Categorías

Relatos Eróticos

Hetero

Tengo una amiga que es monja y puta a la misma vez

Publicado por Erofactory el 24/05/2016

la conocí en el cole de mi hijo. Era la profesora de religión. La muy puta había sido monja durante siete años, y al parecer por como folla, podría decirse que en claustro se aguantó las ganas que ahora la enloquecen. Me ha contado que en el encierro religioso solamente podía acudir a la masturbación, bajo las sábanas, cuidando de que ninguna otra monja la estuviera vigilando. Muchas de las que allí estaban también se salieron de la vida monástica debido a la gran cantidad de lesbianas que habitan esos lugares. La gran mayoria de las mujeres que se quedan allí, lo hacen porque tienen a la mano otras monjitas que les den lengua y dedo en sus orificios, pero la protagonista de mi historia al parecer no era muy lesbiana que digamos porque no se aguantó las ganas de verga dura y caliente en esa vagina caliente que tiene, y se salió de allí, para embarcarse en el proyecto de ahí en adelante de ser maestra de religión en un colegio, donde, casualmente asistía mi hijo.
La primera vez que la vi, le ofrecí mi amistad, la cual aceptó gustosamente, aunque estaba pasando por un duelo amoroso ya que el cura del barrio, de quien era pareja en ese tiempo, la había dejado. Le era muy difícil al curita hacer misas recordando cada vez que levantaba el cáliz, como se le abría el ano a la monjita ésta a quien le encanta el sexo anal, e igualmente le era dificil seguir con su celibato, imaginando cómo cada día la monja le mamaba la verga hasta la eyacuación.
El caso es que de cierta manera fui su paño de lágrimas. hicimos buena amistad, y sobre todo me gustaba que ella habia generado una hermosa amistad con mi hijo, con quienes jugaban como dos críos. Desde mi separación, ninguna amiga mía tenía tal capacidad de ganarse la confianza y el cariño de mi hijo.
Cierto día, la monjita trajo a casa de mi madre, donde yo vivía, una película especial. Era la historia de amor imposible entre dos santos de los cuales ya ni recuerdo el nombre, era un santo de los monjes franciscanos, creo y ella una monja de una orden muy estricta, pero estaban enamorados hasta el tuétano. Un amor imposible, mejor dicho.
Mientras veíamos la película... todos en una cama grande, tapados con una sábana, la susodicha se dejó tomar la mano. me entrelazó sus dedos a los míos, y entonces instantáneamente comprendí que quería afecto.
No hizo falta una semana para que volviéramos a ver una película, ésta vez en casa de un amigo, y debido a que era muy tarde y la rezandera mamá de la ex monja cerraba con llave y seguro a las 9:00 p.m.; entonces ella decidió quedarse conmigo esa noche para madrugar a aguantarse el regaño de su mamá al siguiente día.

Esa noche yo estaba más caliente que el putas, y se me hizo fácil acariciarle los senos y darle un beso. ella aceptó gustosa... luego, cuando bajé la mano a su entrepierna, no me dejaba pero luego me explicó que era porque hasta ahora se le estaba pasando el periodo. quería que le besara más lo senos, luego cuando tomó más confianza, me pidió que se los mordiera, yo lo hice con delicadeza... pero la perra quería era que se los mordiera realmente fuerte... alrededor del pezon, me asusté mucho ya que nunca me habia tocado una masoquista así, incluso quedaba el rastro de mis dientes entre morado y rojo en su areola... queria que la mordiera hasta casi levantar el peso de su torso de ese lado, halando con su teta mordida en mi boca.
Quizá algún cura la acostumbró a eso, quizá la castigaban así los curas, por puta, por hacerlos caer en el pecado. O quizá las monjas en el convento la tenían acostumbrada a morderle esas tetas para calmarle sus ganas de pene por todos sus orificios.

Seguimos, no le puse más cuidado a sus raras mañas de perra, y seguidamente, quiso satisfacerme.... ya en ropa interior solamente.... yo me le puse a horcajadas sobre su cuerpo flaquito pero delicioso, la besé hasta la cintura, y me quité mi boxer para que viera mi verga erecta y goteando, Con la luz apagada, sólo la luz de la luna que entraba por la ventana se reflejaba en las gotas preseminales que ya me tenían mojado, y estaban saliendo más.. muchas más. a las que ella se abalanzó como una condenada loca nonfómana.... ¡Cómo me tenía la gran puta!...
Apenas vio aquello... se le hizo la boca agua, me lamió y me chupó mis gotas antes que cayeran al suelo, y luego se tragó mi verga hasta los huevos, una y otra vez, salía hasta la punta y luego volvía hasta la base, chupando en cada salida, nuevamente lamiendome... entrando y saliendo...., Dieciséis centímetros de verga caliente y dura, No la tengo muy grande, pero bien gruesa eso sí... toditos le cabían en su boca, era obediente. le decía abra tu boca ABRELA... NO LA CIERRES... Y ME Hacía caso al instante... así podía yo follarme esa boca hasta donde yo quisiera.... o deslizarle mi glande erecto dentro de sus mejillas hasta hacerlo salir a presion por sus comisuras labiales, darme pequeños golpes en mi verga que protruía tras sus majillas me encantaba. ese sonido de mi verga disfrutando de lo liso de sus mejillas internamente.. delicioso..... ella me tragaba con una técnica que pronto me hizo no aguantar más, por ello le pedí que me dejara clavarle mi verga en esa vagina... no aguantaba más.... sólo la puntica, me dijo.. y yo acepté.
Una vez la punta estuvo en la puerta de su vagina pude sentir cómo estaba de mojada, chorreaba su liquido de excitación, era apretadita, bien apretadita, a la final parece que en el convento no le habían metido el brazo tanto, ni los curas se la habian dejado como bebedero de patos aún, de manera que entonces yo se lo clavé de un sólo empujon se lo fui metiendo hasta adentro adentro de su vagina.... Ufff..... AAaajjjj..... su gemido fue impresionante.... "siento rico papi, siento rico.. siento que me quemas adentro... dame.... dame ... soy tu perra..... dame duro..."
Escuchar lo cerda y safada que era para el sexo me ponía mucho mas caliente, y quería solamente hacerla sentir mi verga bien duro en sus entrañas, le dí como a una puta realmente como a un objeto de placer, más que como a una amiga.... llegamos a un orgasmo mutuo con la satisfacción de una historia que apenas comenzaba.

pocos días después se fue de su casa, para arrendar un aparta estudio en otro sitio, donde yo podía entrar libremente. Cogió por vicio lamer las gotas que salían de mi glande erecto, y yo la tomaba su pelo y me follaba esa boca que a veces se atoraba y tosía pero que finalmente cedía para recibir todo mi pene, del cual decía que le encantaba. En Su cuello se notaba cómo dilataba la garganta con tal de dejarme follarle esa boca, yo me enloquecía, finalmente me le venía dentro y no se lo sacaba hasta que ella se comía todo mi semen, o le daba un respiro y se lo volvia a meter una y otra vez, hasta que me venia en su cara... recuerdo un día que cayó tremendo chorro de semen justo en su ojo y quedó con el ojo rojo toda la tarde jajajjaja pero le encantaba mi sabor.

Allí mismo, una tarde que llegué y la encontré recien bañada, me meti bajo las sábanas y ella empezó con su oficio de exmonja mamadora, lo único que me fastidiaba era la medallita de la virgen que me golpeaba en las huevas cuando ella me lo mamaba hasta el fondo. Por respeto a los signos religiosos, tuve que hacerle quitar sus medallitas, ya mas de una vez quedaron salpicadas de mi leche y eso no me gustaba para nada. Pero ella accedió, se quitó todas sus medallas y cruces por respeto.

Esa misma tarde, despues de haberle echo tener un par de superorgasmos con mi verga y estando a punto de venirme en su boca.... le hice que nos pusieramos de pie, la hice inclinar para que me quedara a la vista su culo blanco y hermoso, y le dije que queria meterselo en el ano, a lo cual accedió gustosa.

tomé mucha crema hidratante, de un tarro grande que ella tenía sobre la mesita, y se lo fui dilatando con mis dedos, mojados en esa crema... apenas dilató un poco me engrudé el pene con crema , lo puse abriendo el esfinter de su ano, y TOMAAAAAaaaa perraaaa le grité mientras ella daba un grito de placer que se escuchó en todo el edificio.... al principio me dijo que habia dolido un poco, pero después estaba tan complacida que sólo gemía... "NO LO SAQUES... NO LO SAQUES.. DAME... DAME EN MI CULOOOO NO me lo vayas a SACARR... dame SOY TU PUTAAA " decía, una y otra vez, y eso a mi me ponía más y más cachondo que nunca.

De verdad le masacré ese ano.... fueron unos quince minutos dandole de mi verga, y cambiandola de posicion, se lo meti mientras ella estaba en cuatro, la cabalgué mientras apretaba sus tetas , o la tomaba del pelo para domarla como a la bestia salvaje que era, también la voltié acostada de frente a mi y se lo metí caliente en las profundidades de su ano, mientras ella me miraba con sus ojos que abría y su boca, en cada empujón, mientras apretaba sus manos, las sábanas, o se sostenía de la madera de la cama.... Ese culo debía quedar lleno de mi leche, y así fue...
en el momento del orgasmo , ella estaba acostada, mirandome, con sus piernas sobre mis hombros, y mientras le daba PENE por ese ano.... le metí dos dedos de mi mano y la masajeaba rápidamente en su punto G para producirle sensaciones exquisitas, a las cuales ella no fue indiferente... a la vez que yo hacía ésto ella con una de sus manos se hacía vibrar el clítoris para finalmente explotar en un orgasmo anal vaginal que es de lo mejor que habíamos vivido hasta el momento.

De ahi en adelante.. empezó nuestra verdadera historia de locura sexual... pero éstas serán historias que les iré contando poco a poco....

Adios.



Amigos, espero les haya gustado, Soy Latino. Si quieren recibir más literatura erótica y de ficción, escribir a erofactory@gmail.com
Gracias,

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!