Categorías

Relatos Eróticos

Intercambios

En un pub liberal

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Una vez dentro me encontré a una pareja de unos 40 años, bailando en la jaula (una pista de baile rodeada por barrotes). El hombre me invitó a entrar y me situé detrás de la chica. Se estaban dando ardientes besos y yo empecé a tocar el culo de aquella ya caliente mujer por encima de su minifalda de cuero. Poco a poco acerque una de mis manos por debajo de su falda hacia su sexo y me tope con la mano de él. Decidí retroceder, pero el hecho de pensar que él la estaba masturbando mientras yo me pegaba al culo de su mujer hizo que mi pene creciera dentro de los pantalones. Aproveche mi erección para frotar mi pene en el culo de la cada vez más desinhibida mujer. Suavemente empecé a besar su cuello y como un relámpago ella giro su cara para besarme e introducir su juguetona lengua en mi boca; esa lengua que instantes antes se encontraba en la boca de su marido. Envenenado del morbo de la situación la bese febrilmente y con una mano me dirigí a su pecho; grata sorpresa al sentir que mi mano se posaba directamente sobre su pecho desnudo, lo cual incremento mas si cabe mi excitación. Estaba semidesnuda bailando con su marido mientras este la masturbaba y ella se besaba con un chico desconocido; la gota que colmaba el vaso era que cualquiera podía vernos.

Acaricia su pecho, ablandado por la edad (yo nunca había estado con una mujer, solo con chiquillas de mi edad 24), Tenia un gran pezón con el que me entretuve y jugué. Un poco más atrevido, subí por detrás su falda y empecé a acariciarle el culo por encima de las bragas; con decisión metí mi mano bajo sus bragas y me dirigí a su tan deseado coño, su marido amablemente me cedió el privilegiado puesto y desde atrás empecé a acariciar su húmedo coño. Ella se derretía en jugos y mi polla no podía mas, con mi mano libre cogí suavemente la suya y la puse sobre mi paquete. Un poco mas decidido desabroche los botones y ella hábilmente introdujo su mano en mi pantalón, con deseo retiro mi calzoncillo y empezó a acariciar mi polla. Entonces me pregunté donde tendría su otra mano, por encima de su hombro pude ver que le había sacado la polla a su marido y lo estaba masturbando, ante la atenta mirada de algunos chicos que estaban detrás de los barrotes y una pareja que compartía la pista de baile con nosotros. De repente el chico me dio las gracias y se fueron. Yo me quede con la polla tiesa y con una gran frustración, seria solo eso lo que la noche me deparaba....

Estaba sentado en un sofá cuando apareció el marido y me dijo si quería pasar con ellos a una de las habitaciones, de camino me explico que era su primera vez y que a ella le gustaría ir despacio. Nos dirigimos a la habitación del fondo atravesando un pasillo que a un lado estaba repleto de camas, en una de las cuales se encontraba una pareja follando.

Cuando llegamos a la habitación empezamos a desnudarnos; ella solo logro sacarse la blusa y el sujetador cuando nosotros ya estábamos integralmente desnudos; nos abalanzamos sobre ella comiéndola a besos; ella agarro nuestras pollas con sus manos y empezó a menearnosla febrilmente. Yo chupaba sus enormes pezones y sobaba la teta de aquella mujer cuyo marido estaba al lado. El decidido descendió y le quito la falda y sus bragas negras; se que do con unas excitantes medias negras, su imagen tendida desnuda meneando mi polla mientras su marido le comía el coño me excito sobremanera. El hundía su cara en aquel jugoso coño que yo tanto deseaba en aquellos momentos; mientras su mujer meneaba con su mano mi polla como deseando ardientemente que me corriese en su mano. Su marido se incorporo y de un golpe se la metió abriendo las piernas de su mujer con sus manos. Yo besaba sus senos q se movían al ritmo de la follada que su marido le estaba dando, mientras en mi oreja sentía sus jadeos y su cálido aliento de hembra cachonda. El se corrió pronto debido a la gran excitación que le producía la experiencia. Con voz autoritaria le ordeno a ella que soltara mi polla para que pudiera ponerme el condón y follarmela..."sueltale la polla y dejale que se ponga la goma para que te folle" esas palabras quedaron gravadas en mi mente.

Me puse el condón y con un gran deseo me situé entre sus piernas dispuesto a poder entrar por fin en ese jugoso coño que se mostraba ante mi todavía humedecido por la corrida de su marido.
Cuando por fin me introduje en su interior sentí el calor de su coño de ardiente hembra entregada por completo al placer de recibir una polla en su interior, una polla distinta a la de su marido. El a un lado observaba dejándonos hacer como si ella estuviese solo conmigo. Hice mil esfuerzos para evitar correrme sin dejar satisfecha a aquella mujer que tanto se merecía el placer por haberme dejado su coñito aquella noche. Entre y sali de ella durante bastante tiempo y cuando su cara mostraba la extenuación del placer saque mi polla, me quiete el condón y me masturbe hasta descargar sobre su vientre.
Nos acostamos a su lado y la colmamos de caricias, hablamos un ratito y nos despedimos. Para ellos había sido su primera experiencia en un trío y para mi la primera en el ambiente liberal; todo era tan distinto, tan idílico, simplemente disfrutamos del placer educada y respetuosamente.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!