Categorías

Relatos Eróticos

Hetero

Excursión por la montaña

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Era un fin de semana mas del mes de septiembre, como siempre Luis me habia enredado a salir con sus amigos, esta vez era con Maria, su novia, y una amiga, Que habia que hacer salud, que la montaña era un sitio muy sano y que nos lo pasariamos muy bien.

A Maria la conocia de otras salidas, a su amiga era la primera vez que la veia, no era ni guapa ni fea, ni muy divertida ni aburrida, pertenecia a aquel grupo de personas que integran la mayoria de los grupos, que no son la voz cantante pero que forman la claca.

El lugar elegido era realmente fantastico, entre montañas altas, cerca de un rio. Durante el dia plantamos las tiendas, una para nosotros y otra para ellas, y aprovechamos para subir a una de las alturas cercanas, al atardecer nos bañamos en un recodo rocoso del rio, el agua estaba caliente, se notaba que el sol apretaba fuerte.

La amiga de Maria llamaba la atencion tenia un cuerpo realmente agradable, Media aproximadamente algo mas de metro y medio, cabellera larga y unos pechos realmente hermosos, llamaban la atencion debajo del bikini. No se lo que pasaba que no podia evitar mirarlos, al final tuve que meterme en el agua, para evitar que se notara lo que debajo de mi bañador estaba empezando a pasar.

Despues del baño vino la cena, simple, con tierra y divertida como acostumbra a pasar en la montaña. Chistes, alguna cancion y comentarios sobre el dia siguiente. Luis y Maria dijeron que se iban a pasear, y que al volver si no nos importaba compartir una tienda i dejarles la otra para ellos, naturalmente les dijimos que si que no habia problema. Una vez se fueron y nos quedamos solos llego aquel momento en que no sabes que decir, yo nunca he sido aquello que se dice muy lanzado, ella decidio tomar el mando y comento que realmente para la epoca que estabamos hacia mucho calor, era cierto, tal vez estabamos a 27 o 28 grados, yo casi sin pensarlo dije que un baño nos iria muy bien, y casi sin darnos cuenta nos cambiamos la ropa y nos pusimos los bañadores. El rio bajaba un poco mas frio que aquella tarde, casi era mejor, no metimos de cabeza, para divertirnos cruzamos la charca competiendo un par de veces, en una de las carreras, la parte superior de su bikini se desabrocho, quedando libres sus pechos, la escala luz, las gotas de agua y sobre todo aquellas formas hacian del momento algo magico, yo me quede parado pensando que ella se avergonzaria, pero nuevamente supero ella el momento, y dijo que asi era mejor, que se sentia menos oprimida. Esto realmente me dejo perplejo, nunca habia conocido a una chica que pensara asi. Entonces aprovechando una roca inclinada que entraba en el agua se estiro encima. Aquello me enloquecia, estaba boca arriba con los codos apoyados en la roca y curvando su cuerpo como si quisiera tocar las estrellas con aquellos senos que me enloquecian.

El agua aunque agradable estaba algo fresca asi que tuve que salir y me estire a su lado. Yo notaba que debajo del bañador la tension iba creciendo, intentaba evitarlo, no queria que se notara, tal vez la molestaria.

Ella comentaba que siempre habia deseado estar asi, estirada, mirando el cielo con aquellos puntos blanco parpadeantes, con los pies en el agua, yo boca abajo mirando a todos los sitios menos donde estaba ella. Entonces ella paso su mano por mi culo, bueno creo que fue ella, pues podria haber sido una descarga, pues mi cuerpo se tenso, y me obligo a mirarla, aquella imagen no la puedo olvidar, los reflejos, su pelo mojado, ..., era incleible. Se inclino lentamente y me beso, yo ya estaba a cien, la vista me habia metido en un sueño del que no habria querido despertar nunca, pero aquel beso en los labios, la entrada del sentido del tacto en el sueño fue el detonante de la situacion, la abrace, primero con temor, luego con seguridad y finalmente con pasion, notaba su cuerpo como poco a poco se estiraba sobre el mio, como su cuerpo apretaba el mio como los vientres se juntaban y como se frotaban. Incorporo su cuerpo, mis manos se lanzaron sobre aquellos pechos que tanto habia soñado con acariciar durante aquel dia, Si a la vista eran imponentes, al tacto eran mejor, firmes, con unos pezones redondos perfectos y duros, de un color oscuro, ella arqueaba su cuerpo hacia atras con lo cual aun resaltaban mas,

Estaba de rodillas sobre la roca, con mi cuerpo entre sus piernas, y sentada sobre si pene, aprovecho un momento en que yo cerraba los ojos para incorporarse, y aun no entiendo como me quito el bañador. Estaba ya mojado, la excitacion que me habia provocado habia conseguido lo que nunca antes habia pasado. No era la primera vez que me acostaba con una mujer, con una chica, tampoco era un experto, tal vez 5 o 6 veces, pero nunca como aquella. Me sentia flotar, con un dedo jugaba con mi glande, con la otra mano con mis testiculos, y yo notaba como el fluir continuaba, empezo a besarme mientras dejaba aquel masaje y sus besos fueron bajando con mi pecho, mi vientre, hasta llegar a besar y mordisquear mi pene, luego se lo metio en la boca y como si fuera un polo empezo a chuparlos y a jugar con la lengua. No pude mas, lanze mi esperma con fuerza, alcanzandole en el pelo, rapidamente volvio a meterlo en su boca para chupar aquella fuerza que notaba que se me escapaba. Intente levantarme pero me lo impidio. Pense ya se ha acabado todo, pero ella empezo con unos movimientos que no dejaron que pudiera relajarse, Era incleible, cada vez notaba que crecia y crecia mas. Al empezar notaba como el bañador evitaba que pudiera lograr su tamaño, ahora era la piel la que parecia evitar que pudiera crecer un poco mas.

Ella se puso en pie, la imagen que tenia era la de un gigante su piernas largas, sus pechos erguidos y acabados en aquella punta formada por sus pezones y su cara con aquella cabellera con el fondo de estrellas. Me incorpore lentamente, mi cara se acerco a su pubis, le baje el bañador y me sumergi en aquel mar de pelo, note la humedad, ella tambien estaba excitada, con la lengua busque los labios y los separe, note como sus piernas se ponian rigidas cuando encontre su clitoris, lo frote con la lengua, mordi toda su entrepierna, hice entrar mis dedos entre su pliegues, ella suspiraba, gemia, se estiraba, yo me excitaba aun mas con cada sonido suyo, finalmente se dejo caer al agua y yo fue tras ella, inmediatamente se abrazo a mi, con las piernas me cogia por la cintura, con los brazos la cabeza, con sus pechos mi pecho, con su sexo, el mio. La penetre, notaba como llegaba al final de su vagina, como cada vez que apretaba ella se abria, como disfrutaba, yo no veia nada, eran los otros sentidos los que me impulsaban, su olor a piel humeda, excitada, su tacto humedo y caliente, intenso, su sabor, aquel sabor que me quedaba de cuando mi lengua habia abierto al camino hacia su cielo, los gemidos, suspiros y gritos que emitia cada vez que entraba en ella. Nuevamente me corri, fue una corrida dulce, intensa, de aquellas que solo puedes imaginar.

Volvimos a la orilla, entonces me di cuenta que desde hacia mucho rato no habiamos pronunciado ni una sola palabra, no sabia que decir, iba a decir algo, lo que fuera, cuando ella con un dedo me tapo la boca mientras que con la otra mano empezaba a acariciarme de nuevo. Mi pene habia perdido tension, pense que era imposible que se recuperara rapidamente y que por tanto aquella noche estaba llegando al final. Fue un milagro, apenas habia pasado un minuto desde la eyaculacion y ya notaba como empezaba a crecer, no se lo que hacia pero nuevamente me encontraba con fuerza. Ella se estiro a mi lado dandome la espalda, yo me coloque detras, puse aquel miembro duro, grande, como jamas lo habia visto entre sus nalgas y pase a acariciarle los pechos, primero lentamente, luego con mas intensidad, al final casi con violencia, ella gemia, movia su culo, me apretaba y yo notaba como subia nuevamente una excitacion, cada vez mas arriba, cada vez mayor que el momento anterior, se giro sobre si misma, casi con violencia, y nos besamos, nos mordimos los labios, la lengua, la cara, sus manos apretaban mi cara contra la suya, mis manos apretaban su culo contra mi cuerpo, nuevamente la penetre, esta vez fui yo quien regulo el momento, gire para ponerla bajo mi, ella levanto sus caderas y enlazo sus piernas a mi espalda. Yo entraba y salida lentamente, ella hablo me pedia que fuese mas rapido, yo relentizaba la velocidad, me paraba en el momento de maxima entrada, presionado el final de su vagina, y ella intentaba moverse bajo mi, sus ojos se abrian y se cerraban con fuerza, sus manos arañaban mi espalda para obligarme a moverme, al final inicie el movimiento, primero lento, luego mas rapido. Note como subia mi esperma, antes de eyacular le hice cambiar de posicion para poder disfrutar mas el momento. le hice ponerse de rodillas, con y yo detras la penetre nuevamente, esta vez grito, pero no un grito de dolor o de miedo, un grito de placer, fue mi locura, me lanze cada vez mas fuerte, notaba como nuestro liquidos caian sobre la roca, como empezabamos a sudar con fuerza. Entonces ella paro me saco el pene de su cuerpo y me pidio que se lo metiera por el culo. Pense que era imposible que si hubiese sido alguna de las otras chicas, con una ereccion normal, si que lo habria conseguido, pero aquella noche que ya casi era amanecer, era imposible. Ella se floto su entrepierna humeda, mojada, empapada con una mano y luego paso aquella mano por su culo. La verdad es que yo nunca me habia planteado la posibilidad de hacer el amor de aquella manera, pero en aquellos momentos yo no podia razonar, me prepare, aprete y poco a poco note como entraba, Ella gemia, lloraba, gritaba y reia toda a la vez. Al final me corri, si es que puede recibir aquel nombre ya que estaba vacio, me habia vaciado toda mi fuerza. Quedamos extenuados uno junto al otro.

Al despuntar el dia la abrace con suavidad, notaba como a cada caricia temblaba, como sus musculos se tensaban a medida que mi mano pasaba sobre ellos, nos volvimos a meter en el agua e hicimos el amor, nos envolvimos el uno al otro y nos dejamos rodar por el agua, quedabamos sumergidos, otras veces en superficie, creo que fue el resumen de toda la noche, de punto a la realizacion de toda una noche de amor.

Hoy ya es martes, hace 48 horas que no la veo, que no la siento, y ya la deseo de nuevo, voy a llamarla ahora, quiero verla, abrazarla, hacer el amor, estar con ella.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!