Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

Karla pasó de de sirvienta a mi puta privada - Parte 1

Publicado por Gerardo el 02/03/2016

Me llamo Gerardo y todo comenzo cuando tenia 18 años, yo siempre he sido pequeño a esa edad media solo 1.68mts y pesaba 64kg, cosa que no me afecta en lo mas minimo porque hasta donde yo lo veo las cosas que de verdad importan las tengo, dinero (de mis papas), soy guapo (eso dicen mis tias) y la que para mi es mi mayor cualidad tengo un pene grande, soy poco en este tipo de sitios pero en lo que he visto todos juran que tienen penes grandes pues que vivimos en africa o que haha, bueno en cuanto a lo mio si es grande 19cm y tan grueso como mi antebrazo quiza un poco mas estando completamente estimulado, a los 13 no era tan grande de hecho no podria decirles exactamente cuanto ya que no me lo media pero calculo que quiza unos 15 o 16cm talvez, diria que no hay diferencia pero si la verdad si hay mucha diferencia, bueno comenzare:

Todo inicio a la tierna edad de 18 años cuando por cuestiones del trabajo de mi papa debia viajar mucho a lo largo de todo el pais inclusibe a estados unidos y partes de sudamerica, mi madre al igual que mi padre si bien no viajaba tanto o tan lejos si salia de la ciudad casi siempre a la capital del pais, y al ser hijo unico lo mas obvio era que mi madre contratara a alguien que me "cuidara" pero mas importante que mantuviera la casa de pie, la idea no me gusto para nada ya que en ese tiempo yo comenzaba a salir con niñas y verlas de manera mas fisica, y no queria que una mujer que no fuera mi mama se tratara de meter en mis cosas, de igual manera no tenia ni voz ni voto asi que paso lo que tenia que pasar, contrataron a una mujer pero bueno no mentire que clase de mujer, como muchos quiza todos al darse cuenta de que una mujer extraña va a vivir en tu casa para cuidarte te imaginas lo peor, gorda, fea y mandona, bueno ese y para mi sorpresa no fue jamas el caso, desde el primer dia una mujer muy amable nada gritona, su nombre es karla, mi primera impresion fue de mmm ok, se vieia completamente como una mujer mas en el mundo, cuerpo normal, cara normal, lindas nalgas pero lamentablemente ese uniforme no le ayudaba mucho, para ser honesto ni una sola le dedicaba, los dias parason de lo mas normal, yo en casa acompañado de mis amigos, o saliendo a "fiestas" que mas que eso eran cenas de pubertos, yo no consumo alcohol ni fumo, ya que no me llaman la atencion, un dia despues de llegar de la secundaria y por el hecho de haber tenido partido de futbol estaba todo sudado por lo cual decidi darme un baño, al terminar pude darme cuenta de que no se escuchaba nada de ruido en la casa, quiza karla no estaba o habia salido asi que sali de mi cuarto aun vistiendo solo la toalla anrollada en la cintura, entre a la cocina por algo de comer y regrese al cuarto, pero cuando pasaba por el cuarto de mis papas pude escuchar el sonido de la regadera cosa rara ya que ninguno de los carros estaba en la cochera, entre y fue ahi cuando la vi, regada por todo el piso del cuarto la ropa de dos personas lo mas sorprendente es que una de esas personas era karla ya que pude ver el uniforme que solia portar , me puse algo molesto ya que era algo que no podia hacer, ella tenia su propio cuarto, decidi entrar abruptamente, pero al acercarme mas pude escuchar un monton de gemidos , en ese momento retrocedi sabia que la estaban follando, el enojo se fue era mas morbo lo que sentia, lentamente trate de abrir la puerta sin hacer ruido y valla escena que pude disfrutar, karla dentro de la tina, completamente empinada mientras un hombre la embestia violentamente haciendola gritar de placer, mi pene se puso durisimo tanto que mi toalla se aflojo y cayo al piso, al agacharme para recogerla note que entre el uniforme habia una diminuta tanga negra fue inevitable tomarla y sentir su aroma, ese olor inconfundible a mujer exitada, estaba muy mojada por sus jugos vaginales, sin pensarlo dos veces la puse sobre mi pene y comense a masturbarme con ella mientras admiraba el sinfin de posiciones en las cuales karla era brutalmente follada, minutos depues tuve una eyaculacion abundante, llenado completamente la tanga de semen, el cual se escurria sobre el uniforme, entre en panico sabia que si ella lo veia se daria cuenta ya que solo yo estaba en la casa, tome mi toalla y sali corriendo hasta mi cuarto donde me encerre, un par de horas despues la puerta de mi cuarto sono, alguien queria entrar, estaba muy nervioso pero sin mas abri la puerta y si era ella karla, la verdad en ese momento no me habia dado cuenta de que era yo quien debia estar confiado ya que ella habia sido quien habia cometido un error y podria ser despedida,

karla: ola joven como esta no lo escuche cuando llego

yo: bien si esque entre directo y no he salido de aqui desde que llegue

karla: aaa ok si esta bien solo queria que supiera que la comida ya esta lista

yo: esta bien gracias ya bajo

mis nervios comenzaron a desaparecer, quiza no se habia dado cuenta de que habia estado ahi, al bajar a la cocina mi madre ya estaba en casa, esa tarde fue de lo mas normal como si nada hubiese pasado, a la mañana siguiente y por alguna razon no podia sacar de mi cabeza ese delicioso olor a vagina de mujer madura de mi sistema, durante todo el dia la imagen de karmen empinada siendo montada me provoco mas de una ereccion, al llegar a casa mi madre iba de salida, me comento que debia salir de la ciudad durante 2 o 3 dias pero que si queria podia irme a casa de una tia para quedarme ahi a lo cual yo dije que no que estaria bien en casa, mas tarde mientras karla limpiaba el polvo de los muebles yo veia la tv en la sala, pero lo que mas me llamaba la atencion era verla estirarse dejando al descubierto la parte alta de sus piernas casi llegando a sus nalgas, eso me puso muy duro el pene sin pensarlo comenze a sobarlo si que ella me viera pero de un momento a otro no habia marcha atras estaba casi al borde de una eyaculacion, sali corriendo al baño, cuando llegue simplemente baje mi pantalon hasta mis rodillas y termine con el trabajo, en ese momento mientras aun tenia mi pene en su maxima inchazon la puerta del baño se abrio, era karla quien queria saber si estaba bien, quede petrificado mi mente se puso en blanco pero lo que mas me sorprendio fue la expresion en su cara, de total asombro, como si lo que estaba viendo fuera algo que jamas hubiera visto, un pequeño gesto de sonrisa se dibujo en su boca con una mirada de incredulidad seguido de eso simplemente salio del baño sin decir nada cerrando la puerta detras de ella,

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!