Categorías

Relatos Eróticos

Infidelidad

OJO POR OJO DIENTE POR DIENTE

Publicado por Anonimo el 22/01/2015

Primero le fui infiel a mi esposa, posteriormente ella se la cobró acostándose con el vecino cuando le conté la verdad de lo sucedido, esto a raíz de una terapias que tomamos con un psicóloga.
Esto que les relato me sucedió en la vida real, nada de imaginación o fantasías que de repente publican en las redes, esto ocurrió en México Distrito Federal y ahora que me entere hace unos cuantos de que me pusieron el cuerno decidí publicarlo para tomar en cuenta sus opiniones y formas de pensar.
Todo esto inicio en el 2003 cuando entre a trabajar en un supermercado, meses después de trabajar en este lugar conocí a una promotora (madre soletera), pero como siempre he sido tímido para hablarle directamente a una mujer cuanto sientes algo por ella, entonces busque la manera de hablarle poco y hasta llegar al punto de convivir más de cerca. Recuerdo un domingo llegue muy decido a lo que pensaba y lo que sentía, ese día me estaba comiendo una galleta y le ofrecí que le mordiera también, ella no se negó y mordió la galleta, de ahí surge todo la historia.
A lo anterior comenzamos a salir a los centros concurridos y parques aledaños al lugar de trabajo, ya con más confianza decidí tomarla y besarla a lo cual ella no se negó, después de tomarla por la cintura y comencé a besarla el peno se puso bien dura, cosa que ella se dio cuenta y se me pego mas para sentir mi miembro, yo la tenia tan parada que se me salió de mi trusa y ella se daba cuenta pero no decía nada solo se le quedaba mirando y se reia de los nervios. Al siguiente día fuimos al parque y de la misma manera fajamos como si nunca lo hubiera hecho (ni cuando era novio de mi esposa sentía y me pasaba estas cosas) ese día después de fajar durante dos horas el pene se puso bien dura a lo ella decidió meter la mano y agarrar mi pene, mi pene ya tenía líquido y estaba listo para penetrar, así mismo yo le metí la mano por debajo su tanga y agarre sus labios vaginales y estaban muy lubricados. A los dos días de tantas fajadas y metidas de mano que le daba casi todo el día tenía la verga parada y le dije que si podíamos coger en una bodega de la tienda y ella no dudo ni un segundo, entramos a la bodega yo con la verga bien parada y ella bien cachonda, así que decidí bajarle el pantalón y la tanga de color morado que llevada la voltee y le dé perrito, en ese momento no dure más que unos cuantos minutos y toda la leche se la eche en su vagina. A la semana siguiente fuimos a un hotel y cogimos como nunca, llegando al cuarto comenzamos a tocarnos y después nos desnudamos, ya estando acostados ella decidió bajarse y comenzó a mamármela hasta que yo no aguante y la voltee boca arriba para penetrarla por enfrente, después me dijo que le gustaba por atrás, así que aproveche el comentario y la puse de perrito, cuando le introduje mi verga ella comenzó a gemir y eso me excito mucho al grado que me vine de pronto en su vagina con muy poco vello. Después de unos cuantos minutos nuevamente se me paro la verga y comencé a penetrarla, para este segundo palo aguante mucho más y de nuevo me vine dentro de su vagina. Pasados unos días nuevamente cogimos en la bodega por enfrente y me dijo que se lo hacía bien rico. A las dos semanas fuimos a otro hotel y nuevamente cogimos como nunca, por enfrente y de perrito como a ella le gustaba. A todo lo sucedido yo ya me estaba enamorando de esta mujer, pero poco después la cambiaron de zona y ya después no quería hablar conmigo se volvió muy cortante e incluso llegué a ubicarla en algunas tiendas, pero ya no quería coger ni fajar. De todo lo sucedido se dieron cuenta en la tienda y me llamaron la atención por falta de dedicación al trabajo al grado que decidí renunciar, pero como el primo de mi esposa seguía trabajando en ese lugar comenzaron a divulgar lo sucedido al grado que a él le conto su prima y exploto la bomba, claro yo negué todo, pero mi esposa no me creyó por completo, así pasaron los años (casi 9 años) y mi esposa seguía insistiendo en saber la realidad. Así que un día decidimos acudir con una psicóloga para ayuda, lo cual comenzó la aventura de mi esposa.
Hace unas semanas después de una pelea que sostuvimos y nos dijimos de cosas y realidades, ella me confesó que se fue a coger con el vecino, esto después de terminar unas sesiones y terapias con la psicóloga. A lo que no resiste y me enojo mucho con lo que ella hizo. Hasta que un día le dije que contará como sucedieron las cosas y el detalle de cada una de ellas. Esto fue lo que me contó
“Después de que terminamos las sesiones yo estaba muy enojada con lo que hiciste, así que decidí hacerle caso al vecino y comencé a tratarlo por el Facebook y un día le pase mi numero móvil al grado que cuando no me encontraba en el fase, me llamaba por teléfono. El me insistía tanto en que saliéramos a dar la vuelta o tomar algo, pero no me decidía. Hasta que un día después de varias intentos de su parte le dije que Si, y ese día nos pusimos de acuerdo para salir, cuando el salió de su casa y tomo el micro, me subí después de él, ya durante el trayecto me dijo que si quería coger con él, a lo cual le dije que fuéramos cerca del metro y me llevó. Llegando al cuarto comenzó a besarme en luego comencé a quitarle su ropa, él también me quito mi blusa y seguía besándome, después me quito el pantalón con todo y mi tanga, ya cuando estabas desnudos totalmente, decidí bajarme y comencé a chuparle la verga y me dijo que lo mamaba bien rico, después me acostó en la cama y me metió su verga por enfrente (solo me veía de frente y me dijo que le gustaba mucho) después de cogerme por enfrente durante 5 minutos me voltio para ponerme de perrito y me siguió cogiendo hasta comerme toda su verga, ya con mi vagina bien mojada y lubricada le pedí que él se acostara para subirme y seguir cogiendo, después de coger de esta forma él se vino en mi vagina y me echo toda su leche”
Ella dice que ese día solo cogieron una vez, que aunque el la siguió buscando, ella le dijo que ya no quería nada y que no quería repetir la cogida. A todo esto que me contó, aunque estaba yo muy enojado me excito mucho en cómo me lo iba relatando y me imaginaba la cogida que le dieron a mi esposa la manera en cómo le metieron la verga y las formas en cómo le metieron la verga por su vagina, al grado que cuando me cogí a mi esposa durante esas dos semanas me venía demasiado rápido porque me la pasaba pensando e imaginado todo lo que me había contado.
Por favor emitan sus comentarios de este relato.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!