Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

El sagrado compadrazgo, sexo e infidelidad

Publicado por Lourdes el 18/07/2016

No podia ser pero ahi estaba, desperte y el simplemente me sonrio y me dio un beso muy tierno en la espalda, ambos estabamos totalmente desnudos pero el actuaba como si esto fura ya cotidiano, me levante y con cierto pudor me cubri aunque era claro que ya me conocia muy bien, me meti a bañar sali cubierta con la toalla y con las ideas mas claras me sente en la cama diciendole que eso habia estado mal y que no se repetiria, el sonrio y se sento junto a mi, me empeso a besar mi espalda y aunque trataba de evitarlo la verdad me gustaba, sus labios me encantaban, cuando me quito la toalla sabia que era suya, me recosto y casi jugando me acariciaba todo mi cuerpo, no hablaba simplemente parecia querer memorisar cada parte de mi, cuando me mordio mis pezones simplemente explote, lo acariciaba y el me demostraba su maestria para hacerme suya, movia su lengua y succionaba mi clitoris de tal forma que gritaba como loca, me vacie y el disfrutaba verme asi, se paro y me sente, y docilmente me jalaba la cabeza para chuparle la verga que dicho sea de paso estaba muy buena, me giro y incada espere paciente que se jugueteara con mi boyo para luego meterme su fierro de un solo tiron, empeso a moverse con ese impetu que tanto me gusto... burlon me susurraba y eso que ya no querias, yo simplemente cerraba los ojos y mordia la almohada el movia su verga de una forma que me volvia loca, me volteo y jalo mis piernas se las puso al hombro y me volvio a penetrar, sentia lo grande de su pitote y me vaciaba como loca, paso un buen rato, sudabamos copiosamente y el se vacio dentro de mi, saco su verga y me jalo, me trague las ultimas gotas de semen que le salian, se metio a bañar y luego lo acompañe, en silencio nos lavabamos el uno al otro y nos dimos un beso apasionado como despedida, me vesti y el me esperaba acostado en la cama, le dije que me saldria primero y nos despedimos, llegue a la casa y mi marido algo malhumorado me reclamo porque no le habia hablado, busque la respuesta mas estupida y el la creyo pues dejo de pelear, me llevo a comer y la vida continuo para mi como la amorosa esposa, pero al otro dia al despedirlo me quede sola y encerrada en mi recamara trataba de acomodar mis ideas, era su amigo, cuando me lo presento era un estudiante pero pude ver que tenia buen cuerpo y era guapo, paso el tiempo en que nuestra amistad se fortalecio aunque no podia negar que cuando podia le veia y me gustaba mas, nos casamos y el tambien, su esposa era muy agrabable y ya en confianza pude saber que el era muy buen amante...llegaron los hijos y nos hicimos compadres , por alguna razon nos distanciamos y ellos se fueron de la cd. un buen tiempo, mi marido empeso a tener problemas con la bebida y discutiamos mucho nuestra vida sexual se volvio una ruina y me dedique a ser una obsesiva ama de casa, los años pasaron y un buen dia en un centro comercial alguien toco mi hombro y al voltear un abraso espontaneo me esperaba, era el , mi compadre pese a los años seguia conservandose muy bien y la playera no ocultaba que estaba mas musculoso y la verdad me encanto que me abrazara, abrazo igual a mi marido y quedamos de vernos pronto, esube pensando en el y le hable quedamos de vernos y ya en el cafe me entere que estaba solo en la cd. al despedirnos por error nos tocamos los labios y eso puso el asunto algo tenso... en la noche mi marido quiso sexo y no deje de pensar en el compadre mientras este me montaba, peleamos en la semana y enojada me sali de la casa, el sabia que siempre acababa en la casa de mi amiga lety pero esta vez no seria asi, me fui a un motel y despues de tomarme unas copas llame a mi compadre, el muy relajado entendia que solo queria platicar pero luego de un rato de platica me empeso a acariciar las piernas sobra decirlo que no tarde en darle la pauta y el simplemente empeso su labor, me beso y la batalla empeso, la ropa callo rapido y me desnudo completamente, estabamos parados y con sus manos enormes y asperas recorrian, mis pechos y mi sexo, sus besos en mi cuello y espalda me derritieron acostarme y dejar que se comiera mi boyo fue algo increible, ya cuando al fin se saco su verga la encontre enorme y preciosa, me la ofrecio y me la trate de meter los mas posible en mi boca le di una buena chupada cuando se coloco sobre mi abri docil las piernas y el me la enterro de un golpe, suspire y me entregue al placer, sabia como mover a una mujer y hacerla disfrutar, despues de darme una buena cogida me dejo montarme para que se vaciara, nos entregamos a una tierna secion de besos y caricias dejando todos nuestros jugos regados en la cama, me sorprendio cuando senti que tenia parada la verga de nuevo, me puso de perrita y me cogio asi, me acosto y siguio dandome asi por atras se vino y nos quedamos dormidos....no se que hacer con este sentimiento pero una cosa es clara me encanta estar del lado de las infieles aunque este hombre sea mi compadre.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!