Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

Los cuernos de Valeria, el inicio de una relación infiel

Publicado por Cornudo y pajero el 08/06/2016

Hola. La historia que voy a contar no creía que pudiera suceder.

Mi esposa una mujer normal y especial a la vez, siempre dentro de ciertos límites. En el sexo siempre fue normal, cuando nos conocimos con la intensidad típica de la etapa post-adolescente, hasta incluso durante algunos años de casados.

Hace un largo tiempo (tanto que perdí la cuenta), nuestras relaciones sexuales se han interrumpido (por motivos que no vienen al caso ahora), alguna que otra vez y con algunos meses entre una y otra oportunidad. Les cuento que si por mí fuera tendríamos relaciones varias veces al día.

Ante esta realidad, desde que comenzaron estos problemas me masturbo, y hasta algunas veces, en varias oportunidades dentro de un mismo día, con y sin pornografía, en este caso valiéndome de mi amplia memoria visual y sentimental con respecto a ella, cojidas entre nosotros, situaciones de otros momentos, etc. Pero yo no aguanto mucho más esto, por más que cada vez me pajee mejor. Lo hemos hablado pero ella tiene una problemática que no es fácil de solucionar. Hasta aquí esta parecía ser la realidad y la verdad, pero ya verán.

Yo además de mi trabajo habitual tengo otras actividades como extras, Y también en ocasiones nos juntamos algunos compañeros/as a cenar y divertirnos un poco hasta alguna hora avanzada la noche/madrugada, en la casa de alguien en particular. Cuando sucedió lo que les voy a contar, ese día, yo debía volver muy tarde porque tenía las dos situaciones. Ocurrió que la cena y diversión fue mas breve, por ende volví más temprano a mi casa.

Mientras yo tenía esos compromisos mi esposa se reuniría en nuestra casa con algunas amigas. Me llamó muchísimo la atención que volviendo a mi hogar en mi auto pasé por un conocido bar de la ciudad, y vi a todas las amigas de mi esposa que irían a casa pero no a ella; me pregunte que hacían ahí en lugar de estar con mi mujer en mi hogar, supuse que habían decidido salir y que mi esposa se quedó o estaría por ahí o en el baño. Seguí viaje hasta casa pensando que habría ocurrido. Cuando llego veo que el auto de mi esposa estaba en nuestro garage, pensé que no se sentiría bien y estaría acostada.

Como no quería interrumpir su sueño y dadas las circunstancias descriptas al inicio de esta historia, entre el auto evitando hacer algún ruido que llegara hasta nuestra habitación y la moleste. Entre por afuera a la cocina, y a oscuras, cuando tremendamente debí darme cuenta que pasaba en realidad...

...sentí a mi esposa gritar muy alto, lo que "alguien” estaba haciéndola gozar, jadeaba, gritaba, reía, pedía más y más, como jamás la había visto ni sentido en todos los años que estuvo conmigo. Pero aún falta lo peor...

…escucho "el gozar" de un hombre y mientras se decían cosas entre ambos como también reían y era evidente que estaban cogiendo totalmente liberados de cualquier cosa, en un momento el le dice:
que bien cojes, sos bien puta, haces todo, pero porque te gusta...que esta haciendo el boludo de tu marido mientras cree que estas con tus amigas (jajaja), (no cuenta con lo piolas y putas que son ellas, que hacen lo mismo que vos) cuando en realidad estamos cogiendo, mientras gozas como una hembra en celo ? (jajajaja)
...y que va a estar haciendo el pelotudo, primero fue a trabajar por migajas que no alcanzan para una mierda, después se fue "de joda" (jajajaja) encima el imbécil se debe calentar con un par de minas que no le dan ni pelota como hombre, bailarán un rato juntos pero nada más, después viene calentito a echarse alguna paja por la que lo trajo excitado, o alguna que otra historia conmigo de otras épocas ó mirando porno en la pc, que el estúpido se cree que yo no se, lo vi un montón de veces, sabiendo lo calentón y pajero que es, que no se aguanta, es capaz de dormir pocas horas por hacerse tres pajas de madrugada, en mi honor (jajajaja) o de alguna otra calienta pija, que ni le van a mirar de lejos la mierda que tiene de verga, es tan patetico, pajeandose frente a la compu como un pendejo. En todo el tiempo que estuvo conmigo jamás jamás me hizo sentir algo con esa pinchilita de mierda...ni chupándome la concha lo logró…
…mientras el se reía escuchando el relato de mi mujer, yo no podía creer lo que escuchaba, sentí que era el peor día de mi vida, me quería morir ahí mismo...
...continuando ella dijo, menos mal que nunca dejaste de cogerme vos (ahí dijo el nombre de su último ex antes de mí), que seguimos como amantes...el muy tarado durante muchos años se creyó la historia de que me hacía gozar (jajajaja)...que era virgen (jajaja)…que era el primero y el único…pobre idiota…
Bueno basta !!! ya perdimos demasiado tiempo, quiero más, cogeme más por favor, quiero tu gran verga en mi orto, en mi cajeta, en mi garganta, chupame la concha, el culo y las tetas; quiero mamarte, chuparte, lamerte esta rica pija que tenés, exprimirte los huevos, que no te quede ni leche para tu mujer ni ganas de cogértela, que te duela la pija cuando te vayas, y lo mismo para mí que me duela la vagina, el ano y la garganta después de que me revientes bien...

Yo no sabia que hacer, que pensar, si irme por donde vine a tirarme abajo de un camión, si aparecer en la habitación y hacer un escándalo, si volver a la hora que ella sabía que volvería y así encontraría "todo en orden" y en otro momento ir a un abogado para divorciarme y echarla a la mierda de mi vida y de mi casa...
No pude evitar quedarme un rato más, y moverme sigilosamente en la oscuridad hasta ubicarme en un lugar que no me verían pero yo veía muy bien nuestra cama y fundamentalmente a ellos dos cogiendo y dándose placer mutuamente, vi como la considerable verga de el entraba, estirando los tejidos y músculos del culo y la concha de mi mujer, como le manoseaba las tetas y el culo, como también cuando ella tragó hasta la garganta esa pija mucho más grande que la mía, y cuando después de un rato el acabó mientras ella la seguía chupando (apareció en medio de la mamada su semen blanco, saliendo de la boca de mi esposa), después el le chupaba la concha, las tetas y el culo hasta que ella acabó nuevamente.

Me decía a mi mismo en silencio, como me engañó tanto, como pude ser tan estúpido...pero me sentí mucho peor cuando aunque sentí todo lo que dije, viendo todo eso me di cuenta que estaba excitado, mojado, y me apoyé en una pared, sin dejar de ver el espectáculo que estaba dándome mi mujer, me comencé a masturbar y después de un breve instante de gozar acabé sobre mi mano y al mismo tiempo que ellos, valla a saber por cuantas iban ya...

Ya en este punto escucho que mi esposa le dice a el, bueno es momento que te marches, no sea cosa que el pajero tenga la ocurrencia de llegar antes y la maravillosa noche que tuvimos se cague por el...el asintió, fue hasta el baño (supongo que a lavarse un poco). Antes que me vieran me acomode como pude y volví al garage, rápida y silenciosamente abrí el portón, empuje el auto hasta la calle, cerré el portón, puse el auto en marcha y arranque tratando que no se percataran de ello, en esa cuadra hay tres autos similares, así que podría ser cualquiera de los otros, pare a la vuelta cuando veo pasar un auto manejado por el "ex" de mi esposa, el amante de siempre en realidad...

Después de un rato "volví" a casa, por supuesto "estaba todo en su lugar", ella "dormía" (la muy puta !!!), se notaba que estaba recién bañada, aunque estaba el baño seco y no había rastros de nada, ella olía rico, era el perfume de su jabón y el champú de baño...le dí un beso en la boca (sin lengua, eso tampoco le interesaba), tomé mi ropa de cama y me fui al baño a cambiar.
Una vez allí y para hacer efectivo lo que dijo de mí, me senté en el baño y me hice una caliente paja, no podía borrar de mi mente lo que había visto y escuchado un poco antes ahí, en realidad no fue una sola paja, estuve bastante en el baño encerrado, no podía dejar de pajearme, ya cuando además de dolerme un poco la pija de tanto darle, tampoco salía más semen me cambié y me acosté junto a ella.

Para finalizar les cuento, que aunque por un lado me duele su desamor y por el contrario yo la amo a pesar de toda esta realidad, todavía estamos juntos...
…yo intentando encontrar a alguien que me merezca, me quiera y/o me ame y podamos tener relaciones verdaderas, mientras tanto me sigo pajeando por otras y por ella (volviendo antes como esa noche, pero dejando el auto a la vuelta primero, y me pajeo mirando como se la coge su amante)...
…y ella cada vez que puede, cogiendo con su amante siendo cada vez más puta para el.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!