Categorías

Relatos Eróticos

Hetero

En la oficina del placer

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Bueno mi nombre es R tengo 25 años, soy casado, físicamente soy moreno nunca me ha ido mal con las mujeres ya que algunas me encuentran atractivo, el tamaño de mi pene es de 18 a 20 cm, dependiendo de la intensidad y mis amigos dicen que soy muy caliente ya que nunca me he detenido a pensar criteriosamente con quien me voy a acostar , y a veces coinciden en alguna fiesta mas de alguna.

Mi relato va dedicado a B que es una chica de 22 años, que trabaja en el mismo edificio hace mas de un año pero recién ahora nos estamos conociendo y ya estoy viendo que le gusta el sexo mas que a las chicas que son ya mayorcitas en la oficina.

Todo comenzó un día lunes, yo me encontraba bastante desganado ya que venia de un fin de semana donde la había pasado muy bien, fue el momento en que me llamaron desde la gerencia para ver el tema de una negociación pendiente, sabiendo que esto me podía sacar del ocio fui rápidamente y coincidió que con la secretaria que debía trabajar era B, cual fue mi sorpresa al acercarme a su escritorio, no en forma indiscreta pero parece que estaba bastante “concentrada” o “caliente”, leyendo un relato en las paginas de Marqueze, del cual yo soy fiel lector hace mas de un año, ella cuando ya me vio llegar hizo lo imposible para minimizar la ventana pero yo muy agudamente lo había visto, eso me calentó como nada, pasaron miles de cosas Por mi cabeza ya que como les decía con esta chica casi no conversaba y ver que visitaba la pagina significaba que era tan caliente como yo. Así después de hacerme el desentendido y conversar un par de cosas correspondiente a la negociación volví a mi escritorio para revisar los relatos que se encontraban publicados, y saber cual era la tendencia de ella después de chequearlos me di cuenta que había de todo así que eso no me serviría para conseguir lo que quería, fue entonces que comenze con mi plan esto debía ser hoy y en la oficina ya que esa era mi fantasía.

Lo primero que hice fue olvidarme intencionalmente de la negociación sabiendo que había que presentarla al otro día en la mañana, volví a su escritorio como a las 17:00 hrs ( La salida es a las 18:00), ya de verla se me paró, se había quitado el chaleco y solo estaba con blusa se le veían muy destacadas sus tremendas tetas, que si digo que son tremendas ( +- 120 cm), además me senté muy cerca de ella para poder comenzar el ritual ya estaban los dados echados y no iba a volver atrás , primero para romper el hielo comenze a conversar de cosas triviales , para que ella me fuera conociendo ya que la gran mayoría dice que soy un pesado , y así dieron las 17:45 y todavía no comenzábamos a trabajar en la negociación así que le dije que debía presentarla mañana a primera hora y que debíamos quedarnos trabajando a lo cual para mi sorpresa no puso ningún obstáculo.

Esos fueron los quince minutos mas calientes ya que sabia, que tenia poco tiempo para cumplir mi objetivo por que el personal de aseo llegaba a las 19:00 hrs, así que mientras ella corregía el documento yo me acercaba mas y rozaba sus piernas que me quemaban ya el estar a 1 cm de ellas a veces esto lo hacia con las piernas otras veces apoyaba mis manos sobre las mías para conseguir tocar esos monumentos de muslos, en ningún momento ella se hizo a un lado y ya mi pene estaba palpitando ante esa situación tan caliente, pero todavía no sabia si era producto de la casualidad o ella estaba pensando lo mismo que yo además que todavía habían personas yo no quería ni siquiera pararme ya que mi erección no se iba a bajar hasta cumplir mi objetivo ya solo Pensaba en ponérselo. Llego el momento en que quedamos solos ella se encontraba destacando algún texto de la negociación en negritas, pero yo veía que no ocupaba la función F4 ,al estirar mi mano para presionar la tecla acerque el teclado a mi , y pase a rozar sus tetas casi en forma descarada , sentí sus pezones totalmente erectos, ella me miro con cierto grado de sorpresa y me dijo que tuviera cuidado yo le dije si a caso le molestaba y no me contesto nada para lo cual yo arremetí agarrándole una teta y diciendo que eso si era un agarrón que lo otro solo había sido producto de la casualidad , ellas con sus ojos encendidos que yo no sabia si era de rabia o de calentura , me dijo que eso tampoco era un agarrón y se desabrocho la blusa en solo cinco segundos y saco sus tetas fuera del sostén sin desabrochar y me dijo que si las quería agarrar era así como le gustaba, en ese momento yo me volví un salvaje y comenze a chupar sus tetas agarrando cada una con las dos manos las recorrí desde arriba hacia abajo , dando pequeños mordiscos a sus pezones y luego succionándolos como si se los quisiera arrancar de un chupón , en ese momento ella agarro mi pene con la misma brusquedad que yo le agarraba las tetas y comenzó a masajearlo y a decirme que no sabia como la había calentado y que me iba a dejar seco , en un momento de razón ella me dijo que ese no era el lugar mas cómodo para estar así que arrancamos hacia una sala de juntas que estaba a solo unos pasos de su escritorio ya en ese lugar me puse a sus espaldas la apoye contra una mesa le quite la falda y admire su tremendo culo que tantas veces había visto marcado por esos pantalones negros que me volvían loco , era de un color rosado que invitaban a dar unas palmadas , de un golpe la baje sus calzones encontrándome con una concha , que tenia solo algunos pelos rubios, al acercar mi cara a ese horno que lo único que quería era un buen leño , disfrute de un hermoso olor a hembra caliente y comenze a lamerla como si en eso se me fuera la vida, disfrutaba de sus jugos como si fuera un sediento y ella comenzó a gritar y decirme cuanto le gustaba , en ese momento ella llego al orgasmo y bebí todos sus jugos , ella se dio media vuelta me dio un gran beso como para probar sus jugos, y me dijo esto se debe agradecer yo hasta ese momento me encontraba vestido y sudado por lo caliente , me desabrocho la camisa al ver mis bellos en el pecho fue como si enloqueciera , chupo mis tetillas, bajo al ombligo, desabrocho mi pantalón como una profesional , bajo mi boxer, agarro mi pene y comenzó a chuparlo , nunca vi una mujer que disfrutara tanto con un pene en la boca, solo en las películas pornos , me lo chupaba desde los mismos huevos hasta la punta del glande parecía como si me pene no se dejara de hinchar , yo estaba que acababa , así que saque mi pene de su boca y la puse tal como la había lamido , me acerque a su concha y puse mi pene en la entrada , entro con una facilidad sorprendente , así que comenze a dar embestidas con toda la fuerza de mi cuerpo , la quería atravesar ella comenzó a gemir de una manera tan deliciosa que me puso aun mas caliente al darme cuenta que ya me encontraba por acabar saque mi pene para tomarme un descanso ella me miro hacia atrás como pidiendo mas, con mi pene completamente erecto y unos pensamientos salvajes dentro de mi pense que este seria el momento de darle por el culo , así que le guiñe un ojo y seguí penetrándole su conchita y comenze a humedecerle su ano , dentro de la calentura ella creo que sospechaba mis intenciones, ya que cuando comenze a introducirle mis dedos en forma alternada como para que los probara todos , ella me dijo que nunca se lo habían hecho por ahí y en ese mismo instante le saque el pene de su concha y se la metí de un solo golpe en su culo dando ella un grito muy intenso que precisamente no era de dolor o era una mezcla de dolor y placer , donde lo que mas destacaba era el placer comenze el mete y saca los cuales no deben haber sido mes de 20 embestidas , mezcladas con mis gritos de salvaje y sus alaridos de placer , en ese momento le dije que era una Perra , una Puta que de haber sabido que era tan caliente ya se lo hubiera hecho antes ella me decía que era maricon por haberla calentado de esa forma , en ese momento acabe saque mi pene , mi eyaculación le llego hasta la nuca y el resto se le refregué bien en su culo , nos dimos un beso mire mi reloj las 19: 50, nos vestimos en forma silenciosa no se porque si los gritos deben haberse escuchado hasta el edificio del frente, nos limpiamos con unos pañuelos desechables que tenia. Al salir de la oficina no había nadie excepto por cuando bajamos donde estaban las señoras del aseo y una de ellas me dijo Don R. Lo llamo su señora y le dije que estaba ocupado, este comentario fue como decirme no le quise decir que se lo estaba poniendo a la secretaria.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!