Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

Diana y Alfredo. Amigos de verdad (Parte 3)

Publicado por Dianita el 13/08/2013

Diana y Alfredo: Amigos de verdad (Parte 3)

No puedo negarlo…..ese día me entregue conscientemente a una infidelidad que me hizo desde ese momento, en una mujer diferente. Siempre tuve miedo de entregarme a otro hombre en condiciones de casada, pero la situación me rebasó y con la fantasía de mi esposo, creo que me entregue sin temor a una aventura con mi amigo, pensando en que la confianza me ayudaría a asimilar esa entrega de mi cuerpo a otro macho.

Ese día al regreso a mi casa, sinceramente no hice mucho caso a mis hijos, y los deje jugando con sus cosas, en tanto yo simplemente me recosté en mi sillón, simulando ver la TV, aunque en realidad, mi mente estaba recorriendo cada minuto de lo que había pasado hace unas horas antes.

Estaba en ello cuando sonó mi celular. Un mensaje de Alfredo llegó diciéndome “Dianita, quiero agradecerte lo que hemos pasado el día de hoy….me encuentro sumamente inquieto y hasta quisiera ir a tu casa y…..repetirlo nuevamente”.

Con mis manos, tape mi rostro, pero contrario a sentirme incomoda, solo sonreí, como si fuera una niñita. No le conteste en ese instante, aunque estaba que me moría por hacerlo, pero llegada la noche, cuando mis hijos fueron a dormir, no pude contenerme y me metí a mi recamara, en lo que mi mente seguía viva con esa infidelidad con mi amigo; me desnude totalmente, y logré sentirme aún húmeda, por lo que comencé a masturbarme con intensidad. Mi piel se estremecía y mis manos ávidas recorrían toda mi conchita, de la cual escurría aun semen de ese macho!!

Perdí la noción del tiempo y no supe cuánto estuve tocándome, pero esa fuerza intensa en mi interior, comenzó a cegarme hasta sentir que me venía un intenso orgasmo…..no paré de tocarme y mi cuerpo se tensó como nunca, y mi respiración se entrecortó, deteniéndose por unos segundos para después dar paso a una exhalación intensa y muy fuerte….-Ahhhhhhhhhhhh-. Me retorcí como una hembra satisfecha, y mi rostro sumamente hirviente, rojo y sudoroso, manifestaba rasgos de felicidad, placer y un descontrol que me hacía vibrar muchísimo.

No se cuánto duré así en mi cama, acariciando mi conchita, como queriendo calmarla, pero poco a poco fui perdiendo la noción y fui quedándome profundamente dormida y desnuda. Y hasta el día siguiente, sin ver la hora, me desperté sin levantarme…..mi mente seguía perdida recordando todo y tome mi celular nuevamente donde vi el mensaje de Alfredo y lo conteste con pocas palabras: “Seguro?”.

En eso, y sin darme cuenta, veo a mi lado y estaba mi esposo dormido aún. Perdí la referencia del tiempo y no recordaba que mi esposo ese viernes fue de juerga con sus amigos y por eso llego tarde, pero estaba en la casa.

Después de ver a mi esposo aún dormido y totalmente ebrio, me dirigí al baño y quede frente al espejo observándome. Quería preguntarme algo a mí misma pero no sabía que!!!
Estuve observándome largo tiempo al espejo, preguntándome que había hecho y……que haría después de aquel día!!.....Mis manos apoyadas en el lavamanos, no soltaban ese mueble y mis ojos no se despegaban de ese espejo.

No tenía respuestas y solo me senté en la orilla del sanitario y desnuda aún. Abri mis piernas admirando mi coñito y noté que aún tenía residuos de semen de mi amigo. Fue tanta la intensidad de estar con otro hombre, que no quise quitar ninguna seña de mi infidelidad, y deje ese semen que se consumiera en mis entrañas y en mi piel. Quería estar segura de que en mi ser, llevaría por siempre, la marca de la infidelidad.

Mis tetas blancas con un gran pezon cafe/rosado que tanto me gustaban ahora eran un lienzo en el que se podían adivinar varios dientes marcados. En ese momento caí en cuenta que no solo hubo besos sino mordidas…..docenas de mordidas alrededor de cada uno de mis senos.

Estuve mucho tiempo pensando y decidiendo que debía hacer ahora y tome una decisión:

Con cuidado y paciencia me dirigí a mi cama nuevamente y me quedé nuevamente dormida: había elegido ser una esposa silenciosa…..dudosa de que había sido infiel por primera vez…….no quería recordar pero tampoco olvidar que era una mujer a la que ya se había culeado varias veces un macho distinto a mi esposo.

Por ser sábado, no di importancia al horario, y así me quede todo el día. Mi esposo igualmente se quedó reposando su fiesta y ninguno de los dos hicimos por levantarnos, por lo que mis hijos, fueron, vinieron de sus recamaras, vimos la TV en la recamara y asi nos llegó la noche, en que todos partieron a dormir nuevamente.

Al otro día cuando me levante mi esposo ya no estaba, como lo supuse, se había levantado antes que yo, salí a buscarlo y lo encontré: ya se había bañado, y lo salude con un beso en la mejilla diciéndole:

-"Hola borrachito"
Tratando de fingir un tono cariñoso y confiado.

Y el me respondió:
-"Hola amor buenos días"

No le pedí explicaciones, deje que hablara y diera la historia que debíamos de seguir, en sus ojos se veía temor y desconfianza, así algo nervioso me dijo:

-"Oye perdón por haber llegado tan noche, estuvimos los amigos tomando en el bar, ellos me trajeron y ...y..

Silencio

-"Y tú te levantaste en la noche?"
Yo le respondí tranquilamente:

-"No, me quede totalmente dormida, solo sentí que llegaste y te acostaste".
El con un aire de alivio:

-"si, ayer me trajeron mis amigos, y me dejaron (risa nerviosa)"

-"jajajaja ya me imagino cómo se han de haber puesto ehh"

-"yo no amor, solo tome unas cuantas copas, pero ya ves que a mí no se me sube"

Entre mi pensé "si, en cambio a mí se me subió todo lo que quiso mi amigo".

A continuación nos fuimos a la cocina, y preparé algo rápido y nos sentamos a desayunar.

Así pasaron varios días, pero algo me inquietaba…..algo me decía que mi esposo tenía algo que no quería revelar. Incluso en un momento, llegue a pensar que aquel día, hubiera llegado y se hubiera dado cuenta de que en mi coñito, había semen!!!......no quise indagar más. Y yo por mi parte también empecé a olvidar lo sucedido, pero sentía muchas sensaciones dentro de mí.

Un fin de semana, mi esposo comentó que tenía que entregar unas cosas en su trabajo y aprovecho para llevarse a los niños con sus primos y me dejo sola en casa.

No pude evitar calentarme al momento, cuando justo estaba sola, y recibí un mensaje a mi celular de mi amigo: “Solita”? a lo que conteste que sí.

Inmediatamente recibí una llamada de Alfredo a mi casa y estuvimos platicando no se cuánto tiempo, pero debo confesar que en el recuerdo de lo que hicimos y la plática con él, me comenzó a provocar cierta excitación y me sentí sumamente húmeda y mis manos no pudieron evitar comenzar a tocarme con placer en tanto hablaba con él.

Debo reconocer que la plática con mi amigo, me excito de nueva cuenta, y me di cuenta que me tenía sumamente húmeda, ya que mi conchita, escurría de placer. En cuanto terminamos de hablar mi amigo y yo, me sentía muy intensa, y el placer era enorme, por lo que aprovechando que estaba sola, comencé a tocarme más profundo y con más fuerza.

Estaba en mi cama desnuda con las piernas abiertas y sus dedos entraban y salían violentamente de mi vagina encharcada, haciendo los sonidos característicos : shac shac shacc, como hipnotizada estaba masturbándome, y ahora con media mano adentro de mi hoyo enrojecido fue para mí una avalancha de nuevas sensaciones.

Mi sangre hervía y mis manos trabajaban afanosamente en tocar cada milímetro de mi conchita, tanto por fuera como por dentro y entre tanta excitación, mi boca comenzó a decir muy tímidamente y en voz baja. Como si solo quisiera escucharme yo sola:

-"Alfreddoooo mmmmmmmm, que me quieres hacer?........no intentes nada ehhhh!!!!...... no me lo hagas Alfredooooo mmmmmmmmmmmmmmm …….porque me violas????..... nooooo no me violes ahhhhh ahhhhhh no soy una puta no soyyy ahghhhhhhhhh"

Mientras todos los dedos de mi delgada mano entraban duramente en mi conchita jugosa, estaba totalmente convertida en un lago de fluidos, que resbalaban por mis piernas, por mis nalgas y mojaban mis sabanas; en eso vi a mi lado, un desodorante de envase largo con forma de falo: comencé a lamerlo y chuparlo, como si fuera la verga más rica que hubiera probado, provocándome un deseo animal, ya que lo lamia y mordía sujetándolo con una mano mientras con la otra me daba fuertes empellones hasta hacerme gritar de dolor y placer... entonces como si fuera un ritual comencé a hablarle al envase del desodorante:

-"Ohhhhhh…..pero…..solo la puntita si??......portate bien y solo la puntita siiiiiii ahhhhhh……no me castigues metiéndola toda!!!....solo la puntita…..."

Y en tanto mi boca emitía esas palabras apenas audibles, tome ese envase de desodorante y lo dirigí a mi vagina, y me lo pasé una y otra vez de arriba hacia abajo, tocándome el clítoris y recorriendo mis labios rasuraditos hasta mis nalgas, viendo como me lo metía entre mis labios y tímidamente me metía la puntita apenas, distendiendo mis pliegues de carne rosadita. Entonces firmemente ese envase fue entrando, desapareciendo centímetro a centímetro, poco a poco dentro de mi cueva húmeda... y cuando entró prácticamente todo el envase dentro de mi coñito,recuerdo que lancé un suspiro:

-"Ahhhh que ricooooo"
-"Me entro todo Alfredoooooo……te pedí que solo la puntitaaaaa!!!....ahhhhhh"
-"Yaaaa…….ya no puedo másss……quiero sentirlo bien adentro papito"
-"Ábreme otra vez todita papacito……..quiero sentirte otra vez todo como aquel día"
-"Me gusta la puntitaaaa…..pero me enloquece más toda tu verga……enloquéceme metiéndomela todaaaaa……ahhhhhhh"

A ese momento, ya había dejado un charco de jugos en la cama, pero yo seguía moviéndome de arriba a abajo con fuerza, moviendo mis caderas, en tanto me metía a ese envase de alrededor de 15 cm, hasta adentro de mi coñito, y lo sacaba apretando mi vagina para después con fuerza volvérmelo a meter, y en un momento intenso de calentura me lo saqué y dándome vuelta, lo metí en mi boca, en tanto yo me ponía en posición de perrito sujetándolo con una mano y con la otra abriéndome las nalgas, en tanto lo chupaba y lamia.

Desde donde estaba, podía verme muy bien porque tenía frente a mi un enorme espejo que permitía reflejar mis poderosas nalgas redondas, suaves y rositas que tanto gustan a los machos. En tanto mis dedos entraban y salían chorreando jugos vaginales. Entonces utilizando esos jugos como lubricante empecé a meterme un dedo por el camino de atrás, ese pequeño agujero rosadito coronado con dos preciosas nalgotas, y empecé a abrirme tímidamente, primero con un dedo y gimiendo con dolor y excitación, y comencé a hablar como si le hablara a alguien:

-"auuuuuu me duele Alfredoooo… no me lo metas por atrás, ……que va a decir mi marido"

Era la primera vez que mencionaba a mi esposo y sentí que todo mi cuerpo temblaba.

Pero era tanta mi excitación que seguí tocándome y hablando a alguien imaginario:

-"Alfredoooo….. por mi culito no!!!"

Y me metí todo el dedo, y así estuve cogiéndome yo misma un buen rato hasta que agarré el envase de desodorante y le di tremendas mamadas, llenándolo de aceite de bebé y de un empujón me lo metí todo en mi concha en lugar de mi culito:

-"auuuu Alfredoooo que ricooo Alfredo….. me estas violando la cuquita…..me estás cogiendooooo……..estoy siendo…… infiel Alfredooooo…… este envase no se compara con tu troncote"

Me di una bombeada de varios minutos con el envase en la vagina alternándome con varios dedos en mi culo totalmente expuesto hasta provocarme lo que tanto había buscado……. un gran orgasmo impresionante.

Mis piernas empezaron a temblar, a mover mis caderas de arriba hacia abajo, mi trasero tan rico hacia ruidos al chocar contra aquel envase: "plap plap plap", y finalmente me lo saqué y sobrevino algo que nunca había pasado conmigo.

De mi vagina salía un chorro de fluido como si estuviera orinando, fuertemente salían chorros y chorros dejando mojada mi cama, y en tanto yo me abría las nalgas con ambas manos y veía mi panochita totalmente abierta y remojando todo a su paso con mis fluidos vaginales, los cuales chocaban con las sabanas mientras gritaba: "Alfredooooooo"

Al terminar mis piernas ya no me respondieron y me dejé caer desmadejada en la cama.

Después de unos minutos, me fui a la sala, dejando mi cama empapada de mis líquidos femeninos, y me deje caer en un sillón, pensativa de lo que había hecho, y pensé que todo había pasado después de una semana de tranquilidad, y me había hecho creer a mi misma que todo había sido una pesadilla…….., que estaba pasando???

Estire mi mano y por accidente tumbe mi celular que estaba sobre la mesa de la esquina, y lo recogí, como autómata lo prendí y me metí a leer mis mensajes, y ahí vi algo…..

Había varios mensajes de Alfredo donde en el titulo venia: “Dianita, no puedo dejar de olvidar lo que pasamos el otro día, que bien lo pasamos”, “Dianita, me encantas y quiero estar otra vez contigo íntimamente”, Señora, si no fuera tan bella, no la buscaría pero…..quiero encontrarla, para estar nuevamente con usted”.. y asi varios mensajes más etc,etc, entonces los revise desde el primero.

Encontré algo que no había visto, y hasta ese momento comencé a verlos con calma. Alfredo me había mandado varias fotos. En la primera estaba dándome un beso con Alfredo.

En otra foto, Alfredo me agarraba de las nalgas con el vestido subido.

En otra se miraba a Alfredo besándome los pechos.

Después venían las más fuertes:

Yo desnuda, acostada en la cama, con un pene metido en mi concha.

Había otra foto donde Alfredo se venía en mi boca abierta, y yo con una cara de puta que no podía con ella del gusto que me estaba dando en ese momento.
Y en otra, yo en posición de perrito, y desde atrás la foto donde se veías mis nalgas bien dispuestas, con una verga en medio y a medio meter en mi culito……y mi rostro de lado, con los ojos cerrados y mi boca saboreándose ese momento……me vía bien puta!!!!!.

En ese momento, entre caliente y enojada, no sabía que hacer, el coraje y la impotencia me estaban matando, fue entonces que leí los mensajes con detalle:

-"Hola Dianita, estas fotos son de ayer….discúlpame que no te haya avisado pero eres una diosa y en ese momento no pude evitar tomar mi celular y tomarte unas fotos porque no podía creer lo que estaba pasando…..no quería pensar que todo fue un sueño y por eso tome estas fotos de lo bien que la pasamos, gracias".

En ese momento me di cuenta que había pasado ya bastante tiempo desde que estuve con Alfredo y apenas estaba viendo que me había mandado esas fotos, con todo el riesgo de que mi esposo, en algún momento hubiera tomado mi celular para otros temas y visto esas fotos, por lo que solo logre contestarle por mensaje a Alfredo -"Por lo que más quieras Alfredo, borra esas fotos que pueden caer en malas manos."

Y a los 5 minutos me contestó Alfredo diciéndome:

-"Hola Dianita rica , ahorita estoy en una reunión pero no te preocupes…..estas fotos solo las tenemos tu y yo. Tu eres mi amiga y nunca te traicionaría. Tenme confianza. Es un regalo que me diste y quiero conservarlo. Tu si borralas”.

Y solo reitere mi solicitud: “Esta bien, pero…….ten muchísimo cuidado,…..a la que estas comprometiendo con esas fotos es a mi……toda mi cara esta expuesta y la tuya no!!!!....cuidame por favor!!!!-

Inmediatamente Alfredo me contestó: -“Te cuidare muchísimo….pero si quieres estar segura, mañana te espero en el Restaurant Toks, a las 4 de la tarde, y para que tu misma las borres de mi celular y …..yo quiero……., solo quiero... platicar contigo ".

-"Esta bien, ahí estaré Alfredo, por favor no me quedes mal...
Estaba enviando justamente el mensaje cuando escuche que abrían la puerta de la recamara, ¡¡¡ mi esposo venia !!!

Apenas se envió el mensaje y rápidamente me salí de los mensajes y deje el celular donde estaba, sin alcanzar a borrar las fotos, y para disimular, me puse de pie, para ponerme enfrente de mi esposo y decirle:

-" Oye mi amor necesito algunos maquillajes."
-"Claro, necesitas dinero?" me dijo mi esposo
-"Si podrías prestarme mil pesos? y te aviso que mañana voy con mi amiguita al Toks a tomar el café o a ….comer….no sé, a ver como se dan las cosas,….me quede de ver con…..ella a las 4….muy probablemente llegue más tardemmmmhhhh de lo pensado..." le dije a mi esposo casi gimiendo y con una
sonrisa entre nerviosa y excitada.

Temblándome las piernas y como si la tierra me estuviera tragando solo atine a decir:

-"No te inquietes mi amor si llego más tarde mañana……..si se pone bueno…….puedo quedarme más tiempo mi amor”.

-Claro…..yo saldría al día siguiente muy temprano a una reunión, por lo que no te preocupes, yo me dormiré y tu tomate tu tiempo amor”-

Graciasss…….-y una enorme felicidad me abrazó, tratando de no evidenciar mi gusto por saber que podía llegar a la hora que quisiera.


Continuara…

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!