Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Un giro en mi vida

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Esa noche era fria, pero yo me encontraba paseando por las calles mas centricas de Madrid. Estaba aturdido por las luces de los coches, las farolas y carteles luminosos de los negocios. Sequi andando , hasta llegar a un callejon, al final de este se encontraba, muy escondido, una especie de garito/pub, señalado con un rotulo parapadeante con letras rosas y azules. Entre en el y una bocanada de humo abofeteo mi cara, con el ruido de la musica de fondo, avance hasta llegar a la barra, donde pedi al camarero, alto y musculoso un whiskhy con Coca-Cola.
Hubo algo que me sorprendio en ese lugar, eran todo hombres y la mayoria se besaban con enfasis, sin importales nada de lo que ocurria a su alrededor. De repente, noto como unos ojos negros se clavaban en mi, se iban acercando a paso ligero,hasta q note unos labios sobre mi cuello, y al momento una lengua ardiente recorria cada parte de mi boca.
Hubo un distanciamiento, un hombre de tez morena,labios carnosos y mirada profunda me cogio del cuello de la camisa delicadamente, arrastrandome entre toda la multitud, hacia el resrvado de la discoteca. Alli empezo a besarme mas profundamente,recomiendo mi cuello hasta llegar al lobulo de mi oreja.Empezo a desabrocharme la camisa su lengua jugaba con mis pezones, fue bajando hasta llegar al ombligo, me desabrocho los pantalones. Yo sentia morirme de placer, una ola de calor recorria mi cuerpo, cuando senti en mi pene erecto algo humedo y caliente que lo recoria. El calor era cada vez mas intenso, las piernas empezaron a temblarme y los gemidoseran inevitables. Habia tenido un orgasmo.
El desconocido subio otra vez hasta mi boca, para volver a besarme, en ese momento fui yo quien se dispuso a actuar, desabrochando su pantalon y tomando entre mis manos su pene, su rostro perfecto empezaba a tomar una sonrisa placentera, que a mi me excitaba aun mas.
Me dio la vuelta, situando mis manos contra las pared, cogio un preservativo de su chaqueta y se lo puso. Senti como me penetraba lentamente produciendome una mezcla de dolor y gusto, que mas tarde cobraba el sentido del placer. Pasaban los minutos, mientras nuestros gemidos se unian, al tiempo que la maxima excitacion llegaba al umbral del "Nirvana". Me di la vuelta y el se despidio con un apasionado beso, dejandome medio desnudo, en el rincon del reservado...
Me levante aturdido y mirando a la otra mitad del colchon, vi como dormia mi mujer placidamente. me dirigi al servicio y una vez alli, me mire en el espejo, seguia siendo el mismo, casado y con dos hijos, pero habia algo diferente al yo de todos los dias, los ojos me brillaban escepcionalmente ese dia aunque sabia, que todo habia sido un sueño.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!