Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Perdida de la virginidad anal con un gay

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola a todos, soy un chico de 27 años, alto y dicen que muy simpático físicamente. Bueno me consideraba hetero hasta que un día paso lo que siempre había soñado que pase... fui penetrado por otro hombre. Todo comenzó navegando por Internet poco a poco me interesaban los sitios de transexuales y gays, hasta que un día entre a una comunidad gay y me inscribí, era hermoso entrar ahí y ver fotos de hombres penetrados por unas vergas grandísimas y mi sueño era poder hacerlo así.

Había una sección de foto mensajes pero todos me parecían demasiados fuertes y morbosos, decían que tenían unas súper vergas, etc... eso me asusto pues yo me autopenetraba como máximo con 2 dedos en mi culo y me dolía imagínense con pensar con vergas de ese tamaño me destrozarían y no seria lo que siempre había soñado, hasta que leyendo mensaje por mensaje encontré algunos y les envié emails, las respuestas eran inmediatas pues ofrecía mi virginidad pues exigía que no sean sádicos, tenían que ser tranquilos, limpios, buen carácter y no desesperados.

Bueno de tantos emails me convenció uno, era un chico francés y así comenzamos, me pidió fotos le mande de mi cuerpo, mi verga y muchas de mi culo pues era lo que le interesaba, así que quedamos en vernos un día en su apartamento que estaba como a media hora de mi casa.

Cuando llegue me sentía muy nerviosos, no veía la hora de hacerlo pero tenia mucha vergüenza en pedirlo rápido aunque primero habíamos hablado por teléfono unos 3 días y le dije que me tenga paciencia y el me dijo que seria su tercera experiencia así que también estaría nervioso.

Cuando llame en la puerta de su casa créanme estaba temblando de los nervios, tartamudeaba, etc... y de pronto me abrió, me desilusiono un poco su físico estaba panzoncito pero era lo de menos, bueno me habrá visto un poco pálido que enseguida nos pusimos a conversar, su habitación estaba llena de fotos de todo un poco hasta que fuimos a su computador el estaba viendo fotos gay así que le dije que siga que quería ver yo también bueno así lo hizo, después de unos minutos empezó a acariciarme mis piernas hasta que llego a mi pene y entonces en ese momento le dije que si podía tomar una ducha (pues fue una reacción a los nervios).

Cuando termine mi ducha el me había dejado colgada una bata de salida, así que me la puse, cuando salí el solo tenia puesto una camiseta de algodón y calzoncillos... y había puesto música suave, me recibió con una cerveza y un cigarrillo y empezamos a charlar un poco así me relaje, el me dijo se soltarme el cinturón de la bata para poder ver un poco mas y así lo hice mientras hablamos el me recorría con su mirad, la bata se me había corrido para un lado o sea se veía toda mi pierna parte de mis bellos puvicos, mi cintura y el pecho, yo también lo miraba pero me fijaba solo en el bulto que se empezaba a inflar.

En un momento me dijo: “¿Bueno para que estamos aquí?" y se levanto y me dio la mano, me abrazo y me cogió el culo (no me gusto fue muy grosero) y sentí como esa verga estaba bien dura eso si me gusto, me guió y me llevo a la cama se puso encima de mí y me quería besar (cosa que no se lo permití) pero si me beso todo el cuello, bajo a mis tetillas, bajaba por mi barriga hasta que llego a mi muñequito, me lo chupo muy rico como pocas personas lo han hecho, yo ya desnudo disfrutando de una buena mamada se detiene se alza y me dice: ¿Y tu que me harás?.

Pues el se puso en pie al lado de la cama y me senté, su bulto daba justo a mi cara, mi sueño estaba a punto de realizarse iba a mamar por primera vez una verga, y así fue, le baje el calzoncillo y vi una linda pieza blanca, gorda y no tan larga pero muy bien, y comencé con mi obra, comencé con chupar solo la cabecita tan rosadita y gordita hasta que poco a poco me la empecé a meter en mi boca, llegue hasta mas de la mitad y el tipo se retorcía de placer y decía: "mmmm... sabes nunca me la han mamado así de bien te lo juro que bien lo haces"... y por su puesto me dejo hacerlo por mucho tiempo pero al primer contacto que tuve de mis labios con su pene sentí ese olorcito que me pareció asqueroso pero que después lo olvide que existía.

Después de varios minutos con su linda verga dentro de mi boca probé meterla hasta el fondo fue lindo pensar que me la metí toda pero que fea las ganas de vomitar que me vino... bueno así es eso. Hasta que me dijo bueno quiero darte tu regalo, me dijo gírate... y empezó a besar mi espalda, la cintura y hasta llegar a mi ano, nunca olvidare la sensación de su lengua en mi virgen culo, sentí solo con su aliento un mordisqueo en mi cuerpo y a la vez imploraba que no se detenga, hasta que sentí su lengua en mi ano, que bella sensación, me dieron escalofríos no de miedo sino de placer era hermoso, maravilloso que bella sensación, lo hizo casi por 4 largos minutos para mi era una eternidad hasta que se alejo y entendí enseguida que llegaba el momento de mas espera.

Me gire para ver lo que estaba haciendo y se estaba poniendo el preservativo, una vez que se lo puso vino hacia mi otra vez se puso detrás de mí y me metió un dedo en mi culo, créanme que me dolió mucho, pensé inclusive decirle que basta pero quería sentir lo otro, así que me dijo: “Estas listo”... le dije que por favor poco a poco quería sentir cada pedazo entrado y así lo hizo, la verdad es que no sentí cuando entro la cabeza sentía un pequeño dolor nada mas seguramente estaba mi ano muy relajado pero después empezó a empujar mas y más eso si me causo dolor y me decía al oído relájate, relájate... y así lo hice.

El dolor era muy intenso era brutal pero el hecho de saber que tenia metida esa linda verga rosadita en el hueco de mi culo me excitaba hasta que sentí llegar sus bolas en mis nalgas solo ahí comprendí que me lo había metido todo, era maravilloso ese momento, y empezó a sacarlo poco a poco, debo decir que fue lo que había soñado, todo fue perfecto, el me lo hacia despacio, con calma hasta que le pedí de moverse poco a poco mas rápido.

Bueno el no dudo ni un segundo en hacerlo empezó a meterlo y sacarlo cada vez más rápido, hasta que el ritmo era como cuando me aventaba mi novia, claro me dolía tanto, tanto que quería decirle de parar pero me puse macho je.. je.. je y deje que se divierta es mas cuando comenzó a moverse rápido me advirtió que el se venia rápido cosa que me agrado bueno a un cierto momento de su salvaje penetración sentía que me partía en dos nunca he sentido un dolor así pero ahora entiendo a las mujeres gritan que le duele pero que no lo saquen... bueno me dijo que me empiece a masturbar que así me pasaría un poco el dolor y fue así.

Me empecé a pajear con mi verga que estaba dura como una roca y el me la cogía de rato y me pajeaba también, hasta que me vine fue maravilloso y después de unos 5 segundo el también... me gusto tanto el escuchar el gemido de placer que el dio al eyacular, nos quedamos pegados por un rato hasta que sentí como su verga disminuía de volumen y así me la saco junto al preservativo que tenia, me quede un rato descansando y el culo que me ardía y dolía el se fue al baño y después yo... Agarre para mi casa, esa es mi historia de mi primera vez.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!