . . “salen como se sienten”. Entiendo que suele suceder que las cosas sale como van surgiendo y en el momento.
Por lo general uno nunca piensa lo que va hacer en estas cosas, sólo se propone pasarla bien.
Claro, pero no me refiero a eso, sino más bien a algunos JUEGUITOS provocados con la lengua, que suelen surguir en esas improvizaciones done la cavidad bucal, los labios y todos los músculos alrededor de la concavidad bucal, que a veces uno mismo suele probar, porque lo vio en algún video xxx o quizás algún amante le provocó alguna “cosquillitas extra” y deseas seguir experimentando ese JUEGUITO bucal, en este caso (de acuerdo a mi pregunta) lo que vos mencionabas al respecto de: “ . . . me gusta hacerlo con la punta de la lengua unos movimientos rápidos sobre la puntita del miembro . . .”
Te conté hace unos dias atrás, que hace unos años conocí a un tipo, que con el tiempo nos hicimos muy amigos. Se fue a vivir a Holanda, y suele venir más que nada para fin de año, a pasar las fiestas con sus familiares.
Sexualmente Carlos es pasivo (o sea: yo lo penetro a él), pero la confianza entre ambos, comenzó a variar. Obvio, entre ambos surgió nuestra versatilidad sexual.
Lo que más le gusta a Carlos es que le hagan sexo oral. Despues que lo penetren Un fanático en esta práctica de hacerle un sexo oral.
Si recodadas vos, en todo lo que te he contado como amiga que sos, de mis encuentros sexuales, relatos o inclusive algunas intimidades sexuales entre varones, NO suelo mucho hacer demasiado hincapié en el sexo oral.

NO es que NO me gusta, pero suelo mencionarlo más bien como un COMBO, como parte de un juego amoroso previo, pero sólo eso.
Suelo tener varios “tic” pero nunca más allá de lo normal haciendo un sexo oral. Una cosas si me gustaría probar; sería la práctica de “la garganta profunda”.
Lo mio, como que pasó a ser más bien sexo por vía ano rectal. Era como que no tenía que hacer nada, sólo esperaba que se movieran y de ese modo apreciaba el placer sumisamente.
Ya sabes que NO SOY tan amante del sexo oro-pene-oral, pero si, al sexo pene genital o pene genito anal. Tal vez eso se debe a una mala experiencia de adolescente. No sé si te conté, tenia sexo con un señor de unos 50 años que vivía cerca de mi casa, solía venir a buscarme cuando estaba por la esquina de casa (yo era activo sexualmente con él) y me gustaba penetrarlo por eso sin chistar iba a esos encuentros que no durarían más de 1 hora en su propia casa.
Don Juan, era un hombre muy higiénico, él fue quien me inculcó la higiene peneana y la ano-rectal.
Si te cuento que nunca me penetró, estaría faltando a la verdad. Obvio que lo hizo, pero no era sexualmente activo, al menos conmigo.
Regularmente empezaba revisándome el glande para ver y saber si lo tenía limpio (los adolescente suelen tener una materia blancuzca como si fuera una especie de queso ricota con un sabor que ya vos misma reconocerás, llamado ESMEGMA o afrecho, vulgarmente llamado así), después continuaba con la aplicación de un enema y me mandaba a evacuar y luego por las dudas, volvía a repetir otro enema más.

Después continuaba una larga sección de sexo oral practicándoselo yo a él, (a vece era mutuo el sexo oral -69-) mientras él me ponía una cánula en el recto que a él le gustaba verme con ese objeto insertado. En todo ese juego con distintas variaciones de poses, como para verme la introducción de la cánula, insertada dentro mío.
Hasta ahí, todo perfecto y bien, y me gustaba esas secciones de reconocimientos de placeres distinto y manejado por un hombre adulto. Pero lo que odiaba era; que mientras sucedían esas prácticas, yo le tenía que chupar el pene, hasta terminar en mi boca.

Al principio, era normal que tomada o probara “la leche”, es parte natural del sexo oral, pero lo que empezó a disgustarme, era su insistencia permanente de que “si o si” me tome su leche. Si la escupía en la piletita del baño, se enojaba.
Tuve sexo con Don Juan durante casi tres años seguidos. Corte con él porque ya era grande, además como ya era su costumbre, solía venir a buscarme cuando estaba con mis amigos de la barra y eso no me gustaba y poco despues, ya no me motivaba más placer coger con él. Poco tiempo después te conocí a vos y no deseaba mezclar las cosas.

Esa insistencia constante de Don Juan, como que me provocaron un trauma. Era tal el mambo que me produjo, que cuando comencé a tener sexo con chicas, solía obviar el sexo oral. Recién como a los 22 años empecé a disfrutarlo sin mambos ni traumas.

Discúlpame toda esta lata que te he escrito, pero deseaba contarte por mi experiencia sexual con hombres y te preguntaras, como es que toda esa experiencia, como es posible que no sepa hacer un sexo oral más complementario, o algo así.
Obvio que si se hacer cosillas, con la boca y la lengua , pero no me rajo por la tanjente pero no soy un amante de provocar tan sutilmente un pene masculino, pero lo que oralmente más me gusta es la práctica oro genital hacia una mujer.
Si podes agregar algo más a tu “tic”, lo apreciaría.
Besos
Adrian Alberto


 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!