Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Viaje a las Vegas

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

LA HISTORIA: El día 18 de Diciembre fue cumpleaños de mi fiel amiga Carla... buscando un momento de distracción agradable y fuera de la Ciudad de México, decidí darle como regalo un viaje a la Ciudad del juego: Las Vegas... con una semana de anticipación le anuncié su regalo y Carla lo agradeció infinitamente... Ella no conocía aquella bella Ciudad del desierto y cuatro días de descanso y placer caían a la perfección... Era solamente cuestión de alistar los pasaportes y visas correspondientes... arreglar algunos pendientes en la oficina y disfrutar de aquella bella Ciudad... El Jueves nos vimos en el Aeropuerto y con las tradicionales compras en el Dutty Free, salimos rumbo a nuestro destino final... el cambio de horario hizo que llegáramos a Las Vegas mucho antes del mediodía... Una Limusina negra extremadamente llamativa nos llevó a nuestro Hotel... en esta ocasión escogí el Venetian... un hotel que instala tu mente en la bella Ciudad de Venecia, al Norte de Italia... sus canales y góndolas aunados a sus cánticos tradicionales hacen que su atmósfera sea inigualable... nuestro cuarto tenía un par de camas matrimoniales, una pequeña salita de estar y un baño bastante amplio... desempacamos rápidamente y decidimos salir a recorrer el Strip, que es una calle muy concurrida en donde se localizan los nuevos hoteles y casinos del lugar... Cruzamos la calle y entramos a conocer el Hotel Treasure Island, luego pasamos al Mirage y comimos en el Caesars Forum, un Mall de tiendas de lo mas Nice que puede encontrarse en la Unión Americana... Luego seguimos al Caesar Palace y al Bellagio... todo es sorprendente... Fuentes que se mueven al compás de la música, estatuas que hablan, techos que se mueven, nubes dentro de un espacio cerrado... es Disney para Adultos... la tarde comenzó a caer y nosotros decidimos regresar a nuestro Hotel para descansar un rato y organizar nuestra cena de festejo... Carla quería cenar comida Oriental... Durante la cena y al calor de una Botella de Vino Tinto, Carla me sorprendió con algunas preguntas de índole sexual... ¿Juanca, como te puede gustar que te lo hagan por detrás?... Yo la miré sorprendido por la pregunta... ¿Por qué me lo preguntas?, le contesté... Ella me platicó que en un par de ocasiones había tratado de que se lo hicieran por detrás y le había dolido en el alma... el dolor había sido intenso... Yo reí y le comencé a platicar a Carla lo importante que es preparar el culo para una penetración... una vagina está especialmente diseñada para eso... se abre... produce su propia lubricación y no opone resistencia al contacto... el culo, por el contrario, no está diseñado para una penetración de afuera hacia dentro... no produce ninguna lubricación e inclusive rechaza a cualquier intruso, es por ello que hay que saber prepararlo... hay que lubricarla con algún tipo de lubricante soluble en agua... hay que jugar con el culito para que no rechace la penetración... hay que ser paciente... hay que penetrar poco a poco... abrir camino... aquel que quiere penetrar un ano como si lo estuviera haciendo con una vagina es un inexperto y pendejo, concluí... Carla me hizo mas preguntas sobre la “preparación” y me pidió que le enseñara a “prepararse”... había visto algunas películas en donde la mujer disfrutaba al máximo la penetración anal y ella quería intentarlo... Saliendo del restaurante, le pregunté al Concierge del Hotel si me pudiera apuntar la dirección de una sexshop (tienda de sexo) y amablemente me dio la dirección de una que estaba a un par de cuadras de distancia... debido a lo concurrido de la zona y a la seguridad que se sentía decidimos caminar hasta la Sexshop, en donde compré un dildo de dos cabezas... no mediría mas de treinta centímetros... era de látex negro y del lado derecho tenía un pene bastante delgado y recto... del otro lado, el izquierdo, la cosa cambiaba, tenía un pene grueso y cabezón... el tradicional “Sombrero de Charro”... caminando también, regresamos a nuestro Hotel antes de las once de la noche... Ya en el cuarto, le propuse a Carla el que se relajara con un baño y los dos nos bañamos juntos... la enjaboné de la cabeza a los pies y le enseñé como se limpiaba el culo... una enjabonada superficial... nunca una lavativa... salimos de la regadera y le pedí que se pusiera cómoda en la cama y entre besos, una mamada de tetas y de unos lengüetazos a su rica y húmeda panochita, decidí comenzar con la clase... comencé a ponerle lubricante en el ano y a jugar con su apretado esfínter... Carla gemía... un condón con mi dedo índice dentro tocaba en forma circular el culo de mi amiga y poco a poco lo penetraba... Carla dio un leve grito de dolor... lentamente saqué mi dedo y con mas lubricante la volví a penetrar... jugué con su culo hasta que dos de mis dedos entraban y salían de él sin ninguna resistencia... Carla no lo podía creer... se estaba tragando dos de mis dedos y además gozando fuertemente de un placer que nunca antes había sentido a pesar de sus casi 34 años de edad... lubrique el dildo por el lado derecho (el mas delgado) y lentamente la comencé a penetrar... presioné un poco su ya lubricado esfínter y lentamente se comió unos cinco centímetros... paré para que su cuerpo se acostumbrara... luego metí otro pedazo al momento que Carla gimió de placer... su ano se acostumbraba al látex... no estaba tan duro como un verdadero pene pero cumplía a la perfección su misión de instrumento de enseñanza... Carla tragó otros cinco centímetros y tenía ya unos quince dentro de su ser... comencé a meterlo y sacarlo lentamente haciendo que Carla comenzara a gemir constantemente... poco a poco comenzó a perder el control... al momento que la penetraba con el dildo yo tocaba su clítoris y lo apretaba... Carla gritaba de placer... estaba enloquecida con el culo lleno... no quería que su orgasmo llegara, así que bajé la intensidad de las penetraciones al momento en que paré por completo... Carla estaba de perrito en la orilla de la cama... Yo me lubrique el culo y me subí a la cama con la finalidad de tragarme el lado izquierdo del dildo... las dimensiones pedían sumo cuidado... me puse de perrito contra las nalgas de Carla y me comencé a tragar la cabezota y ancha verga de látex que tenía la parte Izquierda del dildo... entre gemidos y gritos me la tragué hasta que mis nalgas chocaron con las nalgas de Carla... los dos estábamos bien clavados... nuestros culos tenían casi quince centímetros de verga plástica... los dos comenzamos a movernos... nuestras nalgas chocaban entre gemidos y gritos de ambos... nos estábamos cogiendo mutuamente... yo comencé a masturbarme mientras arreciaba los movimientos de mete y saca... Carla por su parte tocaba su clítoris hasta que llegó a un orgasmo interminable... me vine encima de la colcha de la cama... mas de diez lechazos bañaron el cubre cama... los dos terminamos en un grito de placer... aquello había sido mucho mas de lo que Carla había pedido en la cena... Mi culo quedó completamente satisfecho de verga látex... ahora era necesario conseguir una de verdad... de carne y dura como un hueso...

Carla y yo dormimos como benditos... mi culo pulsaba... Carla había sentido lo que era ir al cielo... y eso que solamente estábamos hablando de quince centímetros de un látex no muy firme... una verga de a de veras era será cosa... le prometí a Carla quien nos mandara al cielo con una verga de verdad... Ambos desayunamos en el Buffet del Hotel y Carla decidió quedarse en el área de la Alberca... se sentía todavía adolorida de lo que había sucedido anoche... Yo fui con el Concierge de mi Hotel y resultó ser un paisano muy agradable... entendió perfectamente que no podía platicar enfrente del mostrador y salió de él para brindarme su ayuda... ¿Qué se te ofrece?... fui directo al grano... me gustaría contactar con un hombre de raza negra que quiera hacer un trío conmigo y con mi amiga... El Paisano sonrió y dijo ¿Qué es lo que quieres exactamente?... ¿Si quieres un modelo de revista lo consigo pero va a costar bastante caro?... ¿Quieres un Padrote de algún Bar para Mujeres, creo que sería un poco mas barato?... Yo le dije que no... no quería un prostituto ni un Modelito... quería un chavo normal y corriente con quien poder tener una buena sesión de Sexo, sin que fuese un profesional de la materia... El paisano sonrió de nuevo y me dijo muy quedo y al oído... tengo un amigo puertorriqueño que se llama Frankie... trabaja en el casino en las mesas de Black Jack... por que no te das una vuelta para ver si te interesa y yo lo arreglo todo... ¿Cuánto costará aproximadamente?, le dije... No hay bronca compadre... Yo lo animo y va a ser mucho mas barato que cualquiera de los que antes te propuse...

Me di una vuelta por el Casino, simulando estar interesado en el juego... encontré a Frankie rápidamente dirigiendo una de las mesas de Black Jack (o el tradicional 21 que jugamos los latinos)... todos los groupies tienen su nombre en la solapa del traje... Frankie era un hombre de raza negra... tendría aproximadamente 32 años, era alto, corpulento y algo panzoncito... usaba un bigote que le daba un aire duro... pelo rizado... un hombre agradable y sonriente... me invitó a participar en su mesa en un español con acento caribeño... ese era... no tenía por que dudarlo... Frankie el puertorriqueño... Sonreí ante su invitación y la agradecí... caminé por el Casino hasta en donde estaba mi Paisano el Concierge... me vió venir y salió de nuevo del mostrador... ¿Esta bien?... Yo le dije con una sonrisa que sí... me preguntó algunos detalles y tuve que ser claro al respecto... no solo quería que lo hiciera con mi amiga Carla sino también conmigo... cuando se lo dije al Paisano solamente sonrió y me miró mostrando incredulidad... “No hay bronca... con unos billetes verdes todo se puede”... ¿cuanto estás dispuesto a dar?”... Yo le dije que no tenía idea de los precios... el me dijo que con unos Doscientos Dólares, estaba seguro que Frankie accedía... Me pareció una cantidad considerable pero en aquellos momentos de un camino tan avanzado no podía hacerme para atrás... Le dí el dinero solicitado y todo lo dejé en manos de mi amigo el Paisano...

Aquella tarde teníamos boletos para asistir a la función del Cirque du Soleil y Carla y yo caminamos hasta el Bellagio... Admiramos un espectáculo inigualable... pocas veces en mi vida había sido sorprendido con un espectáculo tan bueno... superaba todas las expectativas que me pudiera haber hecho... cenamos algo ligero en el Caesars Forum y antes de las diez de la noche estábamos ya en nuestro Hotel... caminamos por el casino y encontramos a Frankie vestido de civil... nos presentamos y Carla se ruborizó al verlo... abrazados caminamos por el Casino y subimos a nuestro cuarto... Llegando al cuarto, Carla me apretó el brazo y me dijo al oído “Este negro me va a matar”... Entramos los tres a la habitación y nos sentamos a platicar... Frankie abrazó a Carla y le besó el cuello... los dos comenzaron un faje bastante cachondo... Frankie metió sus manos por entre la blusa y apretaba los pechos de Carlita que gritaba de placer... el negro estaba encima de ella besando todo su cuerpo... poco a poco la desvestía... sus negros y largos dedos tocaron su húmeda panochita y comenzaron a jugar con el clítoris de mi amiga... para entonces Carla estaba gimiendo y suplicando se la cogieran... Carla estaba completamente rendida ante el negro que comenzó a mamar la papaya de mi amiga... sus lengüetazos llegaban hasta el clítoris y abrían los labios... Carla se retorcía de placer... un dedo del negro se alojó en la vagina de Carla y entraba y salía fácilmente... yo estaba con verga en mano disfrutando del espectáculo que mis ojos veían... el negro dejó de mamar la vagina de mi amiga y se levantó del sillón para bajar su pantalón y darle a mamar una verga negra y retorcida... era como una colita de cochinito... el negro se quitó los pantalones y parado frente a Carla gozaba de la mamada que Carla le daba... la verga del negro era de tamaño normal... tal vez 16 centímetros... de un ancho ordinario... eso sí, negra como la noche y con la cabeza rojiza e inflamada... entré yo en acción acercándome a Carla y comencé a mamarle los pezones... subí por su cuello y abrí mi boca para que el negro nos diera a los dos de su rico chocolate... Frankie no opuso resistencia y con solo un gemido de su parte sintió como mi lengua acompañaba a la de Carla en la mamada... una el tronco y otra la cabeza... luego las dos el tronco... el negro gemía y sacó su verga completamente erecta de la boca de Carla para darnos unas cachetadas con su verga que estaba completamente llena de saliva... un olor a sexo... a negro... inhundó el cuarto... mi boca hambrienta pedía mas verga... Carla igualmente con la boca abierta y su lengua pedía mas chocolate... el negro nos complació a ambos y comenzamos a mamar aquel instrumento... el negro gemía de placer... yo me bajé a sus peludos huevos mientras Carla gozaba con el tronco y la rojiza cabeza... el negro me tomó de la cabeza y me apretó contra sus huevos... con un gemido me indicó que siguiera... los gemidos del negro comenzaron a acompañarse de soplidos... presagiaba su inminente venida... El negro soltó sus primeros lechazos dentro de la boca de Carla y luego en la cara de mi amiga... algunas gotas de su blanca leche cayeron hasta mi pelo... yo dejé los huevos y abrí la boca para lamer aquel bello instrumento y poder succionar de él sus últimas gotas... Frankie soplaba como un toro en brama... su cuerpo se movía sin control... parecía que el negro tenía un Parkinson bastante avanzado... Grrrrrr..... Ahhhhhh.... Ohhhhhh.... Grrrr... con su negra verga en mano tiraba las últimas gotas de su blanca leche... Carla estaba como loca... su lengua pedía mas verga... Carla y yo nos fundimos en un beso enorme... saboreamos conjuntamente el relleno del chocolate de Frankie... Frankie se tiró en el sofá del cuarto mientras nosotros nos besábamos apasionadamente...

Carla estaba medio desnuda y se desnudó por completo ante la mirada de Frankie... yo estaba vestido y también me desnudé... le quitamos la camisa al negro y nos dejó ver su cuerpo... no era un atleta... era lo que pedí al paisano... un negro común y corriente... Yo comencé a preparar a Carla para que Frankie se la cogieran por el culo... un poco de lubricante y dos de mis dedos le arrancaron un primer grito de dolor... Frankie se acercó y con un poco de lubricante en su dedo índice, lo metió lentamente en el culo de Carla... aquel hermoso culito estaba dando de sí... un dedo mío y otro de Frankie se movían lentamente dentro del culo de Carla que gemía y gritaba incontrolablemente... “Cóoogeeemmmeee... cóoogeeeemmmeee”, gritaba entre sollozos... ¿por donde lo quieres mami?, le preguntó el negro... Carla solo repitió “Cóoogeeemmmeee... cóoogeeeemmmeee”... el negro le dijo que se lo daría primero por la papayita y luego de ponerse un condón y de lubricar el mismo, le metió la negra verga por su vagina... “Que rica papayita tienes mami”, alcanzó a decir el negro... Carla estaba empinada en la cama con sus nalgas al aire y el negro metía y sacaba con fuerza su verga de la panocha de Carlita que goteaba de lo mojada que estaba... Frankie se movía a buen ritmo y cada empujón iba seguido de un gemido de Carla... el culo de mi amiga estaba abierto ante los ojos de Frankie quien comenzó a jugar con uno de sus dedos, lo que hizo que Carla gritara y gimiera fuertemente... el negro tiró un poco de saliva en el culo de mi amiga... yo estaba ahí a tan solo unos centímetros viendo el espectáculo... con mi celular en mano decidí tomar algunas fotos del espectáculo que ante mis ojos se presentaba... mas tarde con mi lengua mojada comencé a mamar el culo de mi amiga mientras el negro con su dedo lo penetraba... mi lengua se enredó en el dedo índice del negro... Carla gemía como una loca después de que Carla tuvo su primer orgasmo, el negro sacó su verga de la húmeda panocha de mi amiga y la dirigió a su culito... nada mas entró la cabecita y Carla gritó como una loca... el negro se detuvo en la penetración... “Tranquila mami... tranquila... solo goza mi verga”... acerqué mi boca al culo de mi amiga y comencé a mamar los pocos pliegues que quedaban y darle lengüetazos a la verga del negro que al sentirme dio un fuerte soplido... entró en el culo de Carla mas de la mitad de la verga del negro... ya no había pliegues en el culo de mi amiga... era una zona rosada, dilatada y lisa... cada metida iba acompañada por un grito de Carlita... los movimientos de Frankie eran pausados y poco a poco metió su negrísimo instrumento en la rosadita colita de mi amiga... el cuarto se llenó de gritos y gemidos de ambas partes... el negro se cogía a Carla lentamente y hundía su instrumento hasta el fondo del culo de Carla... ésta última gemía como una loca... movía la cabeza y gritaba sin control... el negro se quedó quieto dejando que mi amiga se moviera y lentamente sacara y metiera de su culo la negra verga... Carla comenzó a moverse con mayor ritmo... con ambas manos, el negro abrió las nalgas de Carla y pude apreciar como mi amiga se estaba cenando toda la negra tranca del Puertorriqueño... ya no había pliegues... la verga del negro estaba rodeada de un aro rojizo, liso y dilatado... De repente el negro le dio una nalgada a mi amiga y comenzó a moverse fuertemente... Carla grito de dolor y de placer y el negro sopló de gusto... se oía como los huevos del negro chocaban contra las nalgas de mi amiga... las manos del negro se sitiaron en la cintura de Carla y guiaban la cogida... Carla pedía piedad con sus gemidos pero el negro no la tuvo... Carla comenzó a moverse sin control y mientras la negra verga entraba y salía rápidamente del culo de mi amiga, Carla obtuvo un segundo orgasmo... segundos mas tarde, el negro, con un par de gemidos anunció su venida... hundió hasta el fondo su negra verga y soltó un soplido de placer... comenzó a venirse dentro del apretado culo de mi amiga que se movía sin control... un par de gemidos mas y el negro comenzó meter y sacar su instrumento para vaciarse dentro de su ser... el momento fue mágico... el negro gemía y gritaba “aplieta el culito mamita... aplietalo”... Carla igualmente gemía y pujaba de gusto... en cuestión de medio minuto, el negro se vació por completo y aminorando la intensidad de su cogida poco a poco, con un fuerte soplido, sacó su verga del culo de mi amiga... Carla se quedó con el culo abierto por espacio de diez segundos... podía verse a su interior... estaba completamente dilatado... la verga del negro comenzó a flaquear... entre las piernas de Frankie colgaba un negro instrumento cubierto por un condón y en la punta de éste gran cantidad de líquido blanquecino... me acerqué a Frankie y le quité el condón... pasé la punta de mi verga por su flácida verga... con mi lengua limpié todo el negro instrumento... de la punta de su verga pude rescatar algunas gotas de rica leche con chocolate... el negro gemía al sentir mi verga limpiando y succionando su glande... Carla, toda adolorida por la cogida, quedó recostada sobre la cama... el culo le pulsaba, según lo que nos dijo en aquel momento... el puertorriqueño soltó una risa de conformidad... Carla, totalmente satisfecha se tapó con el edredón y se acomodó entre las almohadas... Yo la abracé como un esposo cuando termina su faena... Frankie se levantó de la cama y entró al baño... después de un par de minutos, el Puertorriqueño salió del baño y yo pensaría que se despediría de nosotros para regresar a sus actividades normales pero para mi sorpresa no sucedió así... salió del baño completamente desnudo (tal y como había entrado) y se recostó con nosotros en la cama... Frankie, yo y Carla... en ese orden de aparición... Yo abrazando a Carla y Frankie aprovechó dicha situación para comenzar a tocarme las nalguitas... rompió el silencio diciendo “¿Tú también vas a quelel?”... Yo sentí como la negra verga de Frankie comenzó a crecer y tocaba mis nalgas... un dedo de Frankie tocó mi ano y comenzó a moverse en forma circular hasta que entró en él... Yo paré las nalgas dejando que el negro siguiera dando rienda suelta a su calentura... Carla estaba cansada y se durmió en mis brazos... la solté poco a poco y entonces el negro me dijo “Quielo probar tu culito”... alcancé un condón y se lo di al negro... el negro, que ya tenía bastante erecto su animal me pidió que se la mamara un rato y así lo hice... apagué la luz general y prendí solamente la luz de la lámpara del buró...entre las sábanas bajé hasta aquel negro instrumento y lo metí a mi boca... enseguida sentí el salado sabor de su liquido pre seminal que salía de la punta de su verga... Comencé a mamarla y sentía como el negro se contoneaba y hacia un movimiento de arriba hacia abajo con su cadera... me tomó de la cabeza con sus gruesas manos y acomodó mi ritmo al ritmo de él... gemidos salieron de su boca... pude ver como Frankie cerraba sus ojos, hacia gestos con su boca y daba pequeños gritos de placer... con su verga en la punta de mi lengua le pedí que me pasara el condón y lentamente se lo puse... luego el lubricante y lubrique su verga, condón de por medio... luego pasé mis dedos llenos de lubricante por mi culo que pulsante pedía a gritos una probada de chocolate... el negro estaba recostado en la cama con su cabeza apoyada en un par de almohadones... yo me senté sobre el negro viéndolo de frente... con una de sus manos Frankie movió su verga hasta encontrar mi agujero, tanteándolo con su verga y me penetro un poco, talvez sólo metió la cabeza y paro... grité de placer al sentir como entraba su verga en mi culo...en la segunda embestida, el negro introdujo toda su verga y la sensación fue de un agudo dolor.... por una acto reflejo, me levante, sacando parte de su verga de mi culo... me quedé quieto un momento viendo al negro que con una sonrisa en la boca me dijo ¿Te duele?... Suavemente comencé a moverme para meter poco a poco el negro instrumento que tenía en el culo... mi ano se iba relajando y podía poco a poco aceptar tragarse en su totalidad aquel rico chocolate... después de un par de minutos, llego el momento en que sentí que había llegada a la base de la verga de Frankie y me senté por completo... efectivamente mi culo tenía ensartado todo aquel bello instrumento... sentí el calor de sus huevos y de su cuerpo... estaba encima de él y mi culito soportaba aquel instrumento... pobrecito de mi culo ¡como lo hago sufrir!... En ese momento, el negro era dueño y señor de la acción... se movía lentamente metiendo y sacando su verga de mi culo... poco a poco aceleró sus movimientos... mi culo estaba siendo taladrado por aquel negro, disfrutando de la sensación como loco... los gemidos del negro y lo apresurado de sus movimientos me indicaron que su venida estaba próxima, así que apreté el culo y enseguida soltó un grito de placer, soltando dentro de mi ser su líquido vital... soplaba como un globero... gemía como un toro en brama... se movía como un ostión con limón... mi culo quedó satisfecho... lleno... saciado... no quería que me la sacara... en aquel momento yo también apunté mi arma y me vacié por completo... mis mecos voladores llegaron hasta la cabecera de la cama... después de unos segundos, lentamente me levanté de aquella posición... le quité el condón a Frankie y pude ver aquel pene negro que me había taladrado el culo, ahora arrugadito y rojizo... estaba sensible... Frankie y Yo caímos rendidos en la cama... los tres nos dormimos abrazados hasta el día siguiente

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!