Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Proteína Pura, sexo gay al máximo, que gozada de mamada

Publicado por Centurion el 17/07/2016

Siempre se ve en los gimnasios un mar de testosterona, carne por kilos dando vueltas en musculosas y apretados pantalones que dejan ver sinuosas figuras esculpidas en hierro y sudor.
Un amigo del gym al que voy, me comentaba que cuando se queda en el turno de noche haciendo aseo se pueden ver muchas cosas increíbles una vez que se cierran las puertas y los socios se han retirado.
En una ocasión me comentaba que en los camarines es normal ver a tipos desnudos masturbándose mientras se miran en los espejos. Otra escena común de ver es hombres entrando a las duchas y follarse entre ellos.
Una noche me indicó que me quedara donde se guardan las toallas y que cuando se cerraran las puertas usara la salida de emergencia junto a una cocina que tiene la alarma desconectada y que solo se abre desde dentro.
Cuando las luces se apagaron salí del cuarto en dirección a los camarines donde pude observar como uno de los musculosos del gimnasio que estaba a torso desnudo abrazaba a uno de sus pupilos acariciando su rostro diciéndole que era hora de la ración de proteína especial, el chico solo atinó en abrazar a su mentor, le besó las tetillas al hombre y mientras se arrodillaba la quitaba los pantalones para dejar al descubierto un voluminoso pene erecto, bastante grueso y venoso.
Miraba fijamente el trozo de carne que tenía ante sus ojos y procedió a introducirlo en su boca. Chupaba y chupaba una y otra vez de manera rítmica y energética agarrando con fuerza ese pene carnoso.
El musculoso gozaba de placer mientras le lamían su pene y le decía al chico que siguiera así que pronto tendría la mejor de las proteínas. Le tomaba la cabeza al muchacho que aceleraba el ritmo de las succiones con mas energía provocando en su mentor una tremenda convulsión que solo significaba una eyaculación en la boca del joven.
Varios segundos estuvieron en ese juego hasta que el chico se levantó y sonríe mientras miraba a su amigo.
Eso es muchacho, este es el secreto de estos músculos, no hay mejor proteína que el semen de otro hombre de gimnasio, cargado de testosterona, concentrado con todos los anabólicos que ha consumido, ahora ven acá y dame de tu leche concentrada de proteína y testosterona. No acababa de decir eso cuando tomó al chico por los hombros y lo tiró contra las bancas, le arrebató su pantalón y lo empezó a masturbar y chupar de manera desesperada.
Varios minutos estuvo en este juego de masturbación y chupadas hasta cuando el chico avisó que se corría. El musculoso no paró de chupar y naturalmente se tragó cada chorro de semen que salía del pene del joven.
Ambos desnudos se fueron alas duchas a lavarse para luego vestirse y marcharse.
En otra ocasión vi un par de moles musculosas en un 69 increíble, uno de ellos luego se volteo y le entregó su trasero al otro, para ser follado de una manera brutal. Como se suponía que no había nadie en el gimnasio no se contenía en sus gemidos y súplicas de ser penetrado con mas fuerza hasta que el follador acabó en su trasero.
Para mi asombro el que recién había cogido a su socio de gimnasio abrió su casillero y sacó un tarro de proteínas de los grandes en color negro, sacó la tapa y metió la mano, pero en vez de sacar una medida sacó un dildo color carne bien grueso. Del casillero luego saca un tubo de lubricante, lo unta por todas partes para luego pegarlo en una de las bancas metálicas y sentarse en él hasta lograr introducirlo completamente. Acto seguido su socio sexual se pone frente a él y se sienta en el pene duro del tipo y ambos comienzan a cabalgar de manera sincronizada para ser penetrados a su manera.
Yo no me podía contener viendo esa escena así me masturbaba viéndolos mientras contemplaba esa escena.
Cuando terminaron de cabalgar el que estaba sobre el pene del otro había descargado un gran chorro de semen sobre el pecho y cara del otro y cuando se levantó y sacó de su trasero el pene de su compañero salía un chorro blanco desde su interior, era el semen del que estaba sentado en el dildo.

Yo me corrí sobre el piso y no me importó haber dejado mi leche, total mi amigo llegaría temprano a hacer el aseo y sabría que disfruté de su información cada gota de semen derramado.





 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!