Categorías

Relatos Eróticos

Gays

Viajes, músculos y vaginas, relato de sexo gay

Publicado por Alex el 09/06/2016

Con meses de anticipación había comprado los pasajes de avión a Buenos Aires para viajar con mi amigo y su novia. Alex es un ex culturista de unos 45 años que aún mantiene su cuerpo esculpido de gimnasio, por otro lado su novia es una chica algo alocada que gusta de experimentar cosas de diferente índole, incluso mujeres e intercambio de parejas, algo que siempre a excitado a mi amigo.
En este viaje decidimos compartir la misma habitación de hotel con 2 grandes camas para ahorrar algo de dinero y usar lo sobrante en las fiestas de la ciudad.
Cuando llegamos de uno de los clubes de baile porteño al cuarto aún estábamos algo prendidos producto del alcohol en unos y éxtasis en otros. Cuando entramos a la habitación me dirigí al baño y ellos directo a la cama y al salir solo veo una escena candente donde ella estaba sin la parte de arriba y besándose alocadamente, obviamente a ninguno de ellos le importaba que estuviera presente por lo que bromeo al respecto. La novia de mi amigo casi en broma me pregunta diciendo si a caso no me importaba a lo que respondo obligado a usar mis audífonos o salir a caminar.
Por qué no te quedad, puedes unirte dice ella a lo que mi amigo da una risotada y dice que me uniera. Ambos saben que soy gay pero no les importaba el hecho de compartir ese momento conmigo. Yo no sabría que hacer, con la chica que haría, mirarla ? tendría mas posibilidades de tener algo con él obviamente pero a qué mujer le gustaría ver a su hombre con otro ?. La respuesta a esta pregunta se dio a los segundos cuando ella dice que le excitaría vernos besarnos.
Con mi amigo nos miramos y reímos, yo no me complico pero no sé si mi amigo podría complacer a su novia con semejante acto. Ël me toma de la cabeza con fuerza y me besa con toda furia hundiendo su lengua dentro de mi, ella solo ríe y repite que sigamos así mientras se termina de desvestir, luego se arrodilla y nos baja el cierre de nuestros pantalones y darnos una mamada enérgica a cada uno.
Yo no resisto la tentación y me pongo de rodillas para chupar el pene duro de mi amigo, intercambiando con ella el turno de lamer y chupar hasta que Alex acaba en la cara de ella.
Después de un rato ella se tira en la cama y pone mi cara en su entrepiernas, gime, grita de placer mientras mi lengua se hundía en su vagina. Pasan varios minutos así cuando ella le dice a mi amigo que tomara mi trasero, que quería ver cómo me penetraba a lo que responde con una fuerte embestida que me hace gritar, no alcanzo a levantar la cabeza cuando ella me toma y vuelve a hundir mi boca en su vagina mientras mi amigo me da por el trasero repitiendo lo exquisito que estaba. Me bombeaba con fuerza dándome nalgadas sin parar y gritando de placer. Yo ya he tenido sexo con musculosos pero nunca con un culturista de casi 100 kilos encima o detrás mío, y debo decir que mi amigo tiene una herramienta que se complementa con su cuerpo y que logra mantener una erección perfecta
Así me tuvo por varios minutos hasta que explotó un chorro de semen caliente dentro de mi mientras ella gritaba si, eso quería ver.
Toda la noche estuvimos alternando posiciones, donde Alex penetraba a su novia y luego a mí, e incluso yo alternaba con él para penetrar a su novia.
Fue un increíble a inolvidable fin de semana an Argentina y a nuestro regreso hicimos algo mas rutinario esto de tener un trío de vez en cuando.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!