Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Soy bisexual y mantuve sexo con el ex suegro de mi hermano

Publicado por YOAVAN el 22/01/2016

Soy un hombre maduro, casado, versátil, muy serio y bastante lascivo y morboso; en la ciudad donde vivo, solo he estado con un joven que es contador quien solo me dio sexo oral y da la casualidad de que mi esposa lo conoce. Obvio, no sabía que era conocido de mi esposa, cuando eso sucedió. Soy bisexual, ya asumido, tengo 51 años muy bien llevados y mi mayor morbo, son los hombres con lencería femenina en la intimidad. El ex suegro de un hermano, Néstor, vive en la ciudad y por tal hecho solo teníamos una pequeña amistad, hasta el mes de diciembre pasado. Ambos somos de la misma contextura y contemporáneos, él tiene 53, también bastante cuidado y durito. El día 27 de diciembre del 2015, recibí un llamada suya diciéndome que quería compartir conmigo en familia; por lo que fui a su apartamento, junto con mi mujer e hijo. Tomamos, comimos y entre copa y copa, nuestras esposas nos invitaron a planta baja, (ellos viven en el piso 3) para asistir a una fiesta de aguinaldos de la comunidad, ya en la noche; diciéndoles que fueran ellas con los demás, quedándonos solos. Al quedar solos, contento me dijo espera aquí que voy a enseñarte algo; entro a una habitación y regreso inmediatamente, con una lencería que le había regalado a su esposa para que se la estrenara el 31 de diciembre; diciéndome que tal?? Le respondí que eso estaba full sexi, y me las dio para que las viera; le dije, verga compadre que lindura, como se verá su esposa con eso; no quiero ni pensarlo… entonces, estire mis brazos con la tanguita en las manos y se la medí por encima, ufff, diciéndole que eso le lucia a cualquiera que se lo pusiera; preguntándome que si yo lo creía. Respondiéndole, claro compadre, póntelas. Me dijo coño compadre usted está como loco. A verga primo, mídetelas; no te atreves o me tienes pena. Entonces me dice, pena? No jodas. Se quitó, el bermuda y el coño de madre estaba rueda libre (sin ropa interior debajo) y se la puso; ufff, para mi sorpresa el carajo tiene unas nalgas paraditas y lampiñas que me dejo boca abierta; e instintivamente, sentí una erección y me agarre la pinga ya media dura. El carajo me miro y me dice, a verga compadre tu eres marica?? A lo que le digo, no mi pana, si te vieras, estas divino con esa tanga; quieres ver??? Entonces tome mi teléfono y le tome varias fotos; cuando estamos en eso, escuchamos que lo llaman de planta baja y va y se asoma por el balcón (su esposa para pedir le lanzara las llaves) y al inclinarse pude ver el trasero más divino, hermosos y excitante y no resistí la tentación de meter mano por ese deliciosos culo y masajear sus nalgas, sin que lo notara su esposa que hablaba con él desde abajo; él tomó mi mano y trato de quitarla, pero más bien era como una guía para que siguiera, y le estampe un beso en el trasero y le pase la lengua varias veces por la raja. Ufff, que delicia de culo. Al dejar de hablar, se voltea y me dice bueno vale te volviste loco?? Tu eres gay??? Yo le respondí gay y te gusto??? Ve, le dije, y le señale la verga que la tenía dura, y agarrándosela le dije, te gusto… y me reí. El medio apenado, me da la espalda para quitarse esa diminutez y fue algo tan sensual que me provoco nuevamente tocar esas ricas nalgas, diciéndome con una resistencia disimulada que dejara… luego de guardar la prenda, le enseñe las fotos de mi teléfono y le dije te fijas, tienes un culo divino; me provoca hacerte el amor aquí mismo y lo recosté de la pared y rose mi bulto con el suyo y roce sus labios; me miro y me dijo estás loco; si loco, le dije; le agarre su pinga sobre el bulto de su bermuda y comencé a pajearlo sobre este; luego tome su mano y la lleve a mi bulto, el cerro sus ojos como para disfrutar lo que hacíamos y ahí si hubo un beso de lengua y demás; luego me empujo suavemente y me dijo que dejara que se sentía raro; pero te gusta, le dije. Me dijo que era algo raro, pero que si le gusto, sobre todo sentir la prenda en sus nalgas, que eso lo puso a millón y que eso era algo nuevo para el… Lo tome de la mano, ya más calmados ambos y le dije, me la debes… quiero hacerte el amor, vestida de mujer. Te aguantas? Se echó a reír, me miro, se mordió los labios y me dijo: no sé, me apretó mi mano suavemente y me respondió, uno nunca sabe; y justo en ese momento llegaron las mujeres. Continuamos la tertulia con una mirada cómplice, llenos de deseo, más íntimos y más felices que al empezar la reunión. Pero lo mejor, paso el día sábado 8 de enero de 2016…

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!