Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

Me lo monté con mi comadre después de la fiesta de cumpleaños

Publicado por Julio Bravo el 10/02/2016

Mi nombre es Julio. Tengo 31 años, soy soltero, soy padrino de un muchacho de primera comunión, mis compadres se llaman Cecilia y Francisco, ella tiene 36 años y el tiene 56 años, ceci es muy guapa y es de esas mujeres llamadas gordibuenas, el una persona ya grande y algo borracho.

Todo sucedió cuando su niña mas pequeña cumplió 5 años y los compadres le hicieron una fiesta en el patio de su casa, fueron muchos invitados y por supuesto muchos niños y para no variar el alcohol del compadre. Ceci vestía muy bien un vestido rojo muy apretado dejando ver una figura muy excitante, con grandes senos y unas nalgas muy redondas con unos tacones negros.

La fiesta trascurría y poco a poco la gente se retiraba de la fiesta mientras se hacia noche y el compadre tome y tome yo me hacia menso, pasando el tiempo ya que ceci se veía muy buenota y cuando podía la miraba de pies a cabeza despistando un poco, pero ceci a veces lo notaba pero no se enojaba al contrario solo sonreía.

Al final de la fiesta solo quedaban los compadres una hermana de Francisco (el compadre) y yo, todos en una misma mesa mientras la niña jugaba con sus regalos y mi aijado en los videojuegos. En la mesa ceci se sentó a mi lado, la verdad no se si adrede, yo aprovechaba cada oportunidad para verle las piernas, ella las había cruzado y se le veían unas piernas que iban de gorditas a torneadas, se notaba que tu mano no podía cubrir toda esa pierna, aveces no quería voltear mas porque sentía como se me paraba la verga, cuando yo iba al baño no podía dejar de pensar en como me la comeria y me sobaba la verga con una sensación de placer que no puedo explicar, solo pensaba que la hermana de Francisco se fuera para yo actuar.

Una hora mas hablando en la mesa, al compadre apenas se le entendía lo que hablaba de borracho y llego el momento que esperaba la hermana de Francisco se despidió y ceci la llevo a la puerta, mientras se retiraban de la mesa mi corazón latía a mil, dándole el avión a mi compadre ya que no le entendía nada. Después de que llego mi comadre a la mesa platicamos alrededor de media hora y me anime a pedirle permiso a mi compadre de sacar a bailar a ceci, nos dio el permiso o por lo menos eso entendimos. Puse una musica lenta y la bailamos abrasados sus manos alrededor de mi cuello y mis manos rodeándola, yo tenia cuidado al principio por el compadre y mi ahijado que lo veía por una ventana jugando. Creo que ceci empezó a notar como la apretaba cada vez mas fuerte hacia mi pero no me decía nada, seguíamos platicando y risa y risa, yo sentía que se me paraba la verga al imaginar que con cada apretón y movimiento se le subía la falda poco a poco, de pronto voltie a ver al compadre y estaba dormido con la cabeza tirada en la mesa.

Ahora las platicas con ceci pasaron al oído sin dejar de bailar, el aijado a veces volteaba y nos veía bailar, ceci no se daba cuenta porque le daba la espalda a la ventana, de un momento a otro mis palabras en su oído se mezclaban con besos ligeros mientras las manos de ella se movían entre mi lomo y mi cuello. Las palabras ya no existían mis besos pasaron de su oreja a su cuello mientras sentía los besos ligeros de ella en mi hombro, yo a veces le echaba un ojo a mi compadre y a mi aijado, a pesar de que el baile era despacio por la musica nuestras rodillas se empezaban a doblar al mismo tiempo con un ritmo semilento lo que provocaba que nuestras piernas se cruzaran, mis manos que la rodeaban empezaron a sentir como su vestido se arrugaba lo que me hacia pensar que se le estaba subiendo, estube a punto de bajar mis manos para tocar sus nalgas cuando oímos la voz de la niña, "mami tengo sueño" rápidamente nos separamos y ceci se bajo el vestido "si mi niña yo te llevo" en eso note lo colorada que estaba ya que era de piel blanca, llevo a la niña a dormir mientras yo me sobaba la verga que la tenia dura, entre a la casa y cruce por donde estaba el ahijado jugando mientras ceci viene bajando las escaleras la tomo del brazo y la jalo a la cocina que esta alado de las escaleras y la empiezo a besar con una pasión impresionante y ella me aceptaba, la abrazo la levanto y la recargo contra la pared quedando en medio de sus piernas, su falda se levanta y mis manos aprovechan para acariciarle las piernas, comprobando lo que pensé en la mesa, entre cada movimiento de lengua mis manos bajaban y subían acariciando sus piernas mientras las manos de ellas acariciaban mi lomo y mi pelo, pase a besarle el cuello mientras le oía decir "haaaaaa sssss aaaaaa Julio haaaaaa ssssaaaa el niño el niño nos va a oír, por favor deja que lo lleve a dormir.
La deje que lo llevara a dormir mientras yo llevaba al compadre a su cama, en eso ceci y yo bajamos no fuimos a un cuarto para invitados y nos encerramos.
Mientras ceci le ponía llave, me quite los zapatos, calcetines y la camisa, ceci me ve y se quita los tacones y se suelta el pelo, yo me desabrocho el cinturón y me le acerco rápidamente besándola apasionadamente, levantándola mientras la acuesto en la cama, la rodeo con mis brazos y me pongo de rodillas mientras la abrazo y la beso, ceci also sus brazos y le quito el vestido, me doy cuenta que no trae sostén, así que la vuelvo a costar y le empiezo a besar sus enormes senos blancos, mientras le muerdo un pezon le aprieto el otro mientras ceci me aprieta el pelo, mi boca baja hasta su ombligo y la empiezo a besar a tal punto que se retuerce en la cama de una manera que su espalda no toca la cama, solo se sostiene con sus pies y su cabeza inclinada para atras, mi boca vuelve a bajar y me doy cuenta que usa una tanga negra que se le ve divina, mi pene apretaba contra mi calzón como nunca, con gran fuerza se la rompo la hago a un lado y le empiezo hacer sexo oral, empiezo a oír sus gemidos a la misma velocidad como se la chupo, primero lento y luego mas rápido nada mas oía, "haaaaaaa haaaa así Julio así sssss haaaa", mientras esto pasaba como pude me quite el pantalón y el calzón como pude, volví con mi boca otra vez a besar su boca, notando lo colorada que se encuentra mientras mi verga se junta con su vagina sin penetrarla, no podía dejar de acariciar esas piernotas mientras sentía sus grandes senos contra mi piel, en eso ya no pude mas, me puse en mis rodillas entre sus piernas, agarro mi verga para metérsela y me doy cuenta de que la tengo duricima se veía hasta venosa, como un brazo cuando haces ejercicio, me doy dos o tres jaladas y la empiezo a meter lento, que sensación sentí, calientito calientito, al mismo tiempo que ella soltó un gemigo "ssssss. Haaaaaa" la tome por la poca cintura que tenia y me la empecé a cojer lento, despacio al mismo tiempo se oían sus gemidos, empecé aumentar el ritmo de una forma despiadada ella gemía y gritaba mientras le manoceaba las tetas y mientras le metía y sacaba la verga también se la mene a. "Ssss haa ha ha ha así, no te detengas, sigue hay papito que bárbaro eres, así así, no te detengas papasito que rico así así damela toda damela toda" se la saco la volteo ella se recarga con sus manos en la pared y se la vuelvo a meter de la misma manera mientras mis manos manocean sus enormes senos y sus grandes nalgas rebotan contra mi abdomen, me doy cuenta de un espejo por el cual podía ver como me la cojia, estábamos sudando como nunca, me excitaba ver sus nalgas chocando conmigo, sus gemidos no paraban, nos venimos al mismo tiempo, yo solté un gemido como nunca diciéndole " mamacita que buenota y rica estas" mientras le besaba la espalda y mis manos la manoceaban toda.
Desde esa noche nos hablamos para repetirlo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!