Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Mi vecino, mi marido

Publicado por Carlos el 24/02/2016

Me atrevo a narrarles algo real porque veo que también narran casos reales, les diré que llevo algo de 8 años vistiéndome de mujer, mi primera vez fue a eso de los 40, yo un admirador de la belleza de las mujeres, siempre las he querido y por eso es que se me dio un día por empezar a imitarlas.
La primera vez tuve mucho miedo de que me encuentre mi esposa así vestido de mujer y con su ropa, al inicio empecé por usar faldón y después una falda hasta las rodillas pero pegadita y finalmente las minifaldas de todo material, la seda que usa mi mujer me encanta, esta práctica también me llevó a conservar mi figura y buscar darle la forma de mujer, para lo cual hacia mis ejercicios de sentadillas para el pompis y las caderas, los abdominales usando faja para la cintura y lo mismo para reducir mi tórax, mis senos se fueron dando forma con el sostén que continuamente me colocaba y con un sacaleches manual para agrandar mis tetillas, mis zapatos de taco alto para imitar el andar de las mujeres y para reducir mi pene mis calzones que lo aplanaban y que casi a diario los usaba hasta para la calle porque no había peligro de que me vieran, este cambio corporal ya lo había notado mi esposa un día cuando estábamos en la ducha me dijo oye porque tu cuerpo no es como de esos hombres casados y que se vuelven panzones, más se parece al de una mujer yo le dije es que hago mis ejercicios, ella me dijo esta bonito y así me gusta, por lo que esto me incentivó aún más.
Todo este tiempo lo he hecho a escondidas dentro de mi casa, nunca he salido a la calle a pesar que la tentación siempre me ha provocado, antes no sentía la necesidad de tener a un hombre haciéndome el amor, pero hace menos de un año comencé a sentir esa necesidad de probar la carne de un hombre y casi todos los días pensaba en cómo conseguirlo, se me hacía muy difícil, hasta que sucedió algo inesperado.
Jorge es un joven hijo de mi vecino que antes trabajaba distribuyendo mercadería en las tiendas, pero ahora con la competencia de los mercados extranjeros, ha perdido su trabajo y lleva ya un buen tiempo sin trabajar, él tiene como 28 años y es soltero, por lo que los amigos de trago no le faltaban, pero últimamente no tiene ni para el trago.
Es así que el Lunes de la semana pasada por la noche salió mi esposa y mis hijos al real plaza a hacer compras para los estudios, fueron a eso de las ocho por lo que aproveché a vestirme de mujer y ponerme muy bonita, pensando siempre en un hombre para que me haga el amor, les diré que mi casa es de dos pisos y que ya había subido a la azotea por las noches, pero esta vez decidí subir y llegar hasta la parte delantera para ver que había en la calle, me paseaba a mis anchas modelando además había poca luz y perdí el cuidado, cuando en eso algo se movió en la azotea del vecino, justo por donde tenía yo que bajar, apresuré el paso para llegar a bajar y escucho la voz de Jorge que me dice buenas noches vecinito, no se imaginan que me desesperé y se me enfrió mi cuerpo, intenté bajar rápidamente saludando al vecino, pero él dijo no se asuste vecino que no hay nadie solo yo, le dije discúlpame por estar así le dije.
Y él dijo no se preocupe que está muy bonita yo ya la he visto varias veces y es usted toda una dama. Al mismo tiempo dijo puedo pasar a su azotea, yo le dije y si viene alguien, como quien me hacia la difícil
Él dijo no creo y rápidamente pasó por encima del muro que tenía como un metro de altura, al pasar con la poca luz logre ver su verga oscura pero parada, rápidamente me abrazó por detrás no sé pero yo estaba frio todo mi cuerpo había cambiado, sentí su verga en mi culo, me cogió las piernas para subirme la mini y me bajó rápidamente el calzón, por primera vez sentí el calor de una rica verga entre mis nalgas, paralizada no me movía y el que daba movimientos a su cuerpo su verga resbalaba entre mis nalgas, en eso pensé que era mi oportunidad y que no podía desperdiciarla no me importó que fuera el vecino ni las consecuencias y le dije vamos a mi cama, subí como pude mi calzón y lo cogí de su mano y bajamos, le dije desvístete vi que rápidamente se sacaba la ropa igual hice yo y me acosté en la cama boca abajo el subió y comenzó a intentar meter , estaba casi arrodillado, yo siempre había soñado con mi hombre todo sobre mis espaldas, él se recostó y que rico sentir un hombre encima nuestro, era una maravilla realmente no sabía si era un sueño, luego dirigí a mi huequito que por primera vez iba a sentir la carne de un hombre, pero que ya me había metido anteriormente un consolador, por lo que no me preocupaba el dolor, pero a pesar de eso estaba ajustado, de maravilla sentí como me iba penetrando su carne y lo hacía lentamente y me decía no te duele, yo le dije no, comenzó a meter y sacar, yo solo lo disfrutaba sin hacer ningún movimiento, hasta que me comencé a desesperar y le dije papito lindo quiero que seas mi marido, y él dijo si mi amor hoy te voy a hacer gozar rico, si le dije méteme toda tu tremenda verga papito lindo mi amor y él se la mandó hasta el fondo , metió sus manos por delante para levantarme un poco sentí sus testículos chocando en mis nalgas, por lo que lleve mi mano por debajo y cogí sus bolas y las atraje hacia mi acariciándolas suavemente, él se volvió loco y dijo así mi amor y yo también le dije de ahora en adelante voy a ser tu puta que te dará el culo cuando quieras, méteme más rápido y él se movía más rápido mete y saca, fue maravilloso y rápido que sentí una gran satisfacción estaba saliendo mi semen por delante pero yo no lo sabía, grite que rico mi amor jale sus nalgas hacia mí a fin de sentir más su penetración , y le dije ábreme toda mi amor, en eso él se quejó y dijo ya y se quedó quieto, luego fue sacando su verga, yo lo cogí por detrás y estaba saliendo mojada, me había pasado la arrechura y a él también, recién pensé y ahora me fregué, ya estaba hecho no tenía más que seguir adelante, se vistió y dijo ya me voy, en eso se me ocurrió y le dije no vayas a contar a nadie o si no, no te vuelvo a dar nunca más, y él dijo a quién voy a contar, le dije cuidado a tus amigos porque yo lo niego y no te doy, esa noche no me bañe a pesar del calor quería tener su semen dentro mío, dormí pensando en lo que había hecho, les diré que toda esta semana he hecho maravillas para vernos y hasta parados lo hacemos creo que él nunca ha probado una mujer por eso que quiere todos los días y yo también por lo que ambos andamos mirándonos para el momento apropiado, no sé qué va a suceder en adelante pero estoy dispuesta a todo ya no me importa nada solo el sentirme su mujer todos los días y recibir su rica leche, si es que el me dijera para escaparnos a otro lugar yo si lo haría porque creo que él es el amor de mi vida al que siempre he esperado, ya no me avergüenzo por que pronto en mi país también podremos casarnos entre personas del mismo sexo, se los juro que ya estoy soñando con eso. Chau, chau mis amores.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!