Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

El ascenso de mi marido

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Decido que mi marido obtenga un ascenso al precio de acostarme con su jefe y 2 amigos... Esto sucedió hace unos meses atrás, mi marido aspiraba a un ascenso en su trabajo y no lo conseguía. Y con tal de no oírlo quejarse una vez más decidí hacer algo al respecto. Pienso detenidamente que hacer, he escuchado que su jefe es un hombre muy culto, fino. Sólo le había visto un par de veces en aburridísimas fiestas y me había parecido un poquito mariposón. Pero bueno allá él, me dejo caer por su oficina una tarde cualquiera y me voy derechita al despacho del jefe, se sorprende de verme ahí y me pregunta si estoy buscando a mi marido le digo que no que en realidad venía a invitarlo a él y a su mujer a cenar a la casa una reunión informal, 4 parejas no más. Me dice que le parece una idea estupenda y quedamos para el viernes.

Decido vestirme con esmero y desplegar todas mis dotes de buena anfitriona, antes de la cena me distrae el timbre y son rosas blancas (mis favoritas) con una tarjetita de él en la que agradece la invitación y confirma la asistencia. Me parece un lindo detalle y a eso de las 8 aparecen. Ella una señora muy elegante y finísima y él enfundado en un muy buen traje, tiene 55 años y se conserva muy bien. Cenamos y la velada transcurrió de manera distendida, todos disfrutaron y pude observar al jefecito con más detenimiento, tenía una conversación muy interesante había viajado mucho y ya iba por la esposa número 3. Sabía de arte de música, y a mí me seguía pareciendo medio “florcita”. Ojo no tengo nada en contra de los gays, tengo amigos y amigas que lo son. Lo único que lamentaba era que si esperaba seducir al jefe para que le diera la promoción a mi marido iba fregada. Pero bueno igual iba a ser una linda velada. Mi marido ya llevaba 3 copas y me lo estaba por echar a perder de forma tal que me lo llevé con cualquier pretexto la cocina y le zampé un café fuerte y le dije que esto lo estaba haciendo por él que no me lo estropeara haciendo el tonto. Después reaccionó y no hizo más papelones. Nos despedimos quedando en repetirlo pronto.

Al otro día recibo una rosa blanca junto con una tarjetita agradeciendo tan magnífica velada e invitándome a un brunch en su casa de la playa. Vaya disyuntiva!. Por sexo no creía que fuera el asunto, tal vez sólo quisieran retribuirme la gentileza pero si hubiera sido así nos hubieran invitado a los 2 y la tarjeta venía dirigida a mí solamente, con lo cual era clarísimo que era sin marido. Lo que hice fue llamar a su oficina, me atiende le agradezco la rosa y me dice que me espera alrededor de las 11 am de la mañana siguiente y que si quiero puedo llevar bañador. Bueno con que esas tenemos, decido ir y ver que pasa.

Llego al día siguiente, me he puesto un lindo vestido, tacones y decido dejar el pelo suelto. Ya cuando llego me voy sorprendiendo tiene un caserón enorme, me anuncio y baja a recibirme. Me saluda con un beso en ambas mejillas y me lleva cogida de la mano a la piscina mientras me va diciendo lo bella que me veo y si no me hará daño el sol, etc. Viene un criado que me acomoda un parasol cerca y mi anfitrión le da una palmadita en el culo, ahora ya lo tengo más claro, no me había equivocado, le pregunto por su mujer, me dice que bajará en un momento pero que no nos va a acompañar porque se va a hacer destrozos a un shopping. Sonrío para mis adentros estaba claro yo de haber sido ella hubiera hecho lo mismo. Hablamos de muchas cosas y hasta ahí yo no sabía muy bien de que venía el asunto. Me pregunta si estaba a gusto, le dije que sí que lo estaba pasando muy bien. Vuelve el criado y lo miro mejor no estaba mal, de hecho había que reconocerle que tenía buen gusto para los muchachitos. Nota que le he mirado y me pregunta abiertamente si me gusta, yo casi me muero del bochorno y le digo que me disculpe, (lo último que me falta es un ataque de celos). Y me dice que no me de pena porque los elige así para su mujer porque él hace ya mucho tiempo que no la puede tocar por una venérea mal curada.

Bueno eso es más de lo que yo quería saber y me vuelve a preguntar si me gusta el criado le digo que no está mal pero que no es mi tipo. Me dice que se nota que yo no soy mujer de un solo hombre y que si pudiera le hubiera encantado metérmela hasta el fondo. Ahí juro que me podrían haber derribado de un soplido. Y le digo que yo estaba hasta hace 5 minutos segura de que era gay. Se ríe y me dice que no, que no iba de eso y me pregunta a que he venido. Le agradezco la sinceridad y le digo que le había invitado a mi casa con la intención de conseguir esa promoción pero que pensé que lo suyo eran los chicos y vine a ver que tan equivocada estaba. Me dice “ah bueno por lo visto además de bonita e inteligente eres sincera”. Le digo que si que es cierto y me pregunta que estoy dispuesta a hacer para conseguir la promoción y ahí me pongo a negociar con él como si fuera un cliente más la promoción consistía en básicamente más dinero y mejor cargo pero no mucho más. Yo le digo que me parece bien pero que le agregue un buen coche, una cuenta de gastos, despacho mejor y viajes frecuentes que me den oportunidad de seguir siendo una “nena mala ”.

Se ríe y me dice que el día que me quede sin trabajo no dude en llamarle porque le encanta que sea despiadada. Sorbo mi bebida y le pregunto que quiere él a cambio y me dice que me quiere acariciar, sobarme y ya que no me la puede poner me quiere ver cogiendo con uno de mis amantes, eso es una chorrada porque yo cuido a mis hombres y no los comparto. Le digo que con un amante no pero que elija él, que la única condición que le pongo es que el tipo esté bien bueno. Se ríe y queda en llamarme, le digo que espero un gesto de buena voluntad de él y que una vez que lo concrete yo cumplo mi parte me dice que le parece justo.

A la noche llega a casa mi marido y me muestra muy orgulloso el coche que le ha dado la compañía y me dice que está casi seguro que el ascenso es de él, yo para mis adentros me río y le digo que no se hace una idea de lo cerca que está de ascender. Al rato llaman a la puerta mi marido abre y me dice que me han enviado un paquete Es pequeño, lo abro hay un conjunto de bragas y brassiere, una de esas llaves magnéticas típicas de un hotel y un mensaje que dice “En una hora”, obedezco me calzo el conjunto pretexto una excusa y me voy.

Llego al hotel subo a la habitación y en ella está el jefazo con 2 muchachos uno rubio y el otro castaño, me sonríe y me dice que escoja yo misma. Me le acerco y le beso en los labios le digo que ni que me hubiera leído el pensamiento porque siempre quise hacerlo con 2 tíos al mismo tiempo, pero me daba cosa. Me sonríe y me dice que ya sabía que era muy zorra y que me dejara hacer todo lo que él quisiera, que él había cumplido su parte y ahora me tocaba a mí. Me acerco a los muchachos y me empiezan a quitar la ropa uno de ellos le dice que me veo deliciosa, que me va a dar el polvo de mi vida. El otro me va quitando la ropa y acariciándome yo me siento muy guarra y decido que esta fiestita es sólo para mí y me olvido de todo. Uno me va besando el cuello y otro va bajando por mi espalda, me va besando y con sus manos me empieza a acariciar las tetas, baja hacia mi culo y me lo va lamiendo me hace inclinar sobre el estómago y el otro me da a comer su pija. Miro al jefecito y se está sobando los huevos ahí sé que el trato se va a cumplir. Antes de lo que esperaba el que está detrás de mí me empieza con un cunnilinguis de novela y me pone 2 y 3 dedos en la concha. El rubio va a acabar y le pregunta en donde quiere que me la dé y le contesta que en las tetas para lo cual se la aprieto entre ellas y acaba. Me dice que no me limpie y que vayamos con él.

A esta altura yo quería que me la metieran y no tanta lengua. Llego donde él y me empieza a untar la leche en las tetas y le ordena al otro que me limpie con la lengua. Ni corto ni perezoso se empieza a chupar la leche del otro y el mete 2 dedos en el coño, los saca y se los chupa y me dice “Sabe bien dulce Alexia eres una delicia” decido tomar cartas en el asunto y con mucho cuidado lo empiezo a acariciar yo y le voy dejando en pelotas. Está recaliente pero no puede hacer nada, me le pongo enfrente y me la empieza a mamar, no movía nada mal la boca debo decir. Y el otro muchachito me va sobando las tetas por atrás y me busca la boca para besarme, me mete la lengua hasta las amígdalas y me va acariciando el cuello y sin más el otro chico se acerca y nos vamos los 3 a la cama me pongo en el medio de los 2 y cumplo mi fantasía de ser el jamón en el sándwich de 2 machos solos para mí.

Uno de ellos me mete los dedos en el culo y el otro me sube la pierna y me la clava hasta el fondo el jefe mira, se sube a la cama, me acaricia la boca, el cabello y va diciéndome “zorra mira que te gusta follar eh”. Lo miro y le pido que me coma las tetas, se acerca y las goza como un poseso le toco su miembro y está duro, me dice “Ay mamita hacía años que no se me paraba así”. Antes de que la estropee me la meto en la boca y se la dejo pronta aparto a los chicos y me dedico a él me le pongo en 4 y me la mete a lo perrito, así le doy margen de moverse tanto como quiera no olvido que es un señor con una condición cardíaca y no quiero tener que llamar a emergencias. Me monta y al cabo de poco me acaba. Lo siento resoplar y si bien yo no acabo porque me da miedo que se me muera ahí, sé que él lo disfrutó. Se van los chicos y me dice que hacía como mínimo 5 años que no se le paraba sin importar cuanto Viagra tomara. Me alegro por él le beso en los labios antes de irme y me dice que nos vamos a ver que no me asegura de que se repita la montada pero que lo que yo quiera lo voy a tener. Así que ahora cada vez que mi marido presume de su tan merecido ascenso me da risa pensar que en realidad la que salí ganando fui yo porque cada tanto le doy una alegría al jefazo y ahora la que se va de shopping con la tarjeta sin límites soy yo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!